lunes, 19 de septiembre de 2011

Notas de producción / pressbook y galeria de posters de CONTAGIO de STEVEN SODERBERGH; con MATT DAMON, JUDE LAW, GWYNETH PALTROW, MARION COTILLARD, KATE WINSLET y LAURENCE FISHBURNE

Una viajera internacional se inclina sobre una bandeja de comida en un bar del aeropuerto antes de entregar la tarjeta de crédito al camarero. Una reunión de negocios, que empieza con un apretón de manos. Un hombre que tose en un autobús lleno de gente...

Un roce. Un instante. Y ya se ha transmitido un virus letal.

Cuando Beth Emhoff (Gwyneth Paltrow) vuelve a Minneapolis desde Hong Kong de un viaje de negocios, lo que ella piensa que es un jet lag da un giro virulento. Dos días después, muere en la sala de urgencias y los médicos le comunican a su impactado y entristecido marido (Matt Damon) que no tienen ni idea de por qué.

Pronto aparecerán otras personas con los mismos y misteriosos síntomas: tos seca y fiebre, seguido de convulsiones, hemorragias cerebrales…hasta, finalmente, la muerte. En Minneapolis, Chicago, Londres, París, Tokyo y Hong Kong, el número de afectados se multiplica: pasan de uno a cuatro, luego a dieciséis, después a cientos, a miles... mientras que el contagio traspasa todas las fronteras debido a las innumerables interacciones cotidianas entre los seres humanos a lo largo del día.

Estalla entonces una pandemia global.

En el centro estadounidense para el control y prevención de enfermedades, los investigadores se movilizan para intentar descubrir el código de un patógeno biológico nunca antes visto y que sigue mutando. El Director Adjunto Cheever (Laurence Fishburne) intenta calmar el pánico a pesar de sus preocupaciones personales, y debe enviar a una joven y valiente doctora (Kate Winslet) al foco del peligro. Al mismo tiempo, en medio de la creciente sospecha de que existe una posible vacuna y de quién la conseguirá primero, la Dra. Leonora Orantes (Marion Cotillard) de la Organización Mundial de la Salud, investiga la red de conexiones que podrían llevarle al origen de aquello a lo que se enfrentan.

A medida que el número de muertos aumenta y que la gente lucha para protegerse a sí misma y a sus seres queridos en una sociedad en crisis, un blogger (Jude Law) se queja de que no se está diciendo la verdad sobre lo que está pasando realmente, creando así una epidemia de paranoia y de miedo tan contagiosa como el virus.

El ganador de un Oscar®, Steven Soderbergh (Traffic), es el director de este thriller mundial Contagio, congregando un elenco de estrellas internacionales encabezado por la ganadora de un Oscar® Marion Cotillard (La vida en rosa, Origen); el oscarizado Matt Damon (El indomable Will Hunting, la saga Bourne); el nominado al Oscar® Laurence Fishburne (Tina, Matrix); el también nominado al Oscar® Jude Law (Cold Mountain, Sherlock Holmes); la ganadora de un Oscar® Gwyneth Paltrow (Shakespeare enamorado, Iron Man) y la ganadora de un Oscar® Kate Winslet (The Reader (El lector), Titanic).

La película está dirigida por Steven Soderbergh a partir del guión original de Scott Z. Burns (El ultimátum de Bourne, El soplón (The Informant!)), y cuenta entre su elenco con Bryan Cranston (Breaking Bad de la AMC), Jennifer Ehle (El discurso del rey) y Sanaa Lathan (Alien Vs. Predator). La película está producida por Michael Shamberg, Stacey Sher y Gregory Jacobs, con Jeff Skoll, Michael Polaire, Jonathan King y Ricky Strauss como productores ejecutivos. El equipo creativo de la película incluye al diseñador de producción Howard Cummings, el editor ganador del Oscar® Stephen Mirrione, la diseñadora de vestuario Louise Frogley y el compositor Cliff Martinez.

Una producción de Warner Bros. Pictures, con Participant Media e Imagenation Abu Dhabi y Double Feature Films/Gregory Jacobs Production, Contagio será distribuida en todo el mundo por Warner Bros. Pictures, empresa de Warner Bros. Entertainment. Se distribuirá al mismo tiempo a las salas de todo el mundo y a la vez, también en algunos cines IMAX®.

INFORMACIÓN SOBRE LA PRODUCCIÓN

No hables con nadie. No toques a nadie.
No te acerques a nadie.

“Creo que siempre es interesante ver a gente enfrentándose a un problema real, especialmente cuando el tiempo corre en su contra, donde lo que está en juego no puede ser más importante”, afirma el director Steven Soderbergh, cuya nueva película, Contagio, plantea la duda de qué podría ocurrir, a nivel personal, nacional y mundial, si una enfermedad mortal desconocida se multiplicase a velocidad de vértigo, siendo capaz de propagarse sin control. ¿Cómo empezaría?, ¿Cómo se transmitiría?, ¿Cómo nos enfrentaríamos a ello?
La inspiración para Contagio le llegó gracias a una conversación que él cree que “cualquiera podría tener”. Mientras trabajaban juntos en proyectos anteriores, como El soplón (The Informant!), Soderbergh y el guionista Scott Z. Burns viajaron mucho. Burns recuerda: “Steven y yo pasábamos mucho tiempo en el avión y hablábamos de que parece que a menudo la gente se enferma cuando viaja. Así que la idea empezó siendo la vulnerabilidad del ser humano en lugares públicos. Creo que todos nosotros, cuando enfermamos, tendemos a pensar con quién hemos estado los días anteriores, con quién hemos hablado, con quién nos hemos sentado o a quién hemos tocado. Es la naturaleza humana”.

Compartir el aire con un pasajero contagiado, llevar objetos portadores de bacterias e inconscientemente frotarse después los ojos, puede desembocar en un molesto resfriado, pero los dos empezaron a especular, ¿qué pasaría si estas interacciones comunes e inocentes hicieran circular algo peor? ¿Y si se propagara rápidamente por todo el mundo?

La gente podría morir sin saber por qué.

Y lo que es peor, en el intervalo de horas entre el contacto y la aparición de los síntomas, sería imposible averiguar quién lo tuvo primero o quién será el siguiente.

Contagio es la colaboración más reciente de Matt Damon con Soderbergh, que interpreta a uno de los personajes principales de la película y afirma: “Steven explota todos los elementos de sus películas, resultan rápidas y amenas. Para un tema como este, en el que el ritmo de la película refleja la progresión de la infección y cómo todo forma una espiral fuera de control, quieres ver esa sensación de aceleración. Sabe exactamente cómo mantener vivas múltiples amenazas y acabar con cada una de ellas en el momento adecuado. La historia es muy dinámica”.

“No es habitual tener la oportunidad de hacer una película que toque temas que afecten a todo el mundo y sea a la vez una película entretenida de suspense”, afirma Soderbergh. “Cuando Scott y yo hablamos de hacer una película seria sobre una pandemia, pensé que debido a lo que está ocurriendo en el mundo, más todos los adelantos en medicina y tecnología, teníamos que acercarnos lo máximo posible a la realidad”. Admite: “Después de todo lo que hemos investigado, ahora no volveré a pensar igual sobre la forma en la que interactuamos. No te puedes meter de lleno en este mundo, y no cambiar tu percepción después de haber tomado consciencia de ello”.

Esa concienciación, uno de los temas de la película, va aumentando a medida que el virus se extiende.
Lo que hace que Contagio sea tan aterradora, tanto a nivel intelectual como emocional, es que aunque sea ficción, es una película basada en ciencia real y en posibilidades reales, y visto desde el drama que supone para cada persona y para cada relación, que podrían cambiar o perderse para siempre. “Es importante que estos personajes sientan y padezcan como las personas normales y que no sean solo meros expertos médicos o profesionales en el campo”, comenta Kate Winslet, que interpreta a una doctora que trabaja en uno de los primeros focos identificados de la enfermedad. “Accedes al mundo de la epidemia a través de personas”.

En medio de la reciente alarma por las bacterias resistentes a los antibióticos y la preocupación siempre presente respecto al uso de agentes biológicos como armas, “no tuvimos que inventar nada que no existiese ya para hacer la película más terrorífica”, dice Gregory Jacobs, socio productor de Soderbergh desde hace mucho tiempo. “Me encanta una buena película de zombis, pero sabemos que no es real. El impacto de esta película se debe a que hay que hacer frente al miedo que empieza en nuestra propia casa y que empieza manifestándose como un simple resfriado. Parece que la gente está bien, sigue con su vida normal, se mueve y propaga su enfermedad sin saberlo. Nadie parece preocuparse hasta que están ya realmente graves. Para entonces es demasiado tarde”.

Los productores Michael Shamberg y Stacey Sher estaban igualmente intrigados por cómo iba la historia a destapar nuestros miedos más primarios y nuestros instintos de supervivencia. “No solamente muestra cómo un virus puede infiltrarse entre tantísimas personas, sino también cómo afecta a la vida diaria, cuando lo cotidiano de repente deja de serlo y tienes miedo de volver a tu casa o de ver a tus amigos”, añade Shamberg.

Los expertos definen un punto de inflexión en casos como éstos: se mide en días, es el punto en el que la sociedad empieza a colapsarse. Deja de haber comida, cierran los bancos, los colegios, las gasolineras y todas las fronteras están cerradas. Y aunque una crisis puede inspirar conmovedores actos de compasión, la realidad es más bien el pánico, la paranoia y la anarquía, que rápidamente se convierte en una amenaza en sí misma.

“Creo que va a resultar impactante y dramático, además de un poco perturbador”, dice Jude Law sobre el posible impacto de la película en el público. “También es importante el hecho de que no sueles pensar sobre cosas cotidianas. No tocar los pomos de las puertas, toser en la mano en vez de en el hombro….de repente todas estas pequeñas cosas empiezan a ser tomar importancia en tu cabeza”.

Sher dice: “Steven siempre pregunta: ‘¿Qué hay de real aquí, qué podría ocurrir y qué dirían?’, porque lo real es a menudo más escalofriante e ingenioso que cualquier cosa que puedas inventar”. Teniendo eso en mente, los cineastas se informaron y documentaron en el centro de prevención y control de enfermedades, y preguntaron a otros expertos en enfermedades contagiosas. Estos han sido los asesores técnicos de la película y al final, Sher llegó a la conclusión: “Creo que la pregunta que plantea Contagio no es si esto puede ocurrir, sino más bien cuándo ocurrirá”. Burns está de acuerdo: “La epidemia de gripe de 1918 causó 50 millones de muertos, la quinta parte de la población en ese momento, y más de la suma total de muertos de la Primera Guerra Mundial. La enfermedad se expandió de forma exponencial. Solamente hacen falta 30 pasos para pasar de uno a mil millones. Teniendo en cuenta el período de incubación, podríamos alcanzar ese número en 120 días”.

Burns se enteró también de que cada semana se descubre un nuevo virus; “Lo que representa 52 balas al año en una pistola que apunta directamente a la raza humana”, dice.

“Todo lo que ocurre en esta película puede pasar o incluso podríamos decir que ya está pasando, esto es lo verdaderamente aterrador”, añade Ricky Strauss, productor ejecutivo de la película y presidente de Participant Media, la empresa creada por Jeff Skoll para apoyar películas de temática social. “Después de trabajar con Soderbergh y Burns en El soplón (The Informant!), Participant se embarcó en el desarrollo de Contagio y puso a disposición de los cineastas las relaciones con científicos del Skoll Global Threats Fund (Fondo contra Amenazas Mundiales Skoll), que trabajan en la investigación de pandemias.

Sin embargo, la ciencia y las estadísticas cuentan solamente una parte de la historia. Haciendo un gran esfuerzo por esbozar un cuadro que él califica como “épico en escala y ambición pero también de carácter íntimo”, Soderbergh sigue el progreso de la pandemia desde varios puntos de vista muy personales, a través de vías que avanzan simultáneamente y que interfieren entre sí, pero no necesariamente se cruzan. En este sentido, Contagio no refleja solamente los actos de valor y sacrificio de la gente normal ni de los profesionales que se comprometen a protegerla, sino también las decisiones no tan acertadas tomadas en base a las emociones que es lo que les hace ser quienes son. En el proceso, añade: “Cada personaje afronta un aspecto de su vida al que nunca se habría enfrentado si esta enfermedad no hubiera salido a la luz”.

En el corazón de la historia se encuentra el personaje de Damon, Mitch Emhoff, un padre de familia que ve cómo el regreso a casa de un viaje de negocios de su esposa Beth, interpretada por Gwyneth Paltrow, se torna una pesadilla al convertirse en la primera víctima conocida de una misteriosa y fatal enfermedad de forma tan repentina que ni si quiera tiene tiempo de despedirse.

Cuando el patólogo local se queda atónito ante el resultado de la autopsia de Beth, avisa al centro de prevención y control de enfermedades. Allí comienza la búsqueda de respuestas, los investigadores comparan los síntomas de la mujer con otras muertes recientes, analizan muestras e intentan determinar el alcance de la amenaza mientras ésta continúa evolucionando. Mientras tanto, el Director Adjunto del centro, el Dr. Ellis Cheever, interpretado por Laurence Fishburne, sopesa las consecuencias que podría tener anunciar la verdad al mundo o esperar y ver el alcance de la amenaza, lo que, a largo plazo, podría salvar más vidas.

A las órdenes de Cheever está la Dra. Erin Mears, interpretada por Kate Winslet, quien acepta con entusiasmo su primera misión de prestigio como miembro del Servicio de Inteligencia de Epidemias del centro, junto con los primeros expertos en combatir la epidemia. Sin embargo, los parámetros del trabajo y sus riesgos, evidencian algo mucho más grave de lo que nunca hubieran esperado. Al mismo tiempo, en la OMS en Ginebra, la aparición nuevos casos ilumina ciertos sectores de un mapamundi, mientras la epidemióloga Leonora Orantes, interpretada por Marion Cotillard, trabaja rápidamente en la reconstrucción de los últimos días del itinerario de Beth y conecta los puntos aparentemente aleatorios que llevan al punto cero, y por tanto al paciente cero.

Mientras el virus avanza rápidamente, de forma invisible, incesante e indiscriminada, aparece un tipo diferente de contagio de la mano del intruso periodista Alan Krumwiede, interpretado por Jude Law, un hombre convencido de que el gobierno oculta la verdad y de que es posible que exista una cura. Aunque la mayoría de lo que Krumwiede cuenta es verdad, sus métodos avivan el miedo y “contribuye a los diferentes aspectos que toca la película, de drama, de misterio y de suspense”, apunta Jacobs.

“Parte de la historia es que la forma en la que se propaga la información es muy similar a la del virus: quién la tiene, cómo la transmite, cómo se altera al pasar de una persona a otra o de una organización a otra. Krumwiede es la cara de esa idea”, aclara Soderbergh. “Esa era nuestra prioridad a lo largo de la película, tratar la información como un testigo que pasa de una escena a otra. Hay otras muchas cosas interesantes. En esta situación, es un problema mortal porque la desinformación puede matar”.

IDENTIFICACIÓN DEL PRIMER PACIENTE

MITCH EMHOFF:
Necesitamos una ambulancia, mi esposa...

“Steven me envió el guión con una nota que decía: ‘Léelo y después lávate las manos’”, comenta Matt Damon riendo.

“Después de ver la película en una sala llena de extraños, seguro que este pensamiento se pasará por las mentes de todos”.

El actor describe su personaje, Mitch Emhoff, como “un hombre normal, una de las caras humanas de la epidemia. En muy poco tiempo pierde a su esposa y a su hijastro por culpa de este súper virus, dejándole solo con la única superviviente de la familia, su hija de 15 años, Jory. Para él, lo más importante ahora es mantenerla a salvo”.

Soderbergh explica: “Mitch no pertenece al mundo de la medicina o de la ciencia, así que no sabe qué está ocurriendo y en ese aspecto, es el que representa a la mayoría de nosotros. El reto era mantener su situación dinámica de forma que no fuese simplemente un peón, y Matt colaboró de forma magnífica. Comprendió lo que intentábamos conseguir en cada momento. No parece que esté actuando. No hay vanidad, parece que no es consciente de que está actuando, es como si las cámaras no estuvieran allí”.

“Mitch es el que representa al público y el medio de introducirse en la historia”, dice Sher. “Cuando le vi hacer cosas que días antes no creía posibles, te hace preguntarte qué harías para proteger a tu familia y sobrevivir, y si podrías hacerlo con la misma elegancia y valentía”.

Los temas de la película, el miedo y la impredecibilidad, llegan al hogar de Emhoff y a la relación con su hija, interpretada por Anna Jacoby-Heron, que debuta en el cine. Damon nos cuenta: “Fue fácil para mí identificarme con el papel, ya que yo también soy padre. Aunque se encuentren en esta situación fuera de lo normal, siguen enfrentándose a los típicos problemas entre padres e hijos adolescentes. Ella quiere ver a su novio y Mitch intenta hacerle entender la gravedad de la situación y explicarle por qué el más mínimo contacto con él, si está infectado, podría matarla. Lo que lleva a momentos muy intensos”.

Mitch también se enfrenta a las verdades que van saliendo a la luz sobre su esposa.

Gwyneth Paltrow encarna el papel que la reúne de nuevo en pantalla con Damon por primera vez desde El talento de Mr. Ripley. Nos comenta: “Beth Emhoff es una madre trabajadora a la que el público conoce cuando está terminando un viaje de negocios en Hong Kong y se encuentra de camino de vuelta a casa. Ya está enferma, pero no parece tan grave como para preocuparla”.

Aunque Beth muere pronto, sigue siendo el hilo argumental de la película, puesto que los equipos de investigación nacionales y extranjeros trabajan para identificar qué papel ha cumplido ella en la epidemia. Soderbergh apunta: “La historia de Beth se va revelando poco a poco. Es el centro de la película en cuanto a la investigación y al misterio de cómo empezó todo, el público conocerá más sobre el personaje a medida que progresa la acción”.

En última instancia, una serie de fotos que Beth hace cuando visita Asia ayudan, más tarde, a reconstruir sus pasos y a descubrir la fuente de su infección. Soderbergh sugirió a Paltrow que se hiciera ella misma las fotos en esos lugares. Como era la primera vez que visitaba la ciudad, aclara Paltrow: “Yo era una turista más en Hong Kong haciéndose fotos. Sin embargo, a la vez sentía un poco de presión; cuando Steven Soderbergh te manda hacer fotos, es mejor que vuelvas con algo decente”.

Paltrow reconoce que su personaje podría considerarse afortunado, ya que se encuentra entre las primeras víctimas de la epidemia, y son los supervivientes los que tienen que enfrenarse a lo más difícil: “Empiezas a preguntarte qué harías en esa situación y adónde acudirías a por agua y comida sin contaminar. Te preguntas a ti mismo si estás preparadado para aguantar una crisis de esta envergadura. Dependemos tanto de la infraestructura social, que creo que todos nos encontraríamos ante un enorme problema”.

LA RESPUESTA

CHEEVER:
Así que tenemos un virus sin protocolo de tratamiento ni vacuna.

La piedra angular de esa infraestructura es el Director Adjunto del centro de prevención y control de enfermedades Ellis Cheever, que dirige el trabajo de protección, información y de establecimiento de políticas públicas, en unos EEUU inmersos en una crisis que se extiende rápidamente.

El actor que interpreta a Cheever, Laurence Fishburne comenta: “Es un tipo elegante y competente, la voz de la razón. Es la persona a la que la gente mira buscando la seguridad de que todo está bajo control, de que tenemos el mejor equipo humano trabajando en el problema y de que todo va a salir bien”.

“Laurence es completamente creíble como persona de autoridad, impone mucho”, aclara Soderbergh.

Cheever trabaja junto a su jefe, Lyle Haggerty, pero aunque ambos son físicos, amigos y están juntos para cumplir un objetivo común, no siempre tienen la misma opinión. El pasado militar de Haggerty afecta a sus principales preocupaciones, aportando un nuevo matiz a la situación. Bryan Cranston, que encarna a Haggerty, afirma: “Se tratan temas muy delicados en la película, con implicaciones globales. Hay que tener mucho cuidado con cómo se difunde la información y con el efecto dominó que puede darse en todos los países del mundo. Todo tiene que estar perfectamente especificado y súper comprobado”.

Bajo la protección de ambos, los investigadores trabajan contrarreloj para aislar, analizar e intentar crear una vacuna que elimine el patógeno que siempre va unos pasos por delante de ellos. El miembro principal del equipo, tanto en instinto como en experiencia, es la inconformista doctora Ally Hextall, interpretada por Jennifer Ehle, que describe los laboratorios de alta seguridad como “el lugar al que ir cuando no tienes ni idea de cómo se transmite un virus de una persona a otra, no tienes ni idea de dónde viene, de cómo se mueve, de cómo se reproduce ni de cómo pararlo”.

Mientras Hextall y su equipo trabajan contrarreloj para encontrar las respuestas a estas preguntas, Cheever se dirige a los medios desde el ojo del huracán. Bajo la presión de todos los sectores y sin novedades sólidas que anunciar, debe decidir constantemente entre qué desvelar y qué detalles, que podrían hacer más mal que bien, ocultar estratégicamente.

Cheever ha seguido el protocolo durante años y nunca ha revelado información confidencial a nadie de fuera de su oficina. Sin embargo, cuando se trata de información que puede significar la diferencia entre vivir y morir para la mujer que ama, Aubrey, se enfrenta a una decisión crítica y muy personal: ¿Le cuenta, a ella y sólo a ella, lo que sabe antes de que lo sepa todo el mundo? Aubrey, interpretada por Sanaa Lathan, lo es todo para él. Seguramente puede confiar en que ella no se lo dirá a nadie. Sin embargo, el guionista Burns apunta: “Igual que no se puede contener un virus, también es difícil mantener un secreto”.

“Este dilema es lo que mide realmente a este personaje”, comenta Fishburne. “Por su profesión, tiene la responsabilidad de proteger a la gente y esto se lo toma muy en serio, pero como hombre, se debe a su familia. Así que se encuentra confuso y tiene que tomar una decisión difícil”.

“Convertimos esto en el talón de Aquiles de Cheever porque todo el mundo tiene uno”, afirma Soderbergh. “En la misma situación, ¿se lo diría a mi hija?”

Cheever está aún más preocupado de haber escogido a dedo a la Dra. Erin Mears como el miembro del Servicio de Inteligencia de Epidemias que dirigirá, en el terreno, a los primeros expertos en reaccionar ante la catástrofe. Habiéndole encargado esta misión, que ella encarecidamente quería y se merecía, podría haber sellado su destino sin saberlo.

Kate Winslet, que encarna a Mears, cree que la novata no se habría echado atrás ni por un momento, incluso aunque hubiera sabido desde un principio el verdadero riesgo. Al documentarse para el papel, Winslet pasó mucho tiempo en el centro de prevención y control de enfermedades, conoció empleados que trabajan y trabajaron en el Servicio de Inteligencia de Epidemias, para tener una percepción real no sólo del trabajo en sí, sino también del tipo de persona que puede hacerlo. “Algunos me contaron que se sentían más vivos cuando se encontraban en una misión”, nos cuenta Kate. “Hay que ser increíblemente resuelto para desempeñar este trabajo. Sacrificas horas de dormir, vida social y hasta tu propia seguridad, pero es un honor que te elijan. Es para lo que todos ellos se han formado y lo que quieren hacer, son personas a las que envían a zonas de guerra en las que ha habido un brote de un virus nuevo. No hay lugar para el miedo. Si lo sienten, aprenden a dejarlo a un lado”.

“Mears es otro personaje que hace que el público se meta en la película”, afirma Soderbergh. “Parte de su trabajo consiste en explicar de forma simple y precisa la situación, hasta la forma en la que el distanciamiento social puede prevenir la propagación de la infección. Sin embargo, se tiene que enfrentar a personas que no siempre son capaces de razonar por culpa del pánico”.

Y lo que es más importante: “Ella nos acerca la jerga técnica, de forma que podamos comprender el impacto sin sentirnos desbordados por términos muy científicos”, añade Winslet.

Como compañera de Mears en Ginebra está Marion Cotillard interpretando a la Dra. Leonora Orantes. Cuando surgen focos de la enfermedad en Londres, Hong Kong, Tokyo y otras ciudades del mundo al mismo tiempo que en EEUU., Orantes empieza a estudiar la secuencia de transmisión. “Mientras todo lo demás en la película va hacia adelante, Orantes vuelve atrás en el tiempo para desentrañar el misterio de dónde procede esta cosa, que será la clave para descubrir a dónde puede ir después”, dice Shamberg.

