martes, 4 de mayo de 2010

Pressbook de THE CRAZIES

LEER PRESSBOOK DE THE CRAZIESSINOPSIS

Un matrimonio de una pequeña ciudad del centro de los Estados Unidos se ve obligado a luchar por su vida cuando todos sus amigos y conocidos sucumben a la locura en The Crazies. Una misteriosa toxina en el agua convierte a cualquiera que esté expuesto a ella en un asesino sin escrúpulos y las autoridades abandonan a su suerte a los pocos ciudadanos no infectados. Ésta es la escalofriante historia de este remake del clásico del terror de George A. Romero, dirigida, en esta ocasión, por Breck Eisner (Sahara), con un guión de Scott Kosar (La morada del miedo, La matanza de Texas) y Ray Wright (Pulse, Expediente 39).
Una historia sobre la degeneración del famoso ‘sueño americano’, en la que los residentes de una aparentemente idílica ciudad empiezan a sucumbir a un desenfreno incontrolable de violencia y la escalofriante masacre acaba en una sanguinaria anarquía. En un intento por controlar la epidemia, el ejército envía una fuerza de élite a bloquear los accesos a la ciudad, aislando a los pocos ciudadanos no infectados que quedan y dejándolos a merced de los despiadados asesinos que acechan en la oscuridad.
El sheriff David Dutton (Timothy Olyphant, La Jungla 4.0); su esposa embarazada, Judy (Radha Mitchell, Silent Hill); Becca (Danielle Panabaker, Viernes 13), una auxiliar del centro médico; y Russell (Joe Anderson, Across the universe), el ayudante y mano derecha del sheriff, se ven atrapados en su anteriormente idílica ciudad, actualmente convertida en un lugar que ni siquiera reconocen. Ante la imposibilidad de volver a confiar en nadie, abandonados por las autoridades y aterrorizados ante la posibilidad de caer víctimas de la enfermedad, se verán obligados a trabajar unidos para sobrevivir y escapar de la ciudad.
La película es una producción de Michael Aguilar (Infiltrados), Dean Georgaris (Algo pasa en las Vegas) y Rob Cowan (Asesinato justo) y cuenta con la producción ejecutiva de George A. Romero. El destacado equipo creativo incluye al director de fotografía Maxime Alexandre (Las colinas tienen ojos), al editor Billy Fox (Traitor), al diseñador de producción Andrew Menzies (Presencias extrañas) y a Robert Hall (Quarantine), como diseñador de maquillaje y efectos especiales.

SOBRE LA PRODUCCIÓN

En 1973 el reconocido director de cine de terror George A. Romero estrenó su cuarta película, The Crazies, una provocadora historia sobre una pequeña ciudad afectada por un virus mortal que se extiende más rápido que el pánico. La nueva y escalofriante versión de Breck Eisner del clásico de Romero va incluso más allá que el original y crea un aterrador mundo en el que un arma biológica experimental obliga a los infectados a poner en práctica sus pensamientos más oscuros y terroríficos.
“Hemos cogido la realidad y la hemos adaptado y moldeado hasta límites extremos”, comenta Eisner, “pero el argumento, la ieda principal de la película, se basa en una realidad posible.”.
El productor Rob Cowan asegura que su idea inicial con The Crazies era una historia relativamente pequeña y controlada. “Pero en cuanto leí el guión, me di cuenta de que iba un paso más allá del resto de películas de este tipo, aunque no deja de ser una película de suspense y terror, que encantará a los aficionados al género.”
Según Cowan, Eisner es el genio que ha llevado el guión a nuevos niveles. “Breck es un magnífico director, que ha sacado lo mejor del material disponible. Ha respetado el guión al máximo, pero también le ha dado un toque de su particular sensibilidad, manteniendo los elementos más aterradores y espeluznantes.”
La nueva adaptación es obra de los guionistas Ray Wright (Pulse) y Scott Kosar (La morada del miedo). Wright confiesa que no vio la versión original hasta justo antes de ponerse a redactar el primer borrador del guión. “La situación dramática es tan convincente –una pequeña ciudad asediada- que enseguida me llamó la atención. Además, George Romero es una leyenda, y fue todo un privilegio trabajar sobre una creación suya.”
Junto a Eisner, los guionistas cogieron el concepto original y lo actualizaron, creando un guión totalmente espeluznante, además de increíblemente metódico. “Breck quiso trabajar con nosotros desde el principio del proceso de redacción, desde la construcción de escenas, hasta la edición final de diálogos”, comenta Wright. “Al final, probablemente acabé con media docena de borradores, pero los cambios más importantes se hicieron al inicio.” Y Eisner añade que “el guión inicial de Scott daba más importancia al ejército. Pero quisimos que la película se enfocara más hacia el terror que sufrían los habitantes de la ciudad. No llegamos a eliminar al ejército, les quitamos relieve para contar toda la historia desde el punto de vista de David y Judy”.
Cuando comenzó la producción de The Crazies Cowan se vio envuelto en un rodaje que en algunos momentos alcanzó proporciones épicas. “Teníamos convoys y aviones militares” comenta, “e incluso un ejército de helicópteros que llegaban y rodeaban a los habitantes de la ciudad. Cada día teníamos alguna gran escena de especialistas. Era un no parar.”
Hay dos aspectos del argumento de The Crazies que trascienden el género fantástico, según el productor. El primero es que la acción se sitúa en una idílica comunidad agrícola que lo tiene todo hasta que la vuelven completamente del revés. “La amenaza viene de unos personajes que son familiares. La historia te lleva a conocer bien a quienes acaban convirtiéndose en los “crazies”, personajes que a menudo tienen una estrecha relación con los protagonistas.” “El otro elemento interesante es el ejército y sus reacciones. Son una verdadera amenaza, por lo que los protagonistas no sólo tienen que lidiar con los infectados, sino que se encuentran con otra fuerza que va a por ellos. La única opción que les queda es unirse para luchar juntos.”
Brian Frankish, productor adjunto de The Crazies asegura que la energía y la perspectiva de Eisner fueron esenciales para convertir la película en algo extraordinario. “Breck tiene un espíritu joven, y un vista que va más allá de lo que ve la cámara. Se rodeó de un equipo magnífico, como Andrew Menzies, el diseñador de producción, y Maxime Alexandre, director de fotografía. El resultado es una película que atraerá la atención del público por su impacto visual, sin dejarles quitar ojo a la acción que tiene lugar en la pantalla.”
El elevado nivel del resultado final distingue esta película de su antecesora, que se hizo con el típico presupuesto ajustado de Romero. Según Frankish, “lo que hace que la versión original sea interesante es el propio George Romero. El guión es magnífico y la idea central es la misma sobre la que hemos trabajado nosotros. No se trata de mujeres y adolescentes en peligro. No hay un terrible monstruo que acecha a un pequeño grupo de personas. Es algo a muy mayor escala, y eso es aún más aterrador.”
Radha Mitchell, que interpreta a la doctora Judy Dutton, esposa del sheriff y la médico local, considera que precisamente por eso la premisa de la historia es aún más escalofriante. “Normalmente, en este tipo de películas, la amenaza es exterior. Pero en este caso la historia transcurre en una pequeña ciudad, donde todos se conocen y el peligro puede venir de cualquiera de los que te rodean. Coger algo conocido y convertirlo en algo desconocido es una técnica muy interesante.”
De acuerdo con Eisner, “una de las cosas que más me gustan de la película es que sucede en el corazón de Estados Unidos. Es uno de estos enormes espacios, con grandes campos de maíz que llegan hasta donde ya no alcanza la vista, una inmensa meseta vacía que crea un escenario único. No hay árboles, ni edificios, ni casas. Puedes avanzar por una carretera y ver hasta más allá de cincuenta kilómetros en cualquier dirección y el horizonte es el único límite. No hay donde esconderse, y los personajes deben evitar al ejército, a los infectados y a la propia enfermedad, mientras avanzan por este paisaje descubierto, que empieza siendo amigable y se acaba convirtiendo es algo aterrador.”
Y lo que aporta aún más interés a la historia, es la rapidez con la que se esparce la infección. El virus logra devastar una ciudad en poco más de tres días. “Rodamos una escena donde David, el personaje de Tim Olyphant, camina por una tranquila e inmaculada calle” comenta Frankish, “y unos días después vemos televisores en medio de la calzada y cables arrancados y coches en llamas. Los infectados han tomado la ciudad y el ejército no puede controlarles. La consecuencia son disturbios como los de Los Angeles o los del Huracán Katrina. Un auténtico caos.”
The Crazies promete ser una controvertida película que llevará al público a varios comentarios después de verla. Según Frankish: “Ya me imagino a los estudiantes en bares de todo el país, discutiendo sobre la película y decidiendo si todo esto es posible. La repercusión puede ser de larga durada”.
Olyphant, protagonista del film, señala los puntos en común con el clima social que se vivía en la época en la que Romero escribió el guión original. “Lo que es evidente en las películas de Romero, es que la historia va más allá de la simple locura. Tocó temas candentes del momento, como la guerra en Vietnam, y ahora estamos en una situación similar, con una guerra y opiniones divididas sobre ella.”
Pero cualquier mensaje adicional, según Cowan, es secundario al entretenimiento que propone la película. “No queremos hacer una declaración de principios. Hay elementos intrínsecos que reflejan el momento que estamos viviendo, y cómo se siente la gente en lo que se refiere a su seguridad. Todo forma parte de la historia, sin que tengamos que ponerlo específicamente por escrito. El subtexto social es una de las razones por las que me interesó el guión. Aún así, lo más importante es que el público disfrute con The Crazies. Hay algunos temas fundamentales que se pueden discutir, si se quiere, pero al final lo importante es disfrutar de las sorpresas que depara la película y olvidarse de los problemas durante un par de horas. La gente tiene muchos miedos propios, y algunos forman parte del argumento de la película, pero eso hará que el público acabe sintiéndose mejor, porque al final todo se resuelve. El objetivo es pasarlo bien.” “Lo que más me interesó de The Crazies fue el viaje que se ven obligados a hacer los protagonistas, David y su mujer embarazada Judy. La voluntad del público para que estos dos personajes escapen es evidente desde el primer minuto de la película, y dura hasta el final.”

BUSCANDO AL REPARTO DE THE CRAZIES

Los cuatro protagonistas principales de The Crazies conforman un unido grupo que busca sobrevivir. El director sabía que era importante que los actores que los interpretaran también formaran una piña durante el extenuante rodaje, y es algo que se tuvo muy en cuenta a la hora de seleccionar al reparto.
“El primer personaje para el que hicimos audiciones fue David Dutton” recuerda Eisner. “Durante todo el proceso yo siempre aposté por Tim Olyphant. Teníamos listas y listas de actores, y su nombre siempre era el primero. O sea que le mandamos el guión y aceptó. Es poco frecuente y tuvimos mucha suerte de que el que aceptara hacer la película fuera el primero que teníamos en la lista.”
“Tim tiene una especie de lo que yo llamo Gary-Cooperismo que lo hace perfecto para el personaje” nos dice el productor Rob Cowan. “Su personaje es un hombre sencillo que intenta sacar adelante a su familia y estar a la altura de las expectativas de su padre. No es más que el sheriff de una pequeña ciudad que se ve envuelto en unas circunstancias extraordinarias.” Lo mismo piensa Eisner, que añade que “Tim es una estrella, y tiene un aura especial que le rodea. Pero también es una persona normal, y es esta normalidad, su honestidad e inteligencia, lo que le hacen perfecto para el papel.”
Para Olyphant, lo más importante fue la calidad del guión. “Era fantástico. Interesante desde el primer minuto. Lo primero que pensé fue ‘¡Uau! Esto va a ser divertido’ y esta sensación me duró días. Y también me encantó el título. Si ves el tráiler de la película original, no dejan de repetirlo ¡The Crazies! ¡The Crazies! Me encanta el título.” Pero Olyphant también admite que es aficionado a los buenos sustos. “Recuerdo cuando era un crío y quería ver las películas de miedo y me decían que era demasiado pequeño. Y eso era justo lo que las hacía fantásticas. Recuerdo que mi hermano me las describía escena por escena, fotograma a fotograma, y ¡ni siquiera había visto la película!”
Para Olyphant, trabajar con Eisner fue una magnífica experiencia de colaboración, y comenta que discutían constantemente sobre el personaje para conocerlo mucho más allá de lo que contaba el guión. “Establecimos un diálogo que empezó antes del rodaje. Hablábamos por teléfono o por email, y me iba a su oficina para comentar el guión. Hablábamos sin parar, y cuanto más comentábamos, más interesante me parecía el personaje y más me interesaba la película.” Y el intercambio de ideas continuó durante el rodaje. “Para Breck, el guión es un esquema, y todo sigue abierto, lo que me permitió participar, y eso fue muy importante para mí.”
Una de las preocupaciones que Olyphant comentó con Eisner fue la relación entre David y su esposa Judy. “Recuerdo que le dije a Breck: ‘No sé tú, pero mi matrimonio no es así.’ Un matrimonio es complicado y delicado. Quería que se viera la fragilidad que hay. Si empiezas con una relación que no es totalmente perfecta y lanzas a los personajes en medio de este caos, lo normal es que la relación se rompa del todo, o que acaben más unidos que nunca.” “Los personajes y sus relaciones son uno de los temas principales de la película. Hay personajes maravillosos y muy reales, que llevan la película más allá de su propio género. Empieza con una interesante y realista relación entre un hombre y su esposa, y se extiende hacia el resto de relaciones de los otros personajes. Hay un auténtico tira y afloja ente el sheriff y su ayudante, Russell, y entre Judy y Becca, la joven que trabaja con ella.”
Radha Mitchell interpreta a la doctora Judy Dutton, la esposa del sheriff. Cowan afirma que “para el papel de Judy buscábamos a alguien con los pies sobre la tierra, pero que tuviera un algo especial, como Radha. Y a Radha le gustó Judy, porque no era sólo una novia o sólo una esposa. También era una doctora, con su propia historia personal.”
Eisner era muy partidario de Radha. “Sus trabajos anteriores son magníficos y fue un auténtico placer tenerla en el rodaje. Le da una intensidad especial al papel a medida que su personaje se obligado a luchar por su vida, a sobrevivir. Proyecta una emoción cruda y visceral a su trabajo que es increíble de observar.”
Judy es una médico de la ciudad, y tiene una relación muy próxima con muchos de sus habitantes. “Ha asistido en los partos de sus hijos”, comenta Mitchell, “les ha visto en situaciones extremadamente personales, y se queda sobrecogida y horrorizada de ver en lo que se convierten. Pero para cuando ella y su marido se dan cuenta de que el problema está en agua, el ejército se los lleva a un campo y les separa. Y el hecho de que Judy esté embarazada de su primer hijo sólo hace que sea aún más personal. Ahora tiene una vida dentro, y eso es una motivación muy fuerte para seguir luchando.”
El papel exigía una interpretación muy física por parte de Mitchell, sobre todo en lo que se refiere al “minimalismo” del guión. “Sientes y reaccionas a lo que sucede a tu alrededor, pero no hay palabras para describirlo” comenta la actriz. “El aspecto físico fue lo más interesante y entretenido. Tengo algunas escenas realmente extrañas, muy distintas a todo lo que había hecho o visto hasta entonces, y eso fue muy interesante.”
Mitchell ha interpretado papeles en muchos thrillers, y considera que la intensa experiencia es siempre catártica. “Se pueden expresar muchas cosas que sería imposible hacer en la vida real. Nunca chillo en mi día a día, pero en estas películas puedo desahogarme, ¡especialmente en ésta!”
Y según sus compañeros de rodaje, es muy buena gritando. “Radha chilla como nadie” comenta Olyphant, “y tuvieron mucha suerte de encontrar a alguien que grite tan bien. En un rodaje, si va a haber tiros, se reparten tapones para los oídos. En este caso también lo hicieron si Radha tenía que chillar. Fue increíble.”
Cowan verifica los comentarios de Olyphant. “Radha es maravillosa en las escenas de miedo. Pelea bien y grita mejor, y eso ayuda a elevar el nivel de terror de la escena.”
La primera película de miedo que Mitchell recuerda haber visto es El ansia. “Catherine Deneuve y David Bowie son vampiros. Da mucho, mucho miedo, y era demasiado pequeña para verla, y por eso no la he olvidado. Algunas películas son tan intensas que se te quedan grabadas. Es como si estuvieras en ellas.”
Para el papel de Russell, el ayudante del sheriff, se buscó a un “tipo corriente”, comenta Cowan. Alguien divertido y entretenido, pero que pudiera hacerse cargo del enorme peso del papel. “El personaje pasa de ser alguien corriente a tener que tomar decisiones de profunda carga moral. Para mí Russell es el mejor papel de la película.”
Eisner no conocía muy bien la trayectoria de Joe Anderson antes de las audiciones. “Pero cuando vino a hacer la prueba en seguida nos dimos cuenta de que era él. Creo que vimos alrededor de cien actores para el papel, pero cada vez que veíamos a alguien, por muy bueno que fuera, siempre volvíamos a Joe.”
Russell Clank es un ambicioso joven que quiere llegar a sustituir a David como sheriff algún día y durante la historia se ponen a prueba su valentía y tenacidad. Según Anderson, “su desarrollo es seguramente de los mayores de la película. Es un papel adulto, con un elemento de peligro. La historia es como una transición para él, y tiene la oportunidad de ponerse a prueba y convertirse en un hombre al final.” “Es maravilloso interpretar un papel que sufre el tipo de transformaciones por las que pasa Russell en la película. Te da mucho material sobre el que trabajar. Había tantas cosas sobre Russell, que al principio me saturé, pero después, de repente, tuve una imagen clara de lo que quería interpretar.”
Anderson disfrutó enormemente de la gran variedad de métodos de trabajo que utiliza Eisner. “Breck es muy decidido. Sabe perfectamente lo que quiere y cómo conseguirlo. Algunos días venía con storyboards y hojas de contactos, otras veces no era tan específico. Es muy interesante trabajar con alguien que puede ser increíblemente estricto en algunas cosas y permitirte improvisar en otras.”
La presentación de Anderson al género fantástico vino de la mano de Pesadilla en Elm Street. “Entonces debía tener unos ocho o nueve años y recuerdo que mi padre me asustaba moviendo los dedos ante mí y diciendo que era Freddy Krueger. Tenía pesadillas constantemente, pero fue divertido.” “La película tiene una gran parte de entretenimiento. Hay helicópteros y disparos, y tengo que decir que me molesté un poco cuando trajeron a los dobles especialistas. Ya soy mayorcito, y llevo años esperando hacer de poli en una película, para tener algo divertido con lo que jugar. Me lancé a cualquier parte de acción que me permitieran hacer.”
Pero lo mejor fue trabajar con el resto del reparto, y desarrollar esa camaradería que debía llevar a sus personajes a sobrevivir unidos. “Teníamos que encontrar los matices necesarios para que el público viera lo bien compenetrados que estábamos, y descubriera qué tipo de relaciones se establecían entre los ciudadanos del pueblo. Valoro mucho el trabajo de Breck y el equipo para poner en evidencia estos matices.”
Anderson y Olyphant han trabajado juntos con anterioridad en la reciente High life. “Joe es maravilloso” dice Olyphant. “Su compromiso es total, y como ya nos conocíamos, ya había una química especial cuando volvimos a encontrarnos.”
Danielle Panabaker interpreta a Becca, la auxiliar de Judy Dutton, de 17 años. Según Cowan, “Becca era un papel muy pequeño al principio, pero el talento y la belleza de Danielle Panabaker, así como su madurez y maravillosas aptitudes artísticas, a pesar de su corta edad, nos hicieron replantearnos el papel y darle más volumen.”
Para Eisner, “Danielle es una actriz joven, con pasión y talento. Tuvo que interpretar algunas escenas muy intensas en la película, como su reacción al presenciar el asesinato de toda su familia y su novio, por ejemplo, y fueron momentos realmente aterradores. Es un papel muy exigente, como actor, pero Danielle no dudó en ningún momento. Siempre estaba emocionada de estar allí. Personalmente creo que vamos a ver muchas más películas suyas en el futuro.
Panabaker describe su personaje como una típica estudiante de instituto que trabaja a media jornada en la consulta de un médico, y acaba viéndose envuelta en los terribles acontecimientos. “Lo que más me gusta del guión es que describe algunas de las imágenes más oscuras de la mente humana. Parte de la infección consiste en sacar a la superficie los miedos y resentimientos más arraigados de los enfermos, y por eso empiezan a matar a gente. No hay manera de saber cómo reaccionará la gente ante la infección.
“La enfermedad saca a relucir los demonios interiores de cada uno”, sigue la actriz. “El director del instituto ataca a los alumnos, porque, en el fondo, les odia. Tras leer el guión, me pregunté cuál sería mi propio objetivo en un caso así, y creo que es algo que también hará el público. Es muy siniestro, pero emocionante.
Al comparar The Crazies con algunas de las películas de terror más convencionales, Panabaker comenta, “con Jason de Viernes 13, saber perfectamente de lo que huyes, un tío enorme que quiere matarte. Con una enfermedad como ésta, no sabes por dónde te vendrá. El mayor miedo viene de lo desconocido. ¿Quién querrá atacarte y cómo intentará cogerte? Hay algunas escenas totalmente horribles y sangrientas, pero también hay momentos que son simplemente aterradores e intensos e increíbles escenas de acción.”
Panabaker admite que la mayoría de películas de terror le dan miedo. “Soy muy miedica. Tuve pesadillas con Bambi cuando era pequeña. Pero mientras me documentaba vi Disturbia y la versión original de Viernes 13, y le tengo una nueva apreciación al género y a todo el trabajo necesario para llevar a cabo una buena película de terror. El público responde bien a este tipo de realidad suspendida. Como actriz, hay muchos buenos elementos de interpretación en el género y puedes experimentar con muchísimas emociones diferentes.”
Durante el rodaje, Estados Unidos sufrió una oleada de pánico por la gripe porcina que se originó en Méjico. “Eso demostró lo auténticamente aterradora que es la idea”, comenta Panabaker. “Para mí es importante hacer películas que tengan algún elemento de relevancia que el público recuerde. Y creo que el público disfrutará mucho de la película, pero que también les hará pensar en qué ocurriría si eso pasara en su ciudad.”

BUSCANDO A TRIXIE


El virus mortal que desencadena los acontecimientos en The Crazies tiene un nombre muy inocuo: Trixie. La enfermedad degenera en unos síntomas físicos y mentales que tienen un efecto devastador en las víctimas humanas. Cuando llegó la hora de definir a Trixie y sus consecuencias físicas, el director Breck Eisner insistió en que todo se basara en una realidad médica.
“Una de las cosas más interesantes de esta película es que no es una historia de zombies” dice Eisner. “Romero hizo bastantes películas de muertos vivientes, pero esta no fue una de ellas.”
En lugar de una horda de monstruos cerebrófagos, los ‘infectados’ son personas enfermas, que reaccionan a la enfermedad de un modo particular y único, y a menudo aterrador. Esta es la realidad que llevó al diseño conceptual de los varios estadios de la infección.
Robert Hall de Almost Human, una de las principales firmas de efectos especiales de Hollywood, se encargó de desarrollar el aspecto de las víctimas de Trixie y tuvo que apoyarse en datos médicos para todas sus ideas. “Investigamos a fondo enfermedades reales. Le ofrecíamos una idea a Breck sobre el aspecto de una parte de la cara de una víctima, y el inmediatamente quería saber de qué enfermedad habíamos sacado la idea y cómo se podía integrar en Trixie. Siempre que tuviéramos apoyo médico, teníamos carta blanca.
Crear el aspecto físico de Trixie fue un proceso muy largo, según el productor Rob Cowan. “Empezamos jugando con varias enfermedades diferentes. En cuanto encontramos la idea perfecta, Rob Hall y su equipo se pusieron a idear cosas a su alrededor. La verdad es que fue un proceso digno de ver. Algunos días incluso costaba tragar la comida.”
El principal objetivo de Hall era crear algo que fuera original, sin perder realismo. “El guión hace referencia a la rabia, para describir algunos de los síntomas y cómo el virus afecta al cuerpo humano. Empezamos por ahí, pero sin ser muy literales. Luego nos pusimos a conceptualizar, en función de las ideas que Breck aceptaba o descartaba.”
“Los guionistas también encontraron una idea interesante sobre el tétanos”, continúa. “El tétanos hace que el cuerpo se doble hacia fuera y provoca rigidez absoluta en el cuello y los músculos. Pensamos que sería interesante utilizarlo para que los cuellos de los infectados parecieran rígidos y los tendones sobresalieran con fuerza hacia la cara, y parecieran encharcados de sangre. Al final hicimos una mezcla de varias enfermedades reales, incluso el síndrome de Stevens-Johnson, que es un raro trastorno que provoca un doloroso sarpullido rojizo o púrpura, que a la larga destruye la epidermis.”
El efecto de Trixie en los infectados, según hall, vino de la idea de que el virus los hace ‘hiper-vivos’”. “Es como si la vida les derramara por las venas, creando bolsas de infección. Tiene que salir, y lo hace por los ojos, o los oídos.”
La investigación y la imaginación de Hall dieron resultados espectaculares. “Los infectados parecen realmente enfermos, lo que demuestra el enorme talento de Rob y su equipo” afirma Danielle Panabaker. “Ver la transformación cuando un actor salía del camión de maquillaje era realmente espectacular.”
Su compañera, Radha Mitchell, comenta que el resultado final del maquillaje le ayudó a entender mejor la complicada situación de los protagonistas. “Los infectados tenían un aspecto tan específico y realista que era asqueroso y espeluznante a la vez. El terror se basa en ese maquillaje.”
La firme base realista de este maquillaje añade aún más dolor al destino de los afectados, según Joe Anderson. “No parece que estés viendo un monstruo. Estás viendo una persona que tiene un problema muy grave. Son seres humanos por completo, pero están muy, muy enfermos.”
Hall y su equipo también utilizaron tecnología moderna para crear prótesis a medida para los actores. “La infección se extiende tan rápido, que mata en un margen de 48 o 72 horas.” “Afecta en episodios que se suceden muy rápido. Todas las prótesis que utilizamos tenían que ser flexibles, porque teníamos que poder mezclarlas y encajarlas, para explicarlo de algún modo.” “Para las prótesis a medida hicimos moldes de escayola, que nos permitieron esculpir piezas de silicona independientes, con todos los músculos superiores acentuados. Colocamos estas prótesis a cada uno de los actores ‘infectados’ cada día, y disimulábamos los bordes para darle realismo.” Como la infección avanza muy rápido, Hall a menudo tenía que actualizar el maquillaje de uno de los personajes sobre la marcha. “A veces Breck decía: ‘Hemos avanzado algo más que la última vez. ¿Podemos ponerle otra vena?’ Y para eso teníamos cientos de pequeñas piezas adicionales hechas del mismo material adhesivo con el que fijábamos las prótesis a los actores. Podíamos añadir maquillaje en cuestión de cinco minutos, porque así todo fluía mucho mejor.”
El proceso de calcomanías es una de las nuevas técnicas que utilizó Hall. “Durante los últimos diez años, la silicona era la mejor opción, pero esas calcomanías son un gran paso adelante. Se desarrollaron para La pasión de Cristo y con ellas se puede crear una quemadura de roce en todo un brazo en cuestión de dos minutos. Al principio había que vigilar mucho con los bordes, para pulirlos, pero si se va con cuidado, quedan totalmente adheridas.”
Aunque el realismo fue esencial, como destaca Hall, el mejor maquillaje es totalmente inútil si el actor no puede actuar con comodidad. “Para mí es interesante ayudar a un actor a crear un personaje desde fuera. A veces es tan fácil como asegurarse de que podrán girar la cabeza. Y es responsabilidad mía que eso funcione. Una prótesis de un cuello rígido puede arrugarse y destrozar la ilusión. Si Breck quería que un actor pudiera moverse de un modo determinado, nos asegurábamos de que tenía las herramientas necesarias para hacerlo.”

DE PERRY A LENOX

La versión original de The Crazies de George Romero transcurría en una pequeña ciudad de Pensilvania, una ubicación que ejemplificaba la imagen de los Estados Unidos en los años sesenta de un país fuerte, independiente... y seguro. Esta vez, el director buscó un lugar que retuviera esta sensación de vida idealizada en los Estados Unidos, y al mismo tiempo sirviera de escenario para un giro radical.
“Buscamos por todas partes, para encontrar una localización para la película”, explica Eisner. “Investigamos en Canadá, Texas, Georgia, Iowa, Kansas, California e Illinois. Básicamente en cualquier lugar que tuviera el paisaje que buscábamos y ofreciera ventajas fiscales.”
Rob Cowan viajó por cinco estados para encontrar una ubicación perfecta para representar Ogden Marsh. “Enviamos ojeadores a dos o tres otros estados. Queríamos una zona agrícola amplia, y nos costó mucho encontrarla. Buscamos mucho antes de encontrar la localización perfecta.” Al final decidieron separar el rodaje entre Perry, en el estado Georgia y Lenox, en el de Iowa.
Lenox ofrecía el necesario ambiente de pequeña ciudad, con hectáreas y hectáreas de terreno agrícola alrededor. “La película representa el centro del país, y queríamos estar justo en el centro”, dice el productor asociado Brian Frankish. “Pero en Iowa las temperaturas eran invernales, por lo que decidimos rodar los interiores en Georgia, mientras las temperaturas subían, y rodar los exteriores en Iowa al final.”
Perry, una ciudad de unos 10.000 habitantes, se encuentra en el centro del estado, en la intersección de cuatro grandes autopistas, lo que le ha hecho ganarse el apodo de “encrucijada de Georgia” y lo que ha convertido al turismo en la principal fuente de ingresos de la ciudad. En ella se encuentran la base Robins del Ejército del aire, y grandes empresas internacionales como Cagle’s Inc., Frito Lay y Graphic Packaging International, así como la Feria estatal de Georgia.
“El rodaje de exteriores siempre me da la oportunidad de centrarme en la película y no distraerme con otras cosas, lo que me parece genial” comenta Danielle Panabaker. Georgia fue maravilloso. En el sur, todos son muy agradables y puedes comer tarta de melocotón, y te cuidan muy bien.”
Después la compañía se dirigió hacia Lenox, una ciudad con una población de apenas 1.200 habitantes. “Lenox nos ofreció el tamaño y la dimensión que necesitábamos.” comenta Cowan, “y eso era muy importante. Podríamos haber rodado la película en cualquier parte, pero Breck cree que esas dos cualidades son las que hacen que todo funcione.”
“Lenox está a 1.500 km de la civilización. Estábamos en el corazón del país, y trajimos a un equipo de 170 personas a un lugar en el que sólo había 70 habitaciones de hotel disponibles. Fue todo un reto, pero para hacer algo que el público no haya visto nunca, tienes que ir
a algún lugar donde las cámaras aún no hayan llegado.”
La ubicación le dio a los actores la oportunidad de entender las pocas probabilidades que tenían los personajes de sobrevivir. “Hacía mucho frío, y no os podéis imaginar la cantidad de espacio vacío que había a nuestro alrededor” comenta Mitchell. “Me permitió entender mejor lo que debían sufrir los personajes, porque no hay un modo rápido de huir de aquí. Todo queda lejos, y es muy difícil comunicarse con cualquier persona del exterior.”
Además, la autenticidad de la Lenox real, en Iowa, les abrió los ojos a los dos nativos de Los Angeles del reparto. Según Danielle Panabaker, “en el medio oeste, todo el mundo es amable y servicial. Se me atascó el coche en el barro, pero sabía que si me dirigía a cualquier granja cercana, me ayudarían seguro. Es una sensación genial.”
Timothy Olyphant también disfrutó del tiempo en Lenox. “Fue muy interesante estar en un lugar así. La gente me hacía darme cuenta de cuán especial es mi empleo. Es maravilloso ver tu trabajo a través de los ojos de otra gente, y darte cuenta de lo interesante que es.”

SOBRE EL REPARTO

TIMOTHY OLYPHANT (Sheriff David Dutton), es conocido por la gran diversidad de títulos que ha protagonizado, tanto en cine como en televisión, en papeles dramáticos y en comedias. Su papel más reciente ha sido junto a Steve Zahn y Milla Jovovich, en Una escapada perfecta de David Twohy. También aparece en la película independiente High Life de Gary Yates, que se estrenó en Festival de Cine de Berlín, en 2009.
En 2007 Olyphant protagonizó Hitman, y La Jungla 4.0. Hitman, basada en el famoso videojuego y dirigida por Xavier Gens, se centra en el Agente 47 (Olyphant), que se da cuenta de que le persigue la Interpol y el ejército ruso, durante una escapada por la Europa del Este. En La Jungla 4.0, de Len Wiseman, Olyphant interpretó a Thomas Gabriel, un terrorista cibernético a quien John McClane (Willis) quiere atrapar antes de que colapse los sistemas informáticos de todo el país.
Olyphant coprotagonizó La vecina de al lado junto a Elisha Cuthbert y Emile Hirsh. Y también apareció en Viviendo sin límites de Doug Liman. Entre sus otros títulos destacan la independiente Mi vida es una ruina junto a Aaron Eckhart y Jessica Biel; la comedia romántica Las vueltas de la vida, junto a Jennifer Garner, y la adaptación cinematográfica de la novela de Stephen King El cazador de sueños. También apareció en Rock Star, 60 segundos, Diablo, Scream 2 y Una vida diferente.
En televisión, Olyphant ha disfrutado de varias apariciones como invitado especial en conocidas series como Me llamo Earl de la NBC, Sexo en Nueva York de la HBO y Samantha ¿Qué? de la ABC. Y se ganó el reconocimiento de la crítica por su interpretación del tosco, pero respetable líder Seth Bullock en la innovadora Deadwood de la HBO. La serie recibió una nominación al mejor reparto en los premios del gremio de actores, por la tercera temporada.
Más recientemente, Olyphant ha participado en la temporada actual de la serie Daños y prejuicios, que recibió un premio Emmy.

RADHA MITCHELL (Doctora Judy Dutton) Su última aparición fue en Los Sustitutos junto a Bruce Willis, y hace poco ha finalizado la producción de la película independiente Waiting City, que también ha coproducido y que se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Toronto.
Anteriormente Mitchell había protagonizado Los chicos de Huang Shi, junto a Jonathan Rhys Meyers y Chow Yun-Fat, y El milagro de Henry Poole, del director Mark Pellington. También aparece en la reciente comedia romántica El juego del amor, junto a Morgan Freeman y Greg Kinnear.
Originaria de Australia, Mitchell destacó muy pronto en su carrera por su magnífica interpretación de Syd, una joven trabajadora de una editorial que se enamora de la fotógrafa heroinómana interpretada por Ally Sheedy, en el aclamado drama de Lisa Cholodenko, High Art. Su papel en la comedia romántica Amor y otras catástrofes, de Emma-Kate Croghan, también recibió magníficas críticas en los festivales de Cannes y Sundance.
Desde entonces, Mitchell ha aparecido en películas como Silent Hill, donde es la protagonista junto a Sean Bean; Descubriendo Nunca Jamás, junto a Johnny Depp, Kate Winslet y Dustin Hoffman; El fuego de la venganza con Denzel Washington; Última llamada con Colin Farrell; y Pitch Black, junto a Vin Diesel.
Otros de sus trabajos incluyen Cuando aparecen los extraños con Josh Lucas: Dead Heat, junto a Keifer Sutherland y Anthony LaPaglia; Melinda y Melinda de Woody Allen, junto a Will Ferrell; Dos granujas y un bebé, con Gary Oldman y Skeet Ulrick: Ten Tiny Love Stories de Rodrigo Garcia, con Debi Mazar; y Mozart and the whale junto a Josh Harnett.
Para la televisión, Mitchell protagonizó Rebelión en Polonia junto a Donald Sutherland y Hank Azaria, una miniserie con un gran recibimiento por parte de la crítica.
Actualmente reside en California.

JOE ANDERSON (Russell Clank). Tras recibir el apoyo de la crítica en los escenarios londinenses, protagonizó Copying Beethoven de Agnieszka Holland, junto a Ed Harris. Después logró el codiciado papel de coprotagonista en Across de universe, el musical de los Beatles dirigido por Julie Taymor. Más tarde protagonizó La joven Jane Austen, y la aclamada Control, una película biográfica sobre la banda británica Joy Division. En 2007 apareció en el thriller Las ruinas y en 2008 protagonizó la película independiente The 27 club y el proyecto independiente de Gary Yates High Life, sobre cuatro drogadictos que intentan robar un banco.
Más recientemente apareció junto a Hillary Swank e Ewan McGregor en Amelia, una biografía sobre Amelia Earhart, y en Love happens, interpretando al novio músico de Jennifer Aniston. También recientemente acabó el rodaje de la salvaje película de acción Operation Endgame, en la que interpreta al jefe de una banda de asesinos gubernamentales que se giran unos contra otros.

DANIELLE PANABAKER (Becca Darling). Se ha convertido muy rápidamente en una de las estrellas emergentes de Hollywood. Recientemente protagonizó la esperada nueva versión de Viernes 13, junto a Jared Padalecky. La película, dirigida por Marcus Nispel y producida por Michael Bay, superó los 43 millones de dólares durante el primer fin de semana.
Panabaker pronto empezará el rodaje del thriller de ciencia ficción Prodigy en el que aparece junto a Max Thieriot. La película sigue la vida de los alumnos de un elitista internado que investigan el asesinato de dos antiguos alumnos. Pronto sus vidas correrán peligro, cuando empiezan a desentrañar el misterio tras los asesinatos, y descubren una conspiración que llega mucho más allá de los muros de la escuela.
Panabaker interpretó a la extremadamente inteligente hija de James Woods en el drama de la CBS Shark y apareció junto a Kevin Costner y Dane Cook en el thriller Mr. Brooks.
Se ganó el apoyo de la crítica por su impresionante actuación en la miniserie de la HBO Empire Falls, junto a Paul Newman y Ed Harris. Algunos de sus otros títulos incluyen Míos, tuyos y nuestros, junto a René Russo y Dennis Quaid, y Sky High: una escuela de altos vuelos, con Kurt Russell y Kelly Preston.
Panabaker también apareció en la película original de Disney Channel Diario de una adolescente, en la que ella y su hermana Kay interpretan el mismo personaje en diferentes etapas de su vida. Otros de sus títulos para la televisión incluyen papeles principales en Searching for David’s heart (con el que ganó el premio a la mejor actriz joven en una serie para la televisión, en 2005), Adolescencia perdida, Sex & the Single Mom y la película original de Disney Channel El guardián (para la que ganó el premio a la mejor actriz joven en un papel de estrella invitada en una serie), Ley y orden. Unidad de víctimas especiales, CSI, Malcolm in the middle y Summerland.
Panabaker nació en Georgia y acabó el instituto a los catorce años, tras el cual se licenció en Inglés en UCLA. Actualmente vive en Los Angeles.

EQUIPO CREATIVO

BRECK EISNER (Director) empezó su carrera como director con Sahara (2005), su debut protagonizado por Matthew McConaughey, Penélope Cruz, William H. Macy y Steve Zahn.
Para la televisión, Eisner ha dirigido el piloto de Beyond (2006) con Adrian Lester, Seth Gabel, y Rachael Stirling. También fue director y productor ejecutivo del drama Crímenes de pensamiento y dirigió un capítulo de la aclamada serie del canal Sci-Fi Abducidos, ganadora de un Emmy a la mejor miniserie, un premio Saturn a la mejor serie de televisión, una nominación a los Globos de Oro y muchas otras distinciones. En 2000, Eisner dirigió el piloto de la comedia de acción El hombre invisible del canal Sci-Fi, nominada a un premio Saturn.
En los últimos diez años, Eisner ha dirigido más de cien anuncios para la televisión estatal en Estados Unidos, para marcas como Budweiser, Coca-Cola, Coors, Heineken, Kodak, McDonald’s, Pepsi o Sony, entre otros.
Eisner se tituló en Bellas artes en la ESC School of Cinema-Television y en la Universidad de Georgetown.

RAY WRIGHT (guionista) se tituló en psicología en la Universidad de Maine. También tiene un título en Bellas artes del Michener Center for Writers en la Universidad de Texas, Austin.
Wright se trasladó a Los Angeles en 2000 para desarrollar su carrera profesional. Tras adaptar la biografía de Chick Yeager para Richard Zanuck, escribió un thriller sobre el FBI llamado Bloodland (tierra de sangre) sobre los asesinatos de indios Osage en los años veinte. Ninguna de las dos obras llegó a producirse. Más adelante escribió Expediente 39, para cambiar un poco de orientación, y así empezó su inesperado camino por el género del terror. Ninguna pesadilla podría haberle preparado para el horror que vivó con Expediente 39, pero The Crazies fue un éxito absoluto.

SCOTT KOSAR (Guionista) Entre sus trabajos destacan los remakes de La Matanza de Texas (2003), y Terror en Amityville (2005) para Platinum Dunes, así como El Maquinista (2004) con Christian Bale. Actualmente está trabajando en un proyecto llamado The Sacrifice , sobre un culto satánico, y The Family, una adaptación de la saga de la familia Manson de Ed Sanders.

MICHAEL AGUILAR (Productor) Actualmente es productor y director de Dos Tontos, una productora con contrato con Fox Studios. Anteriormente había sido presidente de producción de Mosaic Media Group y antes, fundó Penn Station Entertainment en 2003 con el guionista y productor Dean Georgaris.
Más recientemente produjo la comedia romántica Algo pasa en Las Vegas, con Ashton Kutcher y Cameron Diaz, dirigida por Tom Vaughan. Otro reciente éxito comercial de Aguilar es Constantine, con Keanu Reeves, dirigida por Francis Lawrence, y fue coproductor de la aclamada Infiltrados, dirigida por Martin Scorsese e interpretada por Leonardo DiCaprio, Matt Damon, Jack Nicholson y Mark Wahlberg y ganadora de cuatro Oscars de la Academia®. También produjo la aventura familiar ¡Peligro! Menores sueltos, dirigida por el creador de Freaks and Geeks Paul Feig, y con un reparto que incluía a Wilmer Valderrama, el cómico Lewis Black, Rob Corddry y Tyler James Williams. Fue productor ejecutivo de El milagro de Henry Poole, con Luke Wilson, y de Taking Chances, del director y guionista Talmage Talmage Cooley, con Justin Long, Rob Corddry Emanuelle Chriqui en el reparto.
Graduado en la Phillips Exeter Academy y en el Kenyon College, Aguilar empezó su carrera en el mundo del espectáculo vendiendo entradas para los clubs de la comedia de Boston, y después logró un trabajo de becario en RKO Pictures (Los Angeles) donde llegó a ser director de desarrollo y supervisor de la inmensa biblioteca de la empresa. Más tarde se trasladó a Paramount Pictures, para trabajar como creador ejecutivo, en películas como Cara a cara, Movida en el Roxbury y Horizonte final.
Aguilar pasó los siguientes seis años como director de la productora de Lauren Shuler Donner y Richard Donner. Allí, se encargó del desarrollo de la franquicia de X-Men y de Un domingo cualquiera de Oliver Stone. También produjo Pirados por la nieve y coprodujo la adaptación de Richard Donner del clásico de Michael Crichton Timeline.

DEAN GEORGARIS (Productor). Prolífico escritor autor de guiones para películas como Tristan + Isolde con James Franco, dirigida por Kevin Reynolds y producida por Ridley Scott; Lara Croft Tomb Raider: La cuna de la vida protagonizada por Angelina Jolie y dirigida por Jan DeBont; El mensajero del miedo protagonizada por Denzel Washington y dirigida por Jonathan Demme; and Paycheck protagonizada por Ben Affleck y Uma Thurman y dirigida por John Woo. Georgaris también escribió una nueva versión de la película Wanted – se busca­ protagonizada por Angelina Jolie, Morgan Freeman y James McAvoy además de producir Algo pasa en Las Vegas, de Ashton Kutcher y Cameron Diaz.
Georgaris creció en Nueva York y se graduó con honores en el Swarthmore College, donde se licenció en ciencias políticas. Decidió iniciar una carrera artística tras pasar seis meses en Florencia, y se apuntó a un curso de dirección de la USC School of Cinema-Television, que abandonó para dedicarse por completo a escribir.

ROB COWAN (Productor). Recientemente produjo Home of the Brave, protagonizada por Samuel L. Jackson, Jessica Biel y Curtis Jackson, así como Asesinato Justo protagonizada por Al Pacino y Robert De Niro. Asesinato justo fue la tercera colaboración de Cowan y De Niro: las dos primeras fueron Caza de brujas, que se estrenó en el Festival de Cannes y La noche y la ciudad, que fue una coproducción y fue la película que abrió el Festival de Cine de Nueva York. Los próximos trabajos de Cowan incluyen un drama sobre Vietnam, 105 Degrees and rising, que actualmente se encuentra en fase de preproducción en Overture Films.
Al principio de su carrera, Cowan coprodujo la película Asesíneme, por favor y fue ayudante de dirección en grandes éxitos de taquilla como Tres hombres y un bebé, Cocktail o Procedimiento Ilegal.
Viejo colaborador del director y productor Irwin Winkler, trabajaron juntos por primera vez en dos películas de Costa-Gavras: El sendero de la traición y La caja de música. Posteriormente Cowan se unió a Winkler Films y produjo títulos como La red, Nunca más, Coacción a un jurado, A primera vista, La casa de mi vida y De-Lovely, las dos última protagonizadas por Kevin Kline, y la última, que fue la película que cerró el Festival de Cine de Cannes.
Para la televisión, Cowan produjo Rocky Marciano, protagonizada por Jon Favreau y George C. Scott, telefilme que abrió el Festival de Televisión de Montecarlo. También produjo y co escribió el piloto de la serie La Red, así como la secuela en DVD de la película, The Net 2.0, que se rodó en Istambul, Turquía. Así mismo, fue el productor de la película Atrapados, que entró en competición en el Festival de cine de Tribeca de 2005.

GEORGE A. ROMERO (Productor ejecutivo). Figura central en el desarrollo del cine de terror contemporáneo. Su primera película, La noche de los muertos vivientes (1968), redefinió el género, no sólo por su violencia explícita, sino por el punto de vista satírico de una sociedad americana que reflejaba el caos del momento. Las obras de Romero, ética y sexualmente integradas, feministas y siempre escépticas respecto a la sabiduría convencional, ejemplifican el ala más progresista, y a veces reaccionaria, del género.
Inspirado por Los cuentos de Hoffman de Michael Powell, Romero se dedicó a la publicidad antes de escribir, editar, rodar y dirigir La noche de los muertos vivientes. Con un presupuesto final de 144.000 dólares, la película se convirtió en un punto de referencia del cine independiente por ser una descarnada parábola de la típica familia americana que se consume a sí misma, que no deja de sorprender.
Romero hizo varias películas de bajo presupuesto en su amado Pittsburgh, antes de consumar su reputación con dos maravillosas obras: Martin (1977), una conmovedora e increíblemente alarmante historia sobre un chico solitario que esta convencido de que es un vampiro; y Zombi (1978), que transcurre en un típico centro comercial de una zona residencial, donde un grupo de supervivientes se ve asediado por los zombis de sus propios demonios. Una intensa y apocalíptica película que destaca por el humor negro de Romero y que se convirtió en la película más rentable de la historia de las producciones de cine independiente.
Romero continuó haciendo interesantes películas a lo largo de los años ochenta y noventa. Los caballeros de la moto (1981) es una conmovedora película basada en la leyenda de Arturo. Ed Harris interpreta al líder de un grupo que recrea feria medievales con jinetes sobre motos, en vez de caballos. Creepshow (1982), con guión de Stephen King, es una obra más comercial con mayor presupuesto y un reparto de actores conocidos. La película, inteligente y bien estructurada, fue todo un éxito comercial y de crítica. El día de los muertos (1985) es una película que va ganando en claustrofobia a medida que avanza, y es su tercera película de zombis.
La primera película que Romero hizo junto a un gran estudio fue Atracción diabólica (1988), un peculiar y emocionante thriller que Newsweek definió como “un éxito para morderse las uñas”. Los ojos del diablo (1990), que hizo en colaboración con Dario Argento, consiste en dos viñetas inspiradas en relatos cortos de Edgar Allan Poe. La mitad oscura (1993), protagonizada por Timothy Hutton en una maravillosa interpretación dual, recibió el elogio de la crítica y se encuentra entre una las mejores adaptaciones de una novela de Stephen King.
El rostro de la venganza (2000) es una tensa y espeluznante historia de venganza cuyo protagonista pierde la identidad y queda, literalmente, sin rostro.
A finales de 2004 Romero volvió a ponerse en la silla del director para rodar su cuarta película de zombies, La tierra de los muertos vivientes. La película se estrenó en junio de 2005 y fue una de las que recibió mejores críticas del verano. Con el éxito de La tierra de los muertos vivientes, Romero volvió a los inicios, por la ruta independiente, con El diario de los muertos, que contaba con un presupuesto de menos de 3 millones de dólares y con la que Romero mostró al mundo hasta donde se puede llegar con un buen guión y mucho talento. Diario se estrenó a mediados de febrero de 2008, y fue aplaudida por la crítica.
En una época en que las películas de terror ya no son algo trivial, y tras el éxito del remake de El amanecer de los muertos en 2004, toda una nueva generación ha podido conocer la obra de Romero. En los últimos años Romero ha recibido premios a los éxitos de una carrera y se han hecho retrospectivas en su honor en el Museo Americano del Cine, el Festival de Cine de Torino, la revista Fangoria, y el Festival de Cine de Terror de Nueva York, entre otros. Su mayor honor hasta la fecha ha sido el que la Academia de las artes y las ciencias cinematográficas le invitara a dar la conferencia George Pal sobre películas de terror. Fue la primera vez que la Academia invitaba a un director de cine de terror a hacer un discurso.
Su destacable inteligencia y sentido de la innovación como director, además de su gran capacidad por asustar convierten a George Romero en uno de los más destacados directores de género del thriller y el terror.

MAXIME ALEXANDRE (Director of fotografía). Nacido en Renaix, Bélgica, el 4 de febrero de 1971, y educado en Italia desde los 5 años, Alexandre interpretó su primer papel en 1980 junto a Anouk Aimée y Bruno Cremer en la película Une page d'amour, de Elie Chouraqui. Justo después, en 1984, apareció en Bianca, de Nanni Moretti.
En 1990 Alexandre dejó Roma y se trasladó a París, para concentrarse en su carrera como ayudante de cámara y trabajando junto a directores de fotografía como Darius Khondji (Seven, La playa), Tetsuo Nagata (La vida en rosa, Renegade), Tonino Delli Colli (El bueno, el feo y el malo, Érase una vez en América), Franco Di Giacomo (El cartero [y Pablo Neruda], La noche de San Lorenzo) y Jean Yves Escoffier (El indomable Will Hunting, Rounders).
En 1994 y 1995 Alexandre empezó a trabajar como director de fotografía, primero en pequeños anuncios y videoclips, y más adelante en su primer anuncio junto al director Michel Gondry. Los trabajos de Alexandre como director de fotografía actualmente incluyen títulos como Reflejos, Las colinas tienen ojos y High Tension.
En 1997 Alexandre dejó París para volver a Italia, primero a Roma y más adelante a Venecia, donde reside actualmente.

BILLY FOX (Editor). Ha prestado su increíble talento a gran cantidad de documentales, anuncios, miniseries y películas narrativas. Sus títulos comerciales incluyen Traitor de Overture Films, protagonizada por Don Cheadle y Guy Pearce; Woman Thou Art Loosed de Michael Schultz; y Hustle & Flow, protagonizada por Terrence Howard, para Craig Brewer y el productor John Singleton. Singleton también buscó a Fox para editar Cuatro Hermanos. Para la edición de Black Snake Moan, Fox se rodeó del mismo equipo con el que trabajó en Hustle & Flow. Recientemente se encargó de la edición de Pride, también protagonizada por Terrence Howard. En 2001, Fox coprodujo y editó la miniserie de la HBO Hermanos de sangre para Tom Hanks y Steven Spielberg.
A lo largo de su carrera Fox ha recibido 15 grandes premios y numerosas nominaciones, incluidos siete premios Emmy, dos premios BDA, el Monitor Award, el Peabody Award, el Golden Laurel y el Humanitas Awards.

ANDREW MENZIES (Diseñador de producción). Nació en Australia y vivió allí hasta los cuatro años, que sus padres se separaron y mientras su padre se quedó en Australia, él se fue a Londres, con su madre. Pasó la mayor parte de su infancia en el Reino Unido, viviendo en Londres, pero estudiando en Escocia, con algún que otro verano en Australia. De carácter positivo, Menzies se sentía afortunado de haber podido crecer en tres lugares tan maravillosos.
A los 8 años Andrew y su hermano gemelo Simon tuvieron la oportunidad de conocer a su ídolo, John Wayne, mientras rodaba Brannigan (1975) justo en el piso en el que vivían en Londres y fue tan amable de permitirles ver el rodaje y enseñarles los decorados. En aquel momento se sembró la semilla del interés de Andrew por el cine.
Tras graduarse se fue a viajar por Europa y llegó a lugares tan lejanos como Nepal, Tailandia, Borneo o el centro de Australia. Cuando regresó a Londres se licenció en diseño cinematográfico en el prestigioso Royal College of Art (RCA).
Tras licenciarse Andrew recibió una oferta de trabajo con Village Roadshow en Australia, pero como tenía algo de tiempo antes de empezar a trabajar, decidió cruzar los Estados Unidos en moto, rumbo a Sídney. Cuando llegó a la costa este de los Estados Unidos, para preparase para su viaje, tuvo un encuentro fortuito con un antiguo alumno del RCA que trabajaba en una película de George Lucas. Y así llegó el primer trabajo de Menzies en el mundo del cine: de dibujante. De ahí pasó a director de arte, en un montón de películas entre las que destacan Inteligencia artificial de Steven Spielberg, Man on the Moon de Milos Forman, Cielo de octubre de Joe Johnson o Enemigo Público de Tony Scott. Otros títulos destacados son Syriana de Stephen Gaghan, La guerra de los mundos y Munich de Steven Spielberg o Avatar de James Cameron.

ROBERT HALL (Maquillaje y efectos especiales). Durante los últimos diez años se ha convertido en uno de los artistas de maquillaje y efectos especiales más prolíficos de Hollywood. Junto a su estudio, Almost Human, Hall es responsable de crear algunos de los efectos más espeluznantes y fotorealistas del mundo del cine y la tele.
La criaturas de Hall han aparecido semanalmente en televisores de todo el mundo en las exitosas series Angel, Buffy la cazavampiros y Firefly. También se encargó de las prótesis de Lackawanna Blues de S. Epatha Merkerson para la HBO. La película recibió una nominación a los premios Emmy para Mejor Maquillaje y Merkerson ganó el Globo de Oro y el Emmy a la Mejor Actriz.
Originario de Detroit, Hall empezó su carrera de muy joven en Alabama, comprando maquillaje y material en el centro comercial para hacer el maquillaje de Halloween de sus amigos. Mientras todos practicaban deportes, Hall estaba ocupado jugando con su rostro ante un espejo y buscando consejos en las revistes de terror como Fangoria. En 1992, a los 18 años, cansado de su empleo deshuesando pollos para Tyson Chocken, viajó más de 500 kilómetros hasta Selma, Alabama, donde logró impresionar a Tom Burman y le convenció para que le contratara para trabajar como ayudante de maquillaje de efectos especiales en Secuestradores de cuerpos de Abel Ferrara.
El propio Hall recuerda haber pensado: “¿Y me van a pagar por hacerlo?” Su entusiasmo y pasión por este arte, le llevaron a seguir arriesgándose para lograr su sueño. Con menos de cien dólares en el bolsillo, un Hall con 19 años hizo las maletas y se fue a Hollywood. Trabajó sin parar para otros estudios de maquillaje, donde logró dominar las técnicas y desarrolló un estilo propio y único. Durante este tiempo trabajó con Stan Wilson en películas como Los demonios de la noche, La isla del doctor Moreau y The Relic.
En 1996 decidió que ya era hora de alzar el vuelo y montar su propia empresa. El nombre de la empresa lo sacó de una canción de Kiss, y así fue como nació Almost Human, estudio de maquillaje de efectos especiales. Durante la primera etapa de la empresa, Hall trabajó con presupuestos ajustadísimos en más de treinta películas y proyectos televisivos para la legendaria Roger Corman's Concorde Pictures. Hall se considera a sí mismo como un graduado de la “Roger Corman School of Film.”
Más recientemente Almost Human se ha encargado del maquillaje de efectos especiales de películas como Habitación sin salida, Supersalidos, Una noche para morir, Superfumados y Quarantine, así como de las prótesis, maquillaje y elementos de animatrónica del nuevo éxito de la Fox Terminator: las crónicas de Sarah Connor.
Hall también ha dirigido vídeos musicales para grupos como Drivin N’Cryin, Buckherry, Manntis y In This Moment.
En 2004 escribió y dirigió su primera película, Lightning Bug, un relato semi autobiográfico galardonado en varios festivales, entre ellos el premio a la mejor película en el festival de cine de Trenton y el festival de cine de George Lindsay. También se proclamó Festival Favorite en el prestigioso festival de cine de Filadelfia Film Fest. La distribución de la película fue a cargo de Anchor Bay Entertainment/Starz Home Entertainment y se convirtió rápidamente en un culto del cine underground.
Su última aventura en la dirección (y su primera película de terror), Laid To Rest, se estrenó en 2009.

No hay comentarios: