domingo, 17 de abril de 2011

Reseña de la primera temporada de BEING HUMAN (versión USA)

Mucho había oído yo hablar de la serie británica Being Human, y aunque no he visto ningún capítulo aún (Cuatro tiene los derechos, ¿la emitirá alguna vez a un horario decente?), su punto de partida me parece muy interesante y eso fue lo que me hizo decidirme por ver, y probar, el remake americano de la misma. Sin duda alguna que más ganas me ha despertado de ver la versión original, lo cual creo que es un claro halago a esta nueva versión de la serie, que ha conseguido interesarme a lo largo de los 13 capítulos de su primera temporada. Pero, ¿de que va? lo que nos narra son las vivencias de un vampiro, un hombre-lobo y una fantasma que se deciden a vivir juntos, intentando aparentar ser lo más humanos posibles pese a las condiciones fantásticas de todos los integrantes.

El desarrollo de los personajes a lo largo de esta primera temporada ha sido bastante correcto, aunque en el caso de la fantasma Sally si que ha dado la sensación durante algunos capítulos de que su historia se quedaba estancada, y estorbaba la evolución de la serie (sobretodo tras descubrirse los motivos de su muerte). El personaje más interesante ha sido también el más tópico: el vampiro Aidan es un tipo de chupasangre que poca novedad aporta sobre la gran variedad de nosferatus que hemos visto en los últimos años, si bien no es tan patético como los de la saga Crepúsculo y podría decirse que se aproxima más a los vistos en la saga Blade. Por su parte el hombre-lobo Josh no cae en los histrionismos que podría haber dado de si un personaje de este estilo, y aunque su presencia se notaba por momentos demasiado anecdótica, la misma ha ganado enteros desde que dejó embarazada a su compañera de trabajo (¿tendra su descendencia los mismos problemas licántropos que él? supongo que eso será uno de los hilos argumentales a desarrollar en su segunda temporada)

Uno de los aciertos de esta primera temporada ha sido Bishop, el jefe de los vampiros, que se nos ha presentado como un personaje así requiere: misterioso, sádico y manipulador. También han conseguido que la casa donde viven los tres protagonistas tenga esa aura de sitio encantado que como tal requiere para dar mejor ambientación a la historia. Y la misma, aunque no la puedo comparar con el original inglés, si tengo que decir que ha sido lo suficientemente entretenida como para permitir ver esta primera temporada sin problemas, si bien ha tenido cierta carencia de ritmo en algunos momentos (en los que parecía que la historia no daba más de si) En resumen se puede decir que sin ser una maravilla ha conseguido (con sus puntos a favor y sus puntos en contra) ser una serie de temática fantástica bastante entretenida y curiosa que se ve sin problemas. A ver que tal le va en la segunda temporada.

3 comentarios:

Bac Hylon dijo...

Dale una oportunidad a la serie original. Ni te lo pienses. Además, en la línea de las series británicas, son temporadas muy cortas (6-8 episodios), así que van directos al grano y eso sin descuidar el desarrollo de los personajes.

Vistos un par de episodios de la americana, me dejó un poco frío, por la sensación de "ya visto" que deja, porque la frescura está en la original. Aunque bueno, algunos cambios hay (¡tiene que haber!) que la doten de entidad propia.

A ver si la retomo.

Pero busca la original. Y con subtítulos, nada de doblajes.

Chacal (Oscar Ferrer) dijo...

Gracias por el consejo, lo tendré en cuenta.:)

Nerea dijo...

Hace tiempo que he visto la entrada. Ahora mismo estoy viendo la serie original britanica, que coincido en recomendarte y que creo que pronto reseñare en el blog. Es bastante probable que tambien de una oportunidad a la americana de cara al verano, cuando cierren sus temporadas las demas series que sigo. Es que si no, entre el nuevo curro y estudiar, no tengo ya tanto tiempo.