Cotillard añade: “Empieza con Beth Emhoff; Beth es la primera persona conocida que muere por culpa del virus, por lo que la Dra. Orantes reconstruye todo su itinerario. Afortunadamente para ella, ahora tenemos cámaras en todos sitios, así que lo primero que hace es estudiar las imágenes de las cámaras del hotel, del ascensor y del casino”. Con todo y con ello, esto no la lleva muy lejos. “Puedes descubrir un punto de contacto entre dos personas y saber que las dos han enfermado, pero puede haber sido de cualquier forma. La pregunta es, ¿quién de los dos infectó al otro?

“Mientras tanto el tiempo es nuestro enemigo”, añade. Por muy rápidamente que Orantes y los demás trabajen, el virus se mueve todavía más rápido. La gente muere y la desesperación aumenta. Cuando ya no queda agua y necesitas beber, luchas por el agua”.

Además, Orantes debe estar siempre pendiente de cómo los acontecimientos y las investigaciones, y sus posibles consecuencias, podrían acabar con las relaciones diplomáticas en todo el mundo. “Se ve inmersa en situaciones en las que tiene que lidiar con temas culturales y científicos que a veces entran en conflicto”, dice Soderbergh.

Quizás a causa de eso, sigue explicando: “Orantes es un personaje algo cerrado, muy profesional pero también distante y frío. Sin embargo, algo le ocurre en el transcurso de la historia que le produce un profundo cambio emocional… algo que no le habría ocurrido si no se hubiese puesto a buscar el origen de este virus”.
Junto a Orantes, en este grupo de investigación, se encuentra el veterano actor alemán Armin Rohde que interpreta al supervisor de Orantes, Damian Leopold y Chin Han (El caballero oscuro) que encarna a Sun Feng, su conexión oficial de Hong Kong y Macao.

LA EPIDEMIA DE MIEDO

KRUMWIEDE:

El día uno había dos personas, luego cuatro y luego 16; en tres meses mil millones.
Esa es la trayectoria que llevamos. El mundo no conoce la verdad.

Mientras que la comunidad médica internacional busca una cura, el controvertido periodista freelance Alan Krumwiede tiene otro objetivo. Posee un genuino instinto periodista, combinado con una desconfianza patológica con respecto a todo lo que tenga que ver con asuntos oficiales y tiene una ligera tendencia al dramatismo; se compromete en su popular blog a sacar a la luz la verdad sobre la creciente epidemia…a su manera.

“Sus exigencias de conocer la verdad podrían verse como un acto heroico”, comenta Jude Law, que encarna el papel de este hombre que reivindica, entre otras cosas, que hay muchas más muertes de las que han informado y posiblemente una cura a la que deniegan el acceso. “Él cree que la gente tiene derecho a saber la verdad y que deberían informar de lo que pasa, especialmente tratándose de algo de semejante envergadura, y es el primero en contar la historia de un hombre que muere en un autobús de Tokyo, que acaba resultando ser una de las primeras víctimas del virus. Confía plenamente en sus principios, pero a menudo, su ego y su orgullo le entorpecen el camino. Sus historias tienen una gran repercusión y no siempre se preocupa por las posibles repercusiones de sus noticias.

“Krumwiede no siempre falla”, señala Soderbergh.

Pero tampoco es que siempre lleve razón. Y lo que él mismo predice acaba cobrando vida propia cuando la gente, desesperada por obtener alguna respuesta, recurre a su blog. A medida que la enfermedad se expande, también lo hace su base de suscripciones, que comienza con la modesta cifra de 2 millones de personas que se acaban convirtiendo en 12. “Siempre que se dan acontecimientos importantes surgen teorías conspiratiorias”, comenta Burns. “Y así como el virus comienza en una sola persona y se va extendiendo, Krumwiede se convierte en el 'paciente cero’ de lo que se convertirá en una epidemia de miedo paralela a la vírica”.

A la hora de desarrollar el complejo e innegablemente carismático personaje, Soderbergh nos cuenta: “Jude y yo estuvimos hablando sobre los bloggers antisistema, dados a las teorías conspiratiorias; sobre cómo suenan, cómo visten y cómo se comportan. Definitivamente queríamos que tuviese algo de mesiánico”.

“Lo más interesante es que en ningún momento sabes realmente de qué va”, afirma Jacobs. “¿Es verdad que el gobierno esconde algo y el remedio natural del que habla sí que funciona? Creo que todos sospechamos en algún momento que no nos están contando toda la verdad y en ese sentido, Krumwiede representa el punto de vista de los espectadores”.

“Pero termina cruzando la línea”, apunta Law.

Uno de los objetivos principales de Krumwiede es Elliott Gould, encarnado por Matt Damon, que vuelve a formar parte del equipo de Soderbergh tras las tres películas de la saga de Ocean’s Eleven, mientras que el Doctor Ian Sussman, un investigador científico de San Francisco, trabaja de forma independiente en una posible vacuna, en contra de las órdenes dadas por centro de prevención y control de enfermedades. Monique Gabriela Curnen (El caballero oscuro) interpreta a la editora de un periódico, Lorraine Vasquez, que rechaza la oferta de Krumwiede por una exclusiva justo antes de que se conozcan los casos de contagio.

UN ESCENARIO MUNDIAL

ORANTES:
Fíjate, es una transmisión.
Sólo hay que saber en qué sentido.

La producción de Contagio comenzó en septiembre de 2010 con un trabajo de fotografía centrado en Hong Kong, y continuó en Chicago, Atlanta y San Francisco, con paradas en Londres y Ginebra. El diseñador de producción Howard Cummings, que trabaja junto a Soderbergh por tercera vez, utilizaba el Skype para comunicarse con el resto de su equipo que se encontraba repartido por el mundo. Además, comenta: “Creamos una completísima página web a la que cualquiera que trabajara en la película pudiera acceder en caso necesario para consultar cosas del tipo: qué uniformes lleva la policía de Kowloon o qué es una máscara N100”.

Conocido por sus eficientes procedimientos, Soderbergh ha vuelto a ejercer de nuevo en Contagio, como director y cinematógrafo simultáneamente, usando la última versión de la cámara digital RED que utiliza la luz disponible. “Además, corta todas las noches y así podemos ver el trabajo del día”, añade Sher. “Como Hong Kong es famoso en el mundo del cine por ser una localización habitual para películas de guerra de guerrillas, el equipo bromeaba con que Steven terminaría con la guerra de los cineastas.

Una de las escenas más importantes de la película se desarrolla en el casino de Macau, pero como está prohibido rodar alrededor de las mesas de apuestas, reprodujimos la habitación en el emblemático restaurante flotante Jumbo Floating en el Puerto de Aberdeen de Hong Kong. “Cuando Steve entró en la estancia, pensé ‘Oh, no’, porque enseguida pude ver que le encantaba y eso significaba que me iba a pasar todo tiempo con mi equipo transportando el material de aquí para allá en los Juncos Flotantes para llevarlo hasta el restaurante”, comenta Cummings entre risas. Y así fue, pero por suerte, el diseñador descubrió que el personal de la zona estaba perfectamente acostumbrado a utilizar los Juncos Flotantes para el transporte de mercancía.

Entre las localizaciones que utilizamos estaba el Aeropuerto internacional de Honk Kong; el Hotel Continental; el Hospital Princesa Margarita; y una escena abordo del Ferry Star, que cruza desde Kowloon a la isla de Hong Kong.

Después nos fuimos a Chicago y alrededores para recrear Minneapolis, lugar de residencia de los Emhoff y Atlanta. La nieve era un elemento básico a lo largo de toda la película. Ya fuera real o recreada por medio de efectos, mantiene una frialdad constante en el mundo de Mitch Emhoff, así como "Una especie de mirada hipersensible", tal como describe Cummings.

El rodaje se llevó a cabo en el Hospital Elgin’s Sherman; en los aeropuertos de O’Hare y Midway; en la escuela de primaria de Wilmette, donde Matt Damon ofreció posteriormente una entrevista y se hizo unas fotos para el periódico de los estudiantes de tercer y cuarto grado; el puente Henry Ford de Chicago, donde rodamos por la noche, bajo un helador aguacero, y que nos sirvió de escenario para una volátil confrontación fronteriza.

La escena más larga y ambiciosa de todas la rodamos en el National Guard General Jones Armory de Chicago, convertido en enfermería, y en Waukegan, donde nos cerraron parte de la ruta Amstutz Expressway durante un día, y la usamos para que pareciera la autopista Dan Ryan de Chicago, en una dramática escena en la que aparece un convoy de vehículos militares escoltados por dos helicópteros Black Hawk, todo por cortesía de la Guardia Nacional de Illinois.

Entre los préstamos de la Guardia Nacional también incluyeron: vehículos militares (Humvees), escuadrones de combate aéreo (FMTV), jeeps y dos helicópteros Black Hawk UH 60, así como más de 100 personas uniformadas de California, Illinois y Georgia. “El Ministerio de Defensa nos dio permiso para incluir en la película soldados de la Guardia Nacional y equipo oficial”, comenta Jacobs. “Además también teníamos acceso a muchos otros vehículos. Vince Ogilvie (Subdirector de Entertainment Media, OASD-PA) estaba en plató con nosotros, fue un asesor técnico inmejorable, y nos ayudó a que todo pareciera realista, algo fundamental para nosotros”.

En la base de operaciones de Krumwiede en San Francisco, Cummings simuló el colapso absoluto de los servicios durante los meses de aislamiento, amontonando en los vecindarios de North Beach y Potrero Hill pilas y pilas de basura y de ropa (como si la gente lo hubiera tirado por las ventanas en un intento de deshacerse de cualquier cosa potencialmente contaminada). También salen en escena el San Francisco Chronicle, los estudios de televisión de KPIX, el Golden Gate Park, y la Universidad de San Francisco en la zona de Mission Creek, donde Krumwiede se encara con el Dr. Sussman.

El mayor reto con el que se encontró el diseñador de producción fue el de recrear el BSL-4 (Laboratorio de bioseguridad nivel 4) para las escenas en las que Jennifer Ehle y Demetri Martin, encarnando a los doctores Ally Hextall y David Eisenberg, experimentan con agentes biológicos peligrosos. Las estancias del BLS-4 estás presurizadas, de forma que no sale nada de aire, tienen puertas de acero, juntas hinchables y una salida con un compartimento estanco y duchas con desinfectantes. “Fue un trabajo muy difícil para Howard el de recrear de forma realista estos laboratorios y los equipos”, afirma Soderbergh. Además, también hay trajes presurizados con oxígeno para tratar con materiales peligrosos, a los que les llega el aire a través de unos tubos que tenían que estar debidamente conectados para que pareciera que funcionaban de verdad. Tuvo que construir una enorme red de tuberías en el techo del plató”.

Louise Frogley, la diseñadora de vestuario, otra habitual del equipo creativo de Soderbergh, fue la que confeccionó los trajes del BLS-4 para Ehle y Martin, diseñados para mantener al que lo lleva puesto en una impenetrable burbuja de aire.

Ehle nos explica: “Si alguien quiere ir a otra zona del laboratorio, debe desconectar el tubo del aire y conectarlo al siguiente en un máximo de dos minutos, ya que el traje expulsa aire continuamente para crear una barrera entre el que lo lleva puesto y las posibles toxinas de la estancia. El más mínimo enganchón podría ser fatídico”.

LA CIENCIA REAL

Antes de empezar a trabajar con el guión de Contagio, Burns se reunió con los mejores expertos en enfermedades contagiosas y estuvo investigando durante meses para asegurarse de que la historia que él y Soderbergh querían contar fuera realista. “Esta gente se emociona con cosas que a la mayoría de nosotros nos aterrarían”, cuenta maravillado.

Entre aquellos que nos prestaron su tiempo y sus conocimientos cabe destacar al doctor W. Ian Lipkin, director del Centro de Infección e Inmunidad de la Universidad de Columbia y profesor de epidemiología, neurología y patología; al doctor Larry Brilliant, Máster en Salud Pública, licenciado en medicina preventiva y presidente del Skoll Global Threats Fund; al doctor Mark Smolinski, epidemiólogo formado en el centro de prevención y control de enfermedades, Máster en Salud Pública, también del Skoll Global Threats; a Nathan Wolfe, licenciado en Filosofía y Letras, Doctor en Ciencias, director de The Global Viral Forecasting Initiative (Iniciativa de pronóstico de virus pandémicos) y miembro del equipo que descubrió los virus Hantavirus; y a la escritora científica Laurie Garrett, Miembro Senior de Global Health en el Consejo de Relaciones Internacionales y autora de The Coming Plague (La plaga inminente).

No solo compartieron sus conocimientos como asesores técnicos, sino que abrieron la puerta a los cineastas y a los actores a fuentes de documentación adicionales que les permitirían realizar mejor su trabajo, tanto delante como detrás de las cámaras. Lipkin solía estar presente en el plató durante los rodajes. Shamberg comenta: “Cuando invitas al público a entrar en un laboratorio profesional en una película como esta, quieres que el equipo sea el correcto, que el protocolo que se sigue y la jerga resulten creíbles y que los actores se sientan como peces en el agua en este entorno”.

Basándose en el guión de la película, Lipkin diseñó el patógeno que deambula a sus anchas en Contagio, un virus ficticio que considera “biológicamente posible” con una composición científica similar a la del virus real Coronavirus, pero con un impacto más agresivo. Incluso creó un modelo del virus en 3D para la película.

“Entre los últimos 10 y 20 años, la frecuencia con la que están apareciendo brotes de enfermedades contagiosas ha aumentado de manera significativa”, afirma. “Hay varios factores que han contribuido a que se de esta situación, por ejemplo el traslado de personas a zonas donde entran en contacto ciertos animales sin darse cuenta y el cambio climático, que contribuyen a la redistribución de insectos y altera la genética de estas especies, dándoles la capacidad de transportar algunos virus a zonas que son más templadas. Además del traslado de personas, también está el de distintos productos por todo el mundo. Es una combinación de factores”.

En cuanto a todo lo que aprendió durante el rodaje de Contagio, Soderbergh opina: “Salí del rodaje más preocupado, pero también más seguro. Más preocupado en cuanto a que todas las personas con las que hemos hablado opinan que en algún momento existirá un virus que dará problemas, pero también más seguro al ver la inteligencia y la capacidad de la gente que está en primera línea de defensa si eso ocurre. Aunque nuestra intención no era presentarles como héroes, en realidad lo son. Cuando hay algún brote, se montan en un avión y vuelan justo al origen.

“Cuando empezamos a trabajar en este proyecto, lo que sabíamos de su trabajo era muy poco”, continúa el director. “Comprendimos que había ciencia implicada pero no creo que ninguno de nosotros se imaginaba la complejidad de los asuntos políticos, prácticos y humanos a los que se enfrentan cada vez que combaten una enfermedad contagiosa. Estar en su sala de operaciones y ver con qué exactitud siguen cada mínima pista en pueblos perdidos de todo el mundo... es increíble. Espero que la próxima vez que la gente oiga hablar del Centro de Prevención y Control de Enfermedades Contagiosas o de la OMS, se de cuenta de que son, literalmente, miles de personas consagradas y apasionadas que trabajan sin descanso para mantenernos a los demás a salvo”.

“Una de las cosas que he aprendido es que nuestra relación con los virus no es algo que vaya a desaparecer, forma parte de la vida del planeta”, comenta Burns. “La ciencia, la medicina y las comunicaciones han avanzado mucho, pero esto conlleva un aumento del riesgo debido a la rapidez con la que nos podemos trasladar de un continente a otro. Eso es lo que Steven y yo queríamos reflejar en esta película: lo interconectados que estamos todos. Tenemos las infraestructuras de ayuda necesarias, pero al final todo depende de nosotros, de que nos protejamos entre nosotros”.

“También es un recordatorio de lo vulnerable que es nuestra civilización”, apunta Matt Damon. “Hace poco vi un reportaje sobre el gran desastre que se vivió hace un siglo del virus influenza y sobre cómo la población pensaba entonces que faltaba una semana para el fin del mundo, no por las muertes, sino porque ese era el plazo que se daban antes de que la estructura social se desmoronase. Y esta película también va un poco por ahí”.

Durante la producción, casi nadie del reparto ni del equipo se mantuvo inmune a la ansiedad de Contagio, desatada sobre todo en las interacciones cotidianas, y alteraron sutilmente su comportamiento en algunos aspectos. También se crearon situaciones muy graciosas, el choque amistoso de puños se convirtió en el nuevo saludo, después simplemente el saludo consistía en levantar una ceja. Pero al fin y al cabo, todo era debido a un nuevo nivel de concienciación.

“Soy mucho más consciente de lo que toco yo y la gente que me rodea. No es que me esté convirtiendo en un fóbico a los gérmenes, pero empiezas a ver las cosas desde otro prisma”, apunta Soderbergh. “Esta película va a hacer con los ascensores y los pomos lo mismo que Tiburón hizo con las playas”.

SOBRE EL REPARTO

MARION COTILLARD (Dra. Leonora Orantes) ganadora de un Oscar® a la Mejor Actriz en 2007, por su conmovedora interpretación de la legendaria cantante francesa Edith Piaf en La Vie en Rose, convirtiéndose así en la primera actriz en llevarse la estatuilla por una interpretación en francés. Gracias a su actuación, también se llevó el BAFTA, el Globo de Oro y el César, y fue nominada al Screen Actors Guild (SAG) Award® (Premio del sindicato de actores) y al Critics’ Choice Award (el premio de la crítica). Además fue proclamada Mejor Actriz por organizaciones de críticos en todo el mundo, incluyendo la Asociación de Críticos de Los Ángeles y el London Film Critics Circle.
A principios de este año, Cotillard participó en la comedia romántica de Woody Allen Midnight in Paris, junto a Rachel McAdams y Owen Wilson, una película que indaga en la ilusión común de que cualquier vida ajena es mejor que la propia. Anteriormente la pudimos ver en el gran éxito de Christopher Nolan Origen, con Leonardo DiCaprio, y en Pequeñas mentiras sin importancia, escrita y dirigida por Guillaume Canet y estrenada en Francia.
Actualmente se encuentra inmersa en la producción del drama de acción El caballero oscuro, la leyenda renace, a las órdenes de Nolan y junto a Christian Bale.
Entre sus películas podemos encontrar la exitosa saga francesa Taxi, escrita por Luc Besson; Quiéreme si te atreves, de Yann Samuell; y Big Fish, de Tim Burton. Consiguió su primer premio César a Mejor Actriz de Reparto, por su interpretación en Largo domingo de noviazgo, de Jean-Pierre Jeunet. Posteriormente, ha protagonizado Un buen año, de Ridley Scott, Enemigos públicos, de Michael Mann, y Nine, la adaptación del famoso musical llevada al cine por Rob Marshall. Su interpretación en esta última le granjeó las nominaciones al Globo de Oro y al Critics’ Choice Award, y compartió con sus compañeros la nominación a Mejor Reparto Cinematográfico en los premios SAG Award®.
En 2010, Cotillard fue nombrada Caballero de la Orden de las Artes y las Letras por su contribución al enriquecimiento de la cultura francesa. Nació en París y estudió teatro en el Conservatoire d’Art Dramatique en Orléans.

MATT DAMON (Mitch Emhoff) ha sido galardonado por su trabajo delante y detrás de las cámaras; sus nominaciones más recientes al Oscar® y al Screen Actors Guild SAG Award® (Premio del sindicato de actores) a Mejor Actor de reparto le llegaron de la mano del heroico jugador de rugby Francois Pienaar, su personaje en el drama basado en hechos reales de Clint Eastwood Invictus. Además, fue nominado al Globo de Oro en dos categorías distintas en 2010: a Mejor Actor de reparto por Invictus, y a Mejor Actor Protagonista por El Soplón (The Informant!), dirigida por Steven Soderbergh. Comenzó su carrera cinematográfica con El indomable Will Hunting, largometraje que le valió un Oscar® a Mejor Guión Original y una nominación a Mejor Actor.
En septiembre le veremos protagonizando el drama de Kenneth Lonergan Margaret, y junto a Scarlett Johansson en la comedia dramática basada en hechos reales We Bought a Zoo, llevada a la gran pantalla por Cameron Crowe. También ha prestado su voz a la película de animación Happy Feet 2, de George Miller.
A principios de este año, Damon interpretó el papel principal en el thriller de George Nolfi Destino oculto. En 2010, protagonizó Valor de Ley, el remake de los hermanos Cohen de la clásica película del Oeste que fue nominada al Oscar; Más allá de la vida, largometraje dramático de Clint Eastwood; y Green Zone: Distrito protegido, thriller de acción de Paul Greengrass.
Damon ya había trabajado a las órdenes de Greengrass en El mito de Bourne y El ultimátum de Bourne. Comenzó a dar vida a Jason Bourne en 2002, con El caso Bourne, taquillazo de acción dirigido por Doug Liman.
Entre sus películas más recientes se encuentran: Infiltrados, ganadora del Oscar a Mejor Película, en la que es protagonista junto a Leonardo Di Caprio, Jack Nicholson y Mark Wahlberg; El buen pastor, thriller dramático de Robert De Niro, en el que comparte pantalla con el propio De Niro y con Angelina Jolie; y Syriana, thriller geopolítico de Stephen Gaghan, junto a George Clooney. También forma parte del equipo de ladrones, junto con Clooney y Brad Pitt, de Ocean’s Eleven, gran éxito de Soderbergh que cuenta con un importante elenco de estrellas; y de la secuela, Ocean’s Twelve y Ocean’s Thirteen.
En cuanto a la pequeña pantalla, Damon es productor ejecutivo del proyecto del canal de Historia The People Speak, en el que también aparece, y que está basado en un libro coescrito por el historiador Howard Zinn, donde algunos de los personajes más conocidos de la industria realizan lecturas dramáticas y diversas interpretaciones.
Procedente de Boston, Damon asistió a la Universidad de Harvard y comenzó su experiencia en los escenarios con el American Repertory Theatre. Su primera aparición en una película llegó con Mystic Pizza, después interpretó papeles en Colegio Privado (Private Ties); Gerónimo, una leyenda, de Walter Hill; y los proyectos para la televisión por cable Rising Son y Viejos muchachos, de Tommy Lee Jones. Llamó la atención del público por primera vez en 1996, con su interpretación de un atormentado veterano de la guerra del Golfo en En honor a la verdad.
Damon escribió junto a su amigo de toda la vida, Ben Affleck, el aclamado drama El indomable Will Hunting, por el que se llevaron el Oscar® y el Globo de Oro a Mejor Guión Original, así como premios de diversas asociaciones de críticos. Damon obtuvo además, una nominación al Globo de Oro y al SAG Award® a Mejor Actor principal. Además, en 1997, Damon protagonizó El poder de la justicia, dirigida por Francis Ford Coppola, y hace una aparición en Persiguiendo a Amy, de Kevin Smith.
Al año siguiente, Damon interpretó el papel principal en Salvar al soldado Ryan, premiado drama bélico de Steven Spielberg ambientado en la Segunda Guerra Mundial; y protagonizó junto a Edward Norton el drama de John Dahl Rounders. En 1999, Damon obtuvo su tercera nominación a los Globos de Oro por su papel en El talento de Mr. Ripley, dirigida por Anthony Minghella. Posteriormente, participó en Dogma, de Kevin Smith, junto a Ben Affleck; La leyenda de Bagger Vance, de Robert Redford; Todos los caballos bellos, de Billy Bob Thornton; la comedia de los hermanos Farrelly Pegado a ti; Los hermanos Grimm, de Terry Gilliam, y Confesiones de una mente peligrosa, de George Clooney.
Damon y Affleck fundaron juntos la productora LivePlanet, que ha obtenido tres nominaciones a los premios Emmy por las tres temporadas de Project Greenlight, serie que relata el “cómo se hizo” de películas independientes llevadas a la pantalla por escritores y directores noveles. Entre las películas que han producido a través de Project Greenlight se encuentran: Stolen Summer, The Battle of Shaker Heights y Feast (Atrapados). LivePlanet es también la productora del documental Running the Sahara, dirigido por el oscarizado James Moll.
Además, Damon es cofundador de Water.org y de Not On Our Watch.

LAURENCE FISHBURNE (Dr. Ellis Cheever) cuenta con un currículum impresionante, no sólo como actor, sino también como productor y director. En 1992, ganó el premio Tony, el Drama Desk, el Outer Critic's Circle y el Theater World por su interpretación de Sterling Johnson en Two Trains Running. En 1993, su participación en el capítulo de estreno de la serie Tribeca le granjeó un premio Emmy y para completar el triplete, en 1993 también, fue nominado al Oscar® por su interpretación de Ike Turner en Tina.
Fishburne acaba de recibir otra nominación a los Emmy por su interpretación de Thurgood Marshall en el filme Thurgood, una adaptación televisiva de la HBO. Comenzó a interpretar a este personaje en 2008 en el estreno de la obra en Broadway, por la que fue nominado al Tony a Mejor Actor y ganó el Drama Desk y el Outer Critics’ Circle. En 2010, volvió a meterse en el papel para representarlo en el Geffen Playhouse de Los Ángeles y en el Kennedy Center en Washington, DC
Entre los últimos títulos de Fishburne se incluyen Predators y Blindado, una película de atracos, ambas dirigidas por Nimród Antal. En 2008, se unió al reparto de la exitosa serie de la CBS CSI Las Vegas, y ha firmado un primer acuerdo de producción a través de su productora cinematográfica Cinema Gypsy Productions, con la también productora CBS Paramount Network Television. Entre las películas producidas por Cinema Gypsy podemos contar Akeelah contra todos; Fingers, ataque terrorista; y Compromiso de sangre. También en 2008, pudimos ver a Fishburne en el éxito de taquilla 21 Black Jack junto a Kevin Spacey. Además, protagonizará, dirigirá y producirá The Alchemist, que se encuentra en fase de desarrollo.
En 2006, Fishburne, junto con su compañera de reparto en Tina, Ángela Bassett, protagonizó Akeelah contra todos, papel que le valió el premio a Mejor Actor en los Black Movie Awards de ese mismo año. La película arrasó con tres premios más en otras categorías, incluyendo el de Mejor Película. Inmediatamente después, coprotagonizó Misión Imposible III, y la aclamada película independiente Bobby, que obtuvo la nominación al Screen Actors Guild® Award a Mejor Reparto.
En teatro, en 2006, Fishburne protagonizó en el Center Theatre Group’s Mark Taper Forum de Los Ángeles Without Walls, una obra de Alfred Uhry dirigida por Christopher Ashley; y se llevó el galardón al Mejor Actor en la 17ª edición de los NAACP (Asociación nacional para el progreso de la gente de color). Posteriormente protagonizó, junto a Ángela Bassett, en el Pasadena Playhouse Fences, de August Wilson, batiendo el récord de ventas del teatro.
En 2005, protagonizó Asalto al distrito 13, y, anteriormente, formó parte del reparto de la taquillera saga Matrix, Matrix Reloaded, y Matrix Revolutions. También participó en la aclamada por la crítica Mystic River, de Clint Eastwood, y en Biker Boyz.
En 2000, Laurence debutó como director, además de ser productor y protagonista, en Compromiso de sangre, guión que escribió basándose en la obra teatral de un solo acto Riff Raff, pieza que Fishburne había protagonizado, escrito y dirigido en 1994, por la que había recibido los elogios de la crítica y que posteriormente se representó en el teatro neoyorquino de la productora Circle Rep. La gira inicial de esta obra fue la primera producción llevada a escena por su propia productora.
En 1999, actuó en el teatro Roundabout de Broadway interpretando a Enrique II en El león en invierno. Además, fue productor ejecutivo y protagonista de Entre el bien y el mal, dirigida por Michael Apted para la HBO. En 1997, Fishburne fue nominado al Emmy y a los NAACP Image Awards por su interpretación en el papel principal del drama de la HBO El experimento Tuskegee, del que también fue productor. La película está basada en el controvertido estudio médico de Tuskegee, y ganó cinco Emmys, incluyendo el de Mejor Telefilme y el codiciado President’s Award, que se otorga a los programas con fines sociales o educativos.
En el extenso currículum de Fishburne podemos encontrar: Horizonte final, de Paul Anderson; Hampones, de Bill Duke, película que protagoniza y produce él mismo; la comedia de acción Fugitivos encadenados; Otello, gracias a la cual se convirtió en el primer afroamericano en interpretar al Moro; el telefilme original de la HBO Escuadrón de combate 332, por la que fue nominado a los NAACP Image Awards, al Globo de Oro, a los Emmy y a los CableACE; Malas compañías; Los chicos del barrio y Semillas de rencor, ambas dirigidas por John Singleton, y esta última le granjeó un premio NAACP Image Award; En busca de Bobby Fischer; La cara sucia de la ley; Causa justa; y El color púrpura, largometraje nominado al Oscar® dirigido por Steven Spielberg.
Fishburne comenzó su carrera interpretativa con 10 años en la serie televisiva One Life to Live, antes de debutar en el cine con 12, en Cornbread, Earl and Me. A los 14 años, le contrataron para una obra en el Negro Ensemble Theater y entró en la Escuela de interpretación; y a los 15 ya apareció en la épica Apocalypse Now. Después de esto, continuó participando en importantes largometrajes, como Acción judicial, El rey de Nueva York, Danco: calor rojo, Pesadilla en Elm Street 3, Cotton Club y La ley de la calle; y los telefilmes Decoration Day, For Us the Living y Rumor of War.
Fishburne es embajador de UNICEF. En 2007, recibió el premio de Artista del año concedido por la Universidad de Harvard, por su inestimable aportación a las artes interpretativas en EEUU y a nivel internacional, así como por su contribución humanitaria.

JUDE LAW (Alan Krumwiede) es considerado uno de los mejores actores británicos, y cuenta en su haber con una amplia variedad de películas y obras teatrales.
Le veremos próximamente junto a Robert Downey Jr. en Sherlock Holmes, Juego de sombras (Sherlock Holmes 2), de Guy Ritchie, donde retoma su papel del éxito mundial Sherlock Holmes. Entre sus próximos estrenos se incluyen La invención de Hugo, de Martin Scorsese, junto a Chloe Moretz; 360, de Fernando Meirelles, que protagoniza con Rachel Weisz y Anthony Hopkins; y Ana Karenina, que llegará a la pantalla de la mano de Joe Wright y que empezará a rodarse en septiembre. Actualmente se encuentra en el West End de Londres interpretando Anna Christie.
Law regresó hace poco a los escenarios para protagonizar la producción de Donmar Warehouse de Hamlet, de Shakespeare, primero en el West End de Londres, después llevó su interpretación a Broadway.
En cuanto al cine, la primera vez que Law llamó la atención de la crítica fue en 1997, por su interpretación de Lord Alfred Douglas, el amante de Oscar Wilde, en Wilde, por la que ganó un premio Evening Standard British Film. Cosechó elogios en todo el mundo gracias a su trabajo en El talento de Mr. Ripley, de Anthony Minghella. Su interpretación de Dickie Greenleaf, un niño bonito mimado y algo tontito, le valió la nominación a Mejor Actor de reparto en los Oscar®, los Globo de Oro y los BAFTA.
Años después, en 2003, fue también nominado a estos tres prestigiosos premios, esta vez en calidad de Mejor Actor Protagonista, gracias a su interpretación en el épico largometraje de la Guerra de Secesión Cold Mountain, que también dirigió Minghella. Obtuvo también la nominación al Globo de Oro por su papel en A.I. Inteligencia Artificial, dirigida por Steven Spielberg.
En 2004, Law protagonizó cinco películas totalmente diferentes, incluyendo dos por las que compartió con sus compañeros de reparto varios premios: Closer, el aclamadísimo drama de Mike Nichols, en el que comparte protagonismo con Julia Roberts, Clive Owen y Natalie Portman, y junto con los que se llevó el premio National Board of Review al Mejor Reparto; y El Aviador, de Martin Scorsese, por la que estuvo nominado junto a sus compañeros al Screen Actors Guild Award® en la misma categoría. Ese mismo año, Law protagonizó Alfie bajo las órdenes de Charles Shyer; Extrañas coincidencias, dirigida por David O. Russell; y Sky Capitain y el mundo del mañana, de la que también es productor. Además, le prestó su voz a Lemony Snicket en Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket.
Entre su amplio abanico y variedad de películas se incluyen: El imaginario del Doctor Parnasus, de Terry Gilliam; La huella, de Kenneth Branagh, película de la que también es productor; My Blueberry Nights, el primer largometraje en inglés de Wong Kar-wai; la exitosa comedia romántica de Nancy Meyers The Holiday (Vacaciones), junto a Cameron Diaz, Cate Winslet y Jack Black; Breaking and Entering, de Anthony Minghella; Camino a la perdición, de Sam Mendes, con Tom Hanks y Paul Newman; Enemigo a las puertas, de Jean-Jacques Annaud; eXistenZ, de David Cronenberg; Medianoche en el jardín del bien y del mal, de Clint Eastwood; y Gattaca, que supuso su debut en el cine estadounidense.
Law comenzó su carrera en los escenarios a los 12 años con el National Youth Theatre. En 1994 dio vida a Michael en la obra de Jean Cocteau Los padres terribles (Les Parents Terribles), interpretación por la que fue nominado a Mejor Actor Revelación en los premios Ian Charleson. Cuando se llevó la obra a Broadway le cambiaron el nombre por el de Indiscretions, y Law logró la nominación a los premios Tony como Mejor Actor de Reparto. Entre sus trabajos teatrales posteriores destacan: Lástima que seas una puta, en el Young Vic Theatre de Londres y su aclamada interpretación del personaje principal de Christopher Marlowe en Doctor Fausto, ambas dirigidas por David Ian. Recientemente, Law se ha involucrado mucho en la recaudación de fondos para reformar en profundidad el teatro Young Vic de Londres.
En 2007, la Academia Francesa premió a Law con el César honorífico en reconocimiento de su contribución al cine, y el gobierno francés le nombró Caballero de la Orden de las Artes y las Letras por sus logros artísticos.

GWYNETH PALTROW (Beth Emhoff) es, actualmente, una de las actrices más prolíficas y aclamadas, reconocida internacionalmente gracias a la consecución de un Oscar®, un Globo de Oro y un Screen Actors Guild Award® por su interpretación en Shakespeare in Love, bajo las órdenes de John Madden. Más recientemente, ha vuelto a ser nominada al Globo de Oro por La verdad oculta (Proof), dirigida por Madden.
Acaba de protagonizar, junto a Tim McGraw, el drama Country Strong; una película dirigida por Shana Feste, rodada en la capital estadounidense de la música: Nashville, Tennessee, en la que Paltrow interpreta canciones country originales. También ha retomado su personaje de Virginia “Pepper” Potts junto a Robert Downey Jr. para el exitazo de Jon Favreau Iron Man 2, y ha deleitado al público televisivo con su papel recurrente en la chocante y arrasadora serie de la Fox Glee, por el que ha sido nominada al Emmy este año.
Entre sus últimas películas destacan: Two Lovers, un drama romántico de James Gray en el que comparte pantalla con Joaquin Phoenix, y por el que obtuvo la nominación al premio Independent Spirit; el éxito de taquilla Iron Man; La chica de mis sueños, comedia dramática que supuso el debut de su hermano, Jake Paltrow, como director y en el que interpreta a la esposa de una estrella del rock trasnochada que ya sólo escribe canciones para anuncios, y comparte pantalla con Penélope Cruz y Danny DeVito.
Otras de sus películas son: Sylvia, en la que encarna a la famosa poetisa Sylvia Palth; Recortes de mi vida, de Ryan Murphy; Historia de un crimen (Infamous) y Emma, ambas de Douglas McGrath; Sky Captain y el mundo del mañana; Posesión, de Neil LaBute; Los Tenenbaums, una familia de genios, de Wes Anderson; Amor ciego, de Peter y Bobby Farrelly; The Anniversary Party; A dúo, de Bruce Paltrow; Algo que contar, junto a Ben Affleck; El talento de Mr. Ripley, dirigida por Anthony Minghella, junto con Matt Damon y Jude Law; Un crimen perfecto, de Andrew Davis; Dos vidas en un instante; Grandes esperanzas; Mi desconocido amigo; Se7en, de David Fincher; View From The Top; Mujeres bajo la luna; Jefferson en París; La Sra. Parker y el círculo vicioso, de Alan Rudolph”; Malicia; Hook, de Steven Spielberg; y Grita. El primer papel importante de Paltrow fue su destacable interpretación en Uña y carne, película de Steve Kloves que se llevó la ovación de la crítica y en la que comparte elenco con Meg Ryan y Dennis Quaid
Paltrow debutó como directora con Dealbreaker, un corto que escribió y dirigió junto con su amiga Mary Wigmore.
Nació en Los Ángeles, y procede de una familia muy vinculada a la industria cinematográfica. Su padre, Bruce Paltrow era un reconocido productor y su madre es la oscarizada actriz Blythe Danner. Al comienzo de su carrera, protagonizó junto a su madre y a Tony Goldwyn Picnic, una producción de Williamstown Theater.

KATE WINSLET (Dra. Erin Mears) ha dado vida a algunos papeles más memorables y cautivadores de la década. La oscarizada actriz goza de un trabajo aclamado tanto por la crítica como por estar repleto de éxitos comerciales, además, tiene en su haber numerosos premios y honores incluyendo el récord de cinco nominaciones a los Oscar®.
Winslet ganó su primer Oscar® por su papel de Hanna Schmitz en el drama de Stephen Daldry de 2008 The Reader (El lector), una adaptación del éxito de ventas del autor alemán Bernhard Schlink. Su interpretación también le ha valido un Globo de Oro, un Screen Actors Guild®, un BAFTA y un Critics’ Choice Awards, entre muchos otros. En 2009, protagonizó Revolutionary Road dirigida por Sam Mendes y basada en la aclamada novela de Richard Yates, que la reunió con el otro protagonista de Titanic Leonardo DiCaprio. Ganó un Globo de Oro y varias nominaciones por su interpretación de April Wheeler.
Más recientemente, Winslet ha ganado un premio Emmy por protagonizar Mildred Pierce de la HBO, del director Todd Haynes, basada en la novela épica de James M. Cain. La veremos próximamente junto a Jodie Foster en la comedia negra de Roman Polanski Un dios salvaje.
Winslet se crió en una familia de actores y empezó actuando para la televisión británica cuando tenía 13 años. Con 17 años, su nombre era internacionalmente conocido por la película de Peter Jackson Criaturas celestiales. Después, en 1995 interpretó el papel de Marianne Dashwood en Sentido y sensibilidad de Ang Lee. Winslet recibió su primera nominación al Oscar® por esta interpretación, además de un Globo de Oro, un BAFTA y un premio SAG®.
Después, protagonizó con Christopher Eccleston Jude, de Michael Winterbottom y tuvo el papel de Ofelia en Hamlet de Kenneth Branagh, antes de aparecer en el papel de Rose en la película de James Cameron Titanic, con Leonardo DiCaprio. Con 22 años, Winslet recibió su segunda nominación al Oscar® por este papel y el honor de ser la actriz más joven en ser nominada dos veces al Oscar®.
En 1997, Winslet protagonizó el papel de Julia en El viaje de Julia dirigida por Gillies McKinnon y en 1998 coprotagonizó con Harvey Keitel la tragicomedia de Jane Campion Holy Smoke. También protagonizó el drama de Philip Kaufman Quills, con Geoffrey Rush, Joaquin Phoenix y Michael Caine.
La interpretación de Winslet como la joven Iris Murdoch en la producción de Richard Eyre Iris, en 2001, le valió un Globo de Oro y otra nominación al Oscar: Después protagonizó Enigma, de Michael Apteds, un drama de espías sobre descifradores de códigos a comienzos de la Segunda Guerra Mundial y La vida de David Gale, con Kevin Spacey. Se tiñó el pelo de naranja y azul para su emocionante interpretación de la extravagante Clementine en ¡Olvídate de mí!, por la que recibió nominaciones al Oscar®, al Globo de Oro y al BAFTA a la Mejor Actriz. Después protagonizó con Johnny Depp Descubriendo Nunca Jamás, nombrada la mejor película de 2004 por el National Board of Review.
En 2006, vimos a Winslet en Todos los hombres del rey, con Jude Law y Sean Penn, dirigida por Steven Zaillian. Más tarde, prestó su voz a la película de animación Ratónpolis y acabó el año con la comedia romántica The Holiday (Vacaciones), con Cameron Diaz, Jude Law y Jack Black, además de la película de Todd Field Juegos secretos. Tras recibir su quinta nominación al Oscar® por su interpretación de Sarah Pierce en Juegos secretos, se convirtió en la actriz más joven en conseguir cinco nominaciones.

BRYAN CRANSTON (Contraalmirante Lyle Haggerty) ha ganado su tercer Emmy® consecutivo por su interpretación de Walter White en la serie Breaking Bad de la AMC. Cranston mantiene el honor de ser el primer actor de serie por cable y el segundo actor principal en la historia de los premios Emmy® en recibir tres premios consecutivos. Su interpretación le ha valido también un premio de la Television Critics Association, una nominación al Globo de Oro y dos nominaciones al Screen Actors Guild® Award.
Vimos recientemente a Cranston junto a Tom Hanks y Julia Roberts en la película dirigida por Hanks Larry Crowne, nunca es tarde. Este año protagonizará la película de Nicolas Winding Refn Drive, con Ryan Gosling y Carey Mulligan; en 2012 le veremos en la película de Andrew Stanton John Carter y en el drama de la Segunda Guerra Mundial Red Tails, escrita por George Lucas. Por otra parte, Cranston también participará en Argo, que dirigirá y protagonizará Ben Affleck. Sus próximos proyectos incluyen la esperada Desafío total de Len Wiseman y la adaptación a la gran pantalla de Rock of Ages, con Tom Cruise y Catherine Zeta-Jones, del director Adam Shankman.
Otras de sus películas son El inocente, Pequeña Miss Sunshine, Seeing Other People, Salvar al soldado Ryan y The Wonders. Nacido en una familia dedicada al negocio del espectáculo, Cranston debutó como actor a la edad de ocho años en un anuncio de United Way, pero no fue hasta que acabó el colegio cuando se planteó seriamente ser actor, ya que fue cuando descubrió una compañía de teatro y fue elegido por ésta para la temporada de verano. El papel en la película para televisión Love Without End le llevó a que le eligieran como miembro del reparto de Loving de la ABC. Continuó interpretando muchos papeles para televisión, incluyendo el papel de Hal de siete años de duración en la serie de la Fox Malcolm, por la que fue nominado al Globo de Oro y a tres premios Emmy; el papel del dentista Tim Whatley en Seinfeld; el de Buzz Aldrin en la aclamada serie de la HBO De la tierra a la luna y el telefilme I Know My First Name is Steven.
El trabajo de Cranston en los escenarios incluye The God of Hell, Chapter Two, The Taming of the Shrew, A Doll’s House, Eastern Standard, Wrestlers, Barefoot in the Park y The Steven Weed Show, por la que ganó un Drama-Logue Award.
También ha ejercido de guionista y director, escribió el drama romántico Last Chance como regalo de cumpleaños para su esposa, Robin Dearden, y dirigió y protagonizó la película. Cranston también ha dirigido varios episodios de Malcom, el piloto de la Comedy Central Special Unit y episodios de Breaking Bad. En 2011, fue productor ejecutivo y protagonista de la serie cómica exclusiva online The Handlers, para Atom.com.
Cranston también ha producido el DVD de instrucciones KidSmartz, diseñado para educar a las familias para que los niños estén a salvo en Internet. KidSmartz ayuda económicamente al Centro Nacional de Niños Desaparecidos y Explotados (National Center for Missing & Exploited Children).

JENNIFER EHLE (Dra. Ally Hextall) es una actriz premiada tanto en el escenario como en la pantalla. En 2000, fue aclamada por la crítica y ganó un premio Tony Award a la Mejor Interpretación por su papel debut en la obra The Real Thing de Tom Stoppard. Ganó su segundo premio Tony en 2006 por su interpretación de tres personajes en The Coast Of Utopia, de Stoppard. En cine, su interpretación de Elizabeth Bennet en la adaptación televisiva de la BBC de 1995 del clásico de Jane Austen Orgullo y prejuicio le valió un premio BAFTA.
Ehle ha aparecido recientemente con Geoffrey Rush en el oscarizado drama de Tom Hooper El discurso del rey, en la que interpreta el papel de esposa del logopeda del rey Jorge VI, Lionel Logue. La veremos próximamente en The Ides of March, dirigida y protagonizada por George Clooney, con Ryan Gosling, Marisa Tomei, Philip Seymour Hoffman y Paul Giamatti.
Otras de sus películas incluyen el drama nominado al Globo de Oro de Istvan Szabo Sunshine, con Ralph Fiennes; Posesión, de Neil LaBute, con Gwyneth Paltrow; The River King (Bajo el hielo) de Nick Willing, con Edward Burns y el drama criminal de Gavin O’Connor Cuestión de honor (Pride and Glory), con Colin Farrell y Edward Norton.

SANAA LATHAN (Aubrey Cheever) ganó una nominación al premio Tony por su interpretación en Broadway de Beneatha Younger en Una sombra bajo el sol, un papel que volvió a representar más tarde en la valorada y aclamada por la crítica producción de la ABC, con Sean Combs.
Más recientemente, ha interpretado el papel protagonista de la comedia By The Way, Meet Vera Stark, obra que se prorrogó en el 2econd Stage Theatre de Manhattan. Escrita por la ganadora del premio Pulitzer Lynn Nottage, la obra es un viaje a los años 70 a través de una testaruda criada afroamericana y actriz en ciernes, y de su complicada relación con su jefe, una estrella de Hollywood blanca que se aferra desesperadamente a su carrera. Hemos visto recientemente a Lathan en el escenario como Maggie en el West End de Londres, en el premiado reestreno aclamado por la crítica de La gata sobre el tejado de zinc.
Actualmente presta su voz a la serie de animación de la Fox El show de Cleveland. Otras de sus películas incluyen la del director Tyler Perry The Family that Preys, protagonizada por Perry, Kathy Bates y Alfre Woodard; A Wonderful World, con Matthew Broderick y Something New, por la que recibió una nominación al premio NAACP a la Mejor Actriz; además de un papel en la serie de la FX Network Nip/Tuck, a golpe de bisturí, por la que también recibió una nominación al premio NAACP.
Otras de sus películas incluyen la comedia romántica Brown Sugar, con Taye Diggs, Queen Latifah y Mos Def, que la reunió con Rick Famuyiwa, también director de Colegas. Lathan cautivó a la audiencia y a la crítica en el drama romántico de Gina Prince-Blythewood Love and Basketball, con Omar Epps.
Lathan recibió su primera nominación al premio Image Award de la NAACP a la Mejor Actriz de Película por la comedia romántica El mejor amigo del novio. La película, coprotagonizada por Morris Chestnut y Harold Perrineau, obtuvo críticas muy favorables y es una de las diez películas afroamericanas más taquilleras de la historia. También protagonizó Alien vs. Predator, un éxito de taquilla del director Paul W.S. Anderson y el thriller A contrarreloj, con Denzel Washington.

SOBRE LOS CINEASTAS

STEVEN SODERBERGH (Director) se llevó el Oscar® a Mejor Director por el drama de 2000 Traffic. Obtuvo dos nominaciones al Oscar® a Mejor Director ese año, recibiendo una de ellas por Erin Brockovich, protagonizada por Julia Roberts, cuya interpretación se llevó el Oscar®. Soderbergh había recibido anteriormente otra nominación al Oscar® a Mejor Guión Original por Sexo, mentiras y cintas de vídeo, que marcó su debut como director. La película también ganó la Palma de Oro del Festival de Cine de Cannes en 1989.
Soderbergh ha dirigido recientemente su película número 24, el thriller de espías Haywire, protagonizada por la luchadora de artes marciales mixtas Gina Carano en su debut cinematográfico. And Everything is Going Fine es una película documental sobre la vida y la obra del artista Spalding Gray, que se estrenó mundialmente en el Festival de Cine de Slamdance de 2010. Habían trabajado juntos en Anatomía de Gray y en El rey de la colina.
Otras de sus películas son The Girlfriend Experience, El soplón (The Informant!), Che, la trilogía de Ocean’s, El buen alemán, Bubble, Solaris, Full Frontal, El halcón inglés (The Limey), Un romance muy peligroso, Schizopolis, Bajos fondos (The Underneath) y Kafka, la verdad oculta.
También fue escritor, director, director de fotografía y editor de Equilibrium, protagonizada por Alan Arkin, Robert Downey Jr. y Ele Keats, perteneciente a la trilogía de películas eróticas Eros. Michelangelo Antonioni y Wong Kar-wai dirigieron los otros dos capítulos. La película se estrenó mundialmente en 2004 en el Festival de Cine de Venecia.
Además, Soderbergh ha producido o ha sido productor ejecutivo de un buen número de películas, incluyendo El hombre solitario, dirigida por Brian Koppelman y David Levien; I’m Not There, dirigida por Todd Haynes y protagonizada por Christian Bale, Cate Blanchett, Marcus Carl Franklin, Richard Gere, Heath Ledger y Ben Whishaw; Michael Clayton, dirigida por Tony Gilroy y protagonizada por George Clooney; el documental de la HBO His Way, dirigido por Douglas McGrath y la película Roman Polanski: Se busca, dirigida por Marina Zenovich.
Otras de sus películas como productor o productor ejecutivo incluyen las películas de Gregory Jacobs Escalofríos y Criminal; las películas de George Clooney Buenas noches y buena suerte y Confesiones de una mente peligrosa; A Scanner Darkly (Una mirada a la oscuridad), dirigida por Richard Linklater; Dicen por ahí..., dirigida por Rob Reiner; Syriana, dirigida por Stephen Gaghan; Keane de Lodge Kerrigan, proyectada en los Festivales de Cine de Telluride, Toronto y Nueva York; la película de John Maybury The Jacket; Lejos del cielo, dirigida por Todd Haynes; Insomnio, dirigida por Christopher Nolan; la película de Anthony y Joseph Russo Bienvenidos a Collinwood; Pleasantville de Gary Ross y la película de Greg Mottola The Daytrippers.
En diciembre del año 2009, Soderbergh creó y dirigió la obra Tot Mom con la compañía de teatro Sydney. Basada en el asesinato de Caylee Anthony, la obra la protagoniza Essie Davis, interpretando a la polémica comentarista de televisión Nancy Grace, quien luchó para que se hiciera justicia por este crimen e hizo a todo el mundo interesarse por él. Al mismo tiempo, dirigió su película número 22, The Last Time I Saw Michael Gregg, una comedia improvisada protagonizada por el reparto de Tot Mom.
El sindicato de directores de EEUU ha reelegido recientemente a Soderbergh por quinta vez consecutiva como el Vicepresidente nacional.

MICHAEL SHAMBERG (Productor) es socio de la Double Feature Films con Stacey Sher. Contagio es su tercera colaboración con Steven Soderbergh, después de las nominadas al Oscar® a la Mejor Película Erin Brockovich y Un romance muy peligroso. Otras de sus películas incluyen la nominada al Oscar® a la Mejor Película Pulp Fiction, la ganadora de 2005 de un Independent Spirit Award® Algo en común y, más recientemente, el drama médico Medidas extraordinarias.
Además, produjeron juntos Reality Bites (Bocados de realidad), Y entonces llegó ella, World Trade Center, Diarios de la calle, La llave del mal, Gattaca, Get Shorty. Cómo conquistar Hollywood y la secuela Be Cool, Matilda, Camp, De ahora en adelante y la serie de televisión de la Comedy Central Reno 911.
Shamberg también produjo las películas nominadas al Oscar® Reencuentro y Un pez llamado Wanda.
Entre sus próximos proyectos, Shamberg y Sher están trabajando en la preproducción de la nueva película de Quentin Tarantino Django Unchained. También han producido la película de Lisa Azuelos LOL, protagonizada por Miley Cyrus y Demi Moore, que se enstrenará el año que viene en EEUU.

STACEY SHER (Productora) es socia de la Double Feature Films con Michael Shamberg. Contagio es la tercera colaboración de Sher y Shamberg con Steven Soderbergh, tras las nominadas al Oscar® a la Mejor Película Erin Brockovich y Un romance muy peligroso.
Sher y Shamberg se encuentran actualmente trabajando en la preproducción de la nueva película de Quentin Tarantino Django Unchained. También han producido la película de Lisa Azuelos LOL, protagonizada por Miley Cyrus y Demi Moore, que se estrenará el año que viene en EEUU.
Otras de las películas de Sher y Shamberg incluyen la nominada al Oscar® a la Mejor Película Pulp Fiction y la ganadora en 2005 del Independent Spirit Award Algo en común, además de Reality Bites (Bocados de realidad), Y entonces llegó ella, Get Shorty. Cómo conquistar Hollywood y la secuela Be Cool, Gattaca, Medidas extraordinarias, Camp, Man on the Moon, De ahora en adelante, La llave del mal, Matilda, Todos la querían muerta, Buen rollito, Luna sin miel y la serie de televisión de la Comedy Central Reno 911, en la que Sher y Shamberg fueron productores ejecutivos durante seis temporadas.
En 2007, produjeron Diarios de la calle, protagonizada por Hilary Swank, escrita y dirigida por Richard LaGravenese, la cual fue elegida en 2007 para el premio Humanitas. Su película World Trade Center, protagonizada por Nicolas Cage, Michael Pena, Maria Bello y Maggie Gyllenhaal, dirigida por Oliver Stone, fue elegida en 2006 para el Christopher Award, premio para los creadores de películas que se adentran en los valores del espíritu humano.
La ACLU premió a Sher y Shamberg por su firme compromiso en el cine y la televisión, siendo este inspirador y de los que dan qué pensar, ya que trata temas desde la seguridad hasta la educación, desde la justicia social hasta la censura. Sher también recibió en 2002 el Mary Pickford Award de la escuela USC School of Cinematic Arts y el premio en 2000 Women in Film Independent Vision Award.

GREGORY JACOBS (Productor) continúa su colaboración con Steven Soderbergh, para el que produjo El soplón (The Informant!), protagonizada por Matt Damon; The Girlfriend Experience, protagonizada por Sasha Grey; El buen alemán, protagonizada por George Clooney, Cate Blanchett y Tobey Maguire; Full Frontal, protagonizada por Julia Roberts y Catherine Keener, que se estrenó en el Festival de Cine de Venecia en 2002 y Bubble, protagonizada por actores no profesionales. Bubble se estrenó en el Festival de Cine de Venecia en 2005 antes de proyectarse en los Festivales de Cine de Toronto y Nueva York. Anteriormente, Jacobs produjo Equilibrium, el capítulo dirigido por Soderbergh de la trilogía Eros, que se estrenó en 2004 en el Festival de Cine de Venecia antes de proyectarse en el Festival de Cine de Toronto. Michelangelo Antonioni y Wong Kar-wai dirigieron los otros dos capítulos.
El proyecto más reciente es el próximo thriller Haywire, protagonizada por la luchadora de artes marciales mixtas Gina Carano en su debut cinematográfico.
Jacobs fue también productor ejecutivo en la película de habla española de Soderbergh Che, protagonizada por Benicio Del Toro en el papel de Che Guevara. La película se estrenó en el Festival de Cannes de 2008, donde Del Toro recibió el premio al Mejor Actor.
Jacobs y Soderbergh trabajaron juntos por primera vez en 1992 cuando Jacobs era el asistente primero del director en El rey de la colina. Ha colaborado con el director en otras nueve películas, incluyendo Ocean’s Thirteen, Ocean’s Twelve, en la que trabajó como productor ejecutivo y Ocean’s Eleven; Solaris, como productor ejecutivo también; la ganadora del Oscar® Traffic; la nominada al mismo premio Erin Brockovich; El halcón inglés (The Limey); Un romance muy peligroso y Bajos fondos (The Underneath).
Además, Jacobs dirigió el thriller de terror Escalorfíos, protagonizado por Emily Blunt, Ashton Holmes y Martin Donovan, estrenado en 2007.
Jacobs debutó como guionista y director en Criminal, protagonizada por John C. Reilly, Diego Luna y Maggie Gyllenhaal. Antes de su estreno en septiembre de 2004, la película se proyectó en los Festivales de Cine de Venecia, Deauville y Londres. Como asistente primero del director, ha trabajado de forma frecuente con notables cineastas como John Schlesinger, Roland Joffe, Hal Hartley y Richard Linklater.
Entre otras de sus películas encontramos Muerte entre las flores y El pequeño Tate.
Procedente de Nueva Jersey, Jacobs fue a la Facultad de cine de la Universidad de Nueva York (New York University Film School).

SCOTT Z. BURNS (Guionista) ha escrito recientemente el guión de El agente de CIPOL., basado en un programa de televisión muy popular de los años 60. Actualmente en desarrollo en la Warner Bros., el proyecto supone la cuarta colaboración de Burns con Steven Soderbergh, quien forma parte de la dirección. También se encuentra actualmente en la adaptación del clásico de Julio Verne 20.000 leguas de viaje submarino para Disney, cuya producción está prevista para diciembre con David Fincher como director.
La primera colaboración de Burns como guionista con Soderbergh como director fue en El soplón (The Informant!), protagonizada por Matt Damon. También coescribió el exitoso thriller de acción El ultimátum de Bourne, protagonizado por Damon y dirigido por Paul Greengrass.
Como productor, Burns recibió el premio Humanitas y el Stanley Kramer Award del sindicato de productores de EEUU (Producers Guild of America) por su documental ganador del Oscar®, Una verdad incómoda.
Para televisión, Burns escribió y dirigió la película de la HBO Films aclamada por la crítica PU-239, producida por Soderbergh y George Clooney. También escribió The Library, una obra de teatro basada en la masacre de 1999 en la Escuela de Secundaria Columbine, con la producción de Kennedy/Marshall.
Burns empezó su carrera en publicidad, después de graduarse con honores con la mención Summa Cum Laude en la Universidad de Minnesota. Participó en el equipo creativo responsable de la original campaña Got Milk?, siendo reconocido su trabajo en publicidad por los Clio Awards, el Festival de Cine de Cannes y el de Nueva York.
HA escrito en GQ Magazine, en Condé Nast Traveler y en The Huffington Post.

JEFF SKOLL (Productor ejecutivo) es un filántropo y un empresario social, fundador y presidente de la Skoll Foundation, de Participant Media y del Skoll Global Threats Fund.
Como primer empleado a tiempo completo y presidente de eBay, Skoll desarrolló el plan de negocio inaugural de la empresa y dirigió su oferta pública inicial con éxito. eBay se ha convertido desde entonces en el mercado más grande del mundo online, conectando millones de compradores y vendedores y favoreciendo la creación de nuevos empresarios de éxito.
Creó la Skoll Foundation en 1999, que rápidamente se convirtió en la fundación más grande del mundo del empresariado social. Su programa insignia, los Premios Skoll para el Empresariado Social, ayuda actualmente a 85 empresarios sociales líderes cuyo trabajo de éxito ayuda a las poblaciones más necesitadas en más de 100 países. La Skoll Foundation también coproduce el Foro Mundial Skoll anual de Empresariado Social con el Centro Skoll para el Empresariado Social en la Saïd Business School de la Universidad de Oxford, uniendo empresarios con socios de los sectores sociales, financiero, privado y público. Anualmente, atrae a 800 distinguidos delegados, incluyendo personas de renombre mundial como el Reverendo Desmond Tutu, el presidente Jimmy Carter, el honorable Mary Robinson, el Dr. Paul Farmer, el premio Nobel Al Gore, Muhammad Yunus, Jody Williams y el Dr. R.K. Pachauri.
En 2009, fundó el fondo contra amenazas mundiales Skoll Global Threats Fund, centrándose en su inicio en cinco temas importantes para el mundo: el cambio climático, la escasez de agua, las pandemias, la proliferación nuclear y el conflicto de Oriente Medio.
Skoll fundó la empresa Participant Media en 2004 y ha trabajado como productor ejecutivo en más de 25 películas que le han valido cuatro premios Oscar® y 18 nominaciones. Algunas de las películas son Buenas noches y buena suerte, En tierra de hombres, Syriana, Una verdad incómoda, Cometas en el cielo, La guerra de Charlie Wilson, The Visitor, El soplón (The Informant!), El solista, The Cove, Countdown to Zero (Cuenta atrás), Esperando a Superman y Food, Inc. En 2008, Participant lanzó la página TakePart.com, una red de acción social para que la gente aprenda, se inspire, se conecte y se involucre en los principales asuntos que afectan a nuestras vidas.
Skoll se graduó en ingeniería eléctrica en la Universidad de Toronto, además de tener un máster de dirección de empresas de Stanford. Fue nombrado Doctor honoris causa en Derecho en la Universidad de Toronto y Doctor honoris causa de Servicio Público en la Universidad de Santa Clara. Otros de sus galardones incluyen estar entre los 25 Best Givers de la revista de finanzas Barron’s en 2009 y 2010, el Ultimate Game Changer in Entertainment de The Huffington Post; el premio a la Responsabilidad Corporativa en el Medioambiente; el premio Visionary del sindicato de productores de EEUU (Producers Guild of America); el premio Global Green USA’s Entertainment Industry Environmental Leadership; el premio Rave de la Wired Magazine en 2006; además de ser nombrado uno de los 50 filántropos más generosos en la revista Business Week (2003-2007) y una de las 100 personas más influyentes en la revista Time Magazine en 2006.

MICHAEL POLAIRE (Productor Ejecutivo) ya ha colaborado con Steven Soderbergh en cuatro ocasiones, las más recientes son el próximo thriller de espías Haywire, protagonizado por la luchadora de artes marciales mixtas Gina Carano y la película El soplón (The Informant!), protagonizada por Matt Damon.
Anteriormente trabajó en la adaptación del director de la novela de ciencia ficción Solaris, protagonizada por George Clooney y Natascha McElhone. La primera vez que formaron equipo fue en la comedia contemporánea Full Frontal, una película digital de 2 millones de dólares rodada en dieciocho días y protagonizada por David Duchovny, Nicky Katt, Catherine Keener, Mary McCormack, David Hyde-Pierce, Julia Roberts y Blair Underwood.
Polaire también participó en el documental de la PBS Carrier, una miniserie de 10 horas que narra la vida en el portaviones USS Nimitz durante su noveno mes de despliegue en el Golfo Pérsico, y también en el documental Paradise, sobre el mismo asunto.
Trabajó como coproductor y como responsable de la unidad de producción en la película de Atom Egoyan Where the Truth Lies y la película de Trey Parker Team America: La policía del mundo y produjo la película nominada al Oscar® Mulholland Drive del director David Lynch. Además, fue productor ejecutivo de la película de Lynch The Straight Story (Una historia verdadera), por la que Richard Farnsworth recibió una nominación al Oscar®, y trabajó también como productor ejecutivo en la película de John McNaughton Hablando de sexo, con Bill Murray y James Spader.
Polaire coprodujo el debut como director de Roman Coppola, CQ, protagonizada por Gerard Depardieu, Jeremy Davies y Elodie Buché. La película se proyectó en el Festival de Cine de Cannes en 2002. Coprodujo Un plan sencillo para el director Sam Raimi; el remake de Flubber y el profesor chiflado, protagonizado por Robin Williams y Eye for an Eye del director John Schlesinger con Sally Field, Ed Harris y Joe Mantenga.
Como responsable de la unidad de producción, Polaire ha colaborado con directores como Costa-Gavras en La caja de música y El sendero de la traición; con Arthur Hiller en El ídolo (The Babe); con Tim Burton en Ed Wood; con Philip Noyce en El santo y con Irwin Winkler en Caza de brujas. También trabajó como responsable de la unidad de producción en la miniserie de nueve horas Mussolini, protagonizada por George C. Scott, Gabriel Byrne, Raul Julia y Robert Downey, Jr.

JONATHAN KING (Productor Ejecutivo), es el Vicepresidente Ejecutivo de Producción de Participant Media, supervisando el desarrollo y la producción de las películas narrativas de Participant.
La producción de Participant Media se basa en la idea de tener una buena historia, bien contada, que pueda marcar la diferencia en el mundo de hoy en día. Algunos de los estrenos recientes de la empresa incluyen Caza a la espía (Fair Game), Esperando a Superman, The Crazies, Food, Inc. y The Visitor.
Antes de unirse a Participant, King trabajó tanto como productor como productor ejecutivo para empresas como Focus Features, Laurence Mark Productions y Miramax Films. Entre las películas en las que ha trabajado, podemos encontrar Dreamgirls, The Lookout, Descubriendo a Forrester, 54 (Studio 54), Guinevere y Judas Kiss (El beso de Judas). Empezó su carrera cinematográfica en Nueva York en MGM/UA, explorando libros, obras de teatro y películas independientes.
King actualmente trabaja en el consejo de asesores del Outfest Legacy Project, una asociación de la UCLA Film y Television Archive que almacena y mantiene las obras importantes del cine Queer Cinema. También trabaja en el Consejo Asesor del Decano de la Escuela de Cine de la Universidad de Florida y en el consejo de administración del John Alexander Project, una nueva organización no lucrativa que se dedica a la educación y al apoyo del periodismo de investigación innovador.

RICKY STRAUSS (Productor Ejecutivo) es un productor ejecutivo y de marketing de muchos años de experiencia, que se unió a Participant Media en marzo de 2005 como presidente. Desde su puesto preside todas las producciones de cine de Participant, el proceso de adquisición y el de marketing, además de trabajos en televisión y actividades editoriales.
La películas de Participant incluyen la nominada al Oscar® Buenas noches y buena suerte, En tierra de hombres, Cometas en el cielo, La guerra de Charlie Wilson, The Visitor y Syriana; los documentales ganadores del Oscar ® Una verdad incómoda y The Cove; los documentales nominados al Oscar® Murderball y Food, Inc. Otros trabajos de Participant incluyen El solista, El soplón (The Informant!), The Crazies, Caza a la espía (Fair Game), The Beaver, Circumstance y The Help, además de los documentales Jimmy Carter, Man From Plains, Darfur Now, S.O.P: Standard Operating Procedure, Casino Jack and The United States of Money, Countdown to Zero (Cuenta atrás), Esperando a Superman y PAGE ONE: Inside The New York Times.
Los libros de Participant que acompañan a Food, Inc. y Esperando a Superman, publicados por PublicAffairs, son éxitos de ventas según el New York Times.
Antes de unirse a Participant, Strauss tuvo su propia productora de cine y televisión, Ricochet Entertainment, donde fue productor ejecutivo de La cosa más dulce, protagonizada por Cameron Daz, entre otros proyectos. Anteriormente, Ricochet fue Vicepresidente de Producción Senior en Sony y, antes de eso, trabajó como productor ejecutivo de anuncios para Columbia Pictures, creando anuncios ganadores de premios y campañas para muchas películas.
Siendo un veterano preocupado por temas sociales y por los servicios a la comunidad, Strauss trabajó en el consejo de administración de Project Angel Food, que ofrece comida caliente a personas enfermas de SIDA y otras enfermedades graves. Es el Vicepresidente de The Trevor Project, que dispone de la única línea nacional de 24 horas para evitar el suicidio de jóvenes homosexuales y también es mentor de Project: Involved, una beca patrocinada por Film Independent, dedicada a ayudar a cineastas independientes. Strauss fue a la Universidad de Vermont, donde se graduó con los honores Phi Beta Kappay cum laude, en Inglés y Teatro.

HOWARD CUMMINGS (Diseñador de Producción) ha tenido una larga relación con Steven Soderbergh, para quien ha diseñado recientemente el próximo thriller de espías Haywire, protagonizado por la luchadora de artes marciales mixtas Gina Carano y el thriller de intriga The Underneath (Bajos fondos). También ha trabajado recientemente en el diseño del thriller de Greg Jacobs Escalofríos.
Cummings ha colaborado con el director Chris Columbus en tres proyectos, el más reciente Percy Jackson y el ladrón del rayo, seguido del musical para la gran pantalla de Columbus Rent y la comedia romántica La noche de su vida.
También es uno de los favoritos del cineasta David Koepp, para quien diseñó ¡Me ha caído el muerto! (Ghost Town), The Trigger Effect (El efecto dominó) y La ventana secreta. Cummings ha colaborado con un elenco de directores de prestigio en casi tres docenas de proyectos. Ha trabajado con cineastas como Francis Ford Coppola en El poder de la justicia, Bryan Singer en Sospechosos habituales; Danny DeVito en Smoochy y ¿Qué más puede pasar?, Terry Zwigoff en El arte de estrangular (Art School Confidential); John Schlesinger en Algo casi Perfecto; Bruce Beresford en Doble traición; Renny Harlin en Memoria letal y Alan Rudolph en Pensamientos mortales, entre otros.
Su currículum también incluye películas de renombre como La historia de Spitfire Grill, protagonizada por Allison Elliot, con quien trabajó en The Underneath (Bajos fondos); Lemon Sky de Lanford Wilson y protagonizada por Kevin Bacon, Kyra Sedgwick, Casey Affleck y Lindsay Crouse; Horton Foote en Historias de San Valentín; Ejecutivo ejecutor para la PBS, protagonizada por Michael Caine y Señales de vida.
En televisión, Cummings ha trabajado en la aclamada El caso McMartin (Indictment: The McMartin Trial), A Dangerous Affair, The Stalking, Assault at West Point: The Court-Martial of Johnson Whittaker, Caught in the Act, en el debut como director de Forest Whitaker Atrapados por la violencia y Against Her Will: An Incident in Baltimore. Ganó una nominación al premio Daytime Emmy por sus diseños para el especial de la ABC Out of Step.
Cummings se graduó en la Universidad de Nueva York en Artes en diseño escénico. Antes de dedicarse al cine, pasó varios años trabajando como diseñador de producción para la serie de American Playhouse y creó el diseño de numerosos proyectos, incluyendo Three Sovereigns for Sarah, Roanoke, Private Contentment y The Wide Net.

STEPHEN MIRRIONE (Editor) recibió un Oscar® por Traffic, su primera colaboración con Steven Soderbergh, para quien también ha editado El soplón (The Informant!) de 2009. Anteriormente editó la trilogía de Soderbergh, Ocean's Eleven, Ocean's Twelve y Ocean’s Thirteen.
Editó tres películas para George Clooney: la comedia romántica Ella es el partido (Leatherheads); la aclamada Buenas noches y buenas suerte, que le valió a Mirrione nominaciones al BAFTA y al American Cinema Editors y el debut como director de cine de Clooney Confesiones de una mente peligrosa.
Mirrione recientemente ha formado equipo con el director Alejandro González Iñárritu en el drama Biutiful, protagonizado por Javier Bardem, que le valió una nominación al Oscar® en 2010 a la Mejor Película en Lengua Extranjera. En 2007, Mirrione fue nominado al Oscar y al BAFTA y ganó el American Cinema Editors Award por su trabajo en la película de Iñárritu Babel. La película se proyectó también en el Festival de Cine de Cannes de 2006, ganando Mirrione el premio Vulcain Artist-Technician. En 2004, ganó una nominación al BAFTA por editar 21 gramos, también dirigida por González Iñárritu.
Más recientemente, Mirrione editó The Convincer de Jill Sprecher, su tercera colaboración con el director tras Esperando la hora y Vidas contadas. Otras de las películas en las que ha trabajado son la de Gregory Jacobs Criminal y las películas de Doug Liman Swingers y Viviendo sin límites.

CLIFF MARTINEZ (Compositor) se mudó a California en 1976, justo en la época del movimiento punk. Ha sido batería de The Weirdos, Lydia Lunch y Foetus con el líder Jim Thirlwell, The Red Hot Chili Peppers y The Dickies. También fue batería en la encarnación final de los iconos legendarios Captain Beefheart y The Magic Band.
La entrada de Martínez en la música para el cine fue algo sin intención, cuando presentó un collage de cintas que había creado para la banda sonora de un episodio del cómico Paul Reuben de la exitosa serie de televisión de mediados de los 80 Pee-Wee’s Playhouse. Steven Soderbergh escuchó ese collage y se aprovechó de este compositor en ciernes para hacer la música de su lanzamiento teatral Sexo, mentiras y cintas de vídeo.
Martínez desde entonces ha trabajado en numerosos proyectos de Steven Soderbergh, como Kafka, la verdad oculta; El halcón inglés (The Limey); Solaris; Anatomía de Gray; Schizopolis y Traffic, la última ganadora de cuatro Oscar® y una nominación al premio Grammy por su música. También compuso la música para Espía(s) y La mentira, dos películas francesas de 2009, la última ganadora de una nominación al César a la mejor banda sonora original. Sus películas recientes incluyen el thriller aclamado por la crítica El inocente y Drive.

LOUISE FROGLEY (Diseñadora de vestuario) realiza su quinta colaboración con Steven Soderbergh en Contagio. Anteriormente, diseñó el vestuario de Ocean’s Thirteen, El buen alemán, El Halcón Inglés (The Limey) y Traffic. Recibió nominaciones al premio Costume Designers Guild Award al Mejor Diseño de Vestuario en Cine Contemporáneo por su trabajo en Ocean’s Thirteen y Traffic.
Frogley también obtuvo nominaciones a los Guild Awards por su trabajo en Buenas noches, y buena suerte, dirigida y protagonizada por George Clooney, y por la película de Stephen Gaghan Syriana, también protagonizada por Clooney. Además, trabajó con Clooney en la comedia Los hombres que miraban fijamente a las cabras, la comedia romántica de época Ella es el partido (Leatherheads) y el próximo estreno dramático The Ides of March, en la que Clooney dirige y actúa junto a Ryan Gosling y Marisa Tomei.
Otros títulos recientes en los que ha trabajado son la aventura de James Bond de Marc Forster Quantum of Solace, protagonizada por Daniel Craig; el drama romántico La última canción (The Last Song), el drama de época de Robert Redford La conspiración y el episodio piloto de la aclamada serie de la CBS The Good Wife.
Frogley comenzó su carrera en Londres y París como diseñadora de vestuario y de decorados. Su primer trabajo en una película fue como ayudante de diseñador de vestuario en el drama ganador de un Oscar® Carros de fuego, del director Hugh Hudson. Desde entonces ha diseñado el vestuario de más de 30 películas entre las que podemos destacar Mona Lