viernes, 1 de abril de 2011

Nota de prensa: BLU y PERLA, los protagonistas de RIO (estreno 8/4/2011)


El héroe de RÍO es Blu, un guacamayo domesticado al máximo, el último macho de su especie, que nunca aprendió a volar. “La odisea emocional, cómica y física de Blu constituye el núcleo y el cogollo de la película”, afirma Saldanha. “Es un pez fuera del agua”. Jesse Eisenberg, reciente candidato al Oscar al Mejor Actor por “La Red Social”, presta su voz a Blu.

La odisea de Blu comienza en la selva brasileña, un ambiente algo menos domesticado, donde, siendo un polluelo, experimenta las alegres melodías musicales de centenares de pájaros que vuelan y desciende en picado a su alrededor. Los sonidos inspiran al jovencísimo Blu a realizar su primer intento de vuelo, que acaba abruptamente cuando él y otros varios pájaros son capturados por contrabandistas.

La siguiente vez que vemos a Blu, está viviendo cómodamente en una pequeña ciudad de Minnesota con su dueña y amiga del alma Linda, doblada por Leslie Mann (“Lío Embarazoso”). Años atrás, Linda había adoptado a Blu, que había sido transportado por los contrabandistas a este glacial mundo. Ahora, Blu y Linda son inseparables. En la abrigada comodidad y familiaridad del hogar y la librería de Linda, Blu se desarrolla; se vuelve tan domesticado que, en realidad, tiene más de ser humano que de ave. Sabe hacer el desayuno, cepillarse los dientes, hacer el café de la mañana y ser el despertador de Linda.

Lo que no puede hacer es aquello que los pájaros hacen como nadie… volar.

“Blu lleva una vida protegida”, observa Jesse Eisenberg. “Es muy inteligente, lo lee todo y es muy analítico. Mas nada de eso le ayuda a volar”. En efecto, Blu piensa que puede utilizar su formidable fuerza mental para emprender el vuelo, pero se estrella en cada intento. “Blu tiene una lista de comprobación, un montón de libros sobre la ciencia de la aeronáutica y una pila de ecuaciones matemáticas avanzadas en las que ha cuadrado ángulos de vectores, ajustándolos, naturalmente, al cortante del viento”, abunda Eisenberg. “Pero no funciona porque no hay libro capaz de desvelar el arte de volar para un pájaro”. Estos secretos sólo le serán revelados en Río y sólo a través del ritmo del corazón de Blu y del redescubrimiento de sus raíces.

Pese a sus frustraciones debidas a su incapacidad de volar, Blu y Linda están contentos. Leslie Mann dice que “ellos llevan juntos una vida sencilla en Minnesota. Linda es muy casera, Blu es su amigo del alma y los dos son muy felices”. Pero sus vidas dan un vuelco con la llegada de Tulio (doblado por Rodrigo Santoro), un científico excéntrico que ha recorrido medio mundo -desde Río a los EE. UU.- con las noticias de que Blu es el último macho de su especie, y de que Tulio quiere que Blu vaya a Río para conocer a la última guacamaya, cuyo nombre es Perla. “A Tulio le encantan las aves; tiene una estrecha relación con ellas”, asegura Santoro. “Y quiere que los guacamayos no se extingan. De modo que se esfuerza al máximo para convencer a Linda y a Blu para que emprendan el largo viaje a Río”.

Linda y Blu no tienen tantos deseos de desarraigarse de su feliz hogar. “No son del tipo de los que ‘hacen la maleta y se van a Brasil a la voz de “ya”’, asegura Mann. “Más bien son de los que prefieren ‘echar a andar calle abajo para tomarse unos gofres’. Blu y Linda no salen mucho y desplazarse a una tierra lejana les da miedo a ambos”.

Tras intensa deliberación, Linda y Blu toman la fatídica decisión de viajar a Río, donde Blu conocerá a su semejante, Perla. Pero la primera “cita” de Blu y Perla dista mucho de ser un flechazo. Los presuntos tortolitos no pueden ser más distintos: Blu está domesticado y se siente feliz pasando el tiempo en una jaula; mientras que Perla es ferozmente independiente y odia la idea de verse confinada en un ambiente limitado. “Se niega a que le impongan cualesquiera limitaciones”, explica Anne Hathaway, que dobla a Perla. “Le gusta salirse con la suya. Ser la última de su especie ha convertido a Perla en una superviviente y quiere seguir así. Blu representa muchas cosas de las que Perla abomina. En cierto sentido, considera a Blue, con su vida domesticada y su incapacidad de volar, un vendido y le juzga con severidad.

“Puede que Perla tenga también algunos ‘problemas’ de relación”, prosigue Hathaway. “Necesita aprender a confiar. Parte de su rechazo inicial de Blu se debe a que Perla desea evitar sufrir. En el fondo, es vulnerable”.

No hay comentarios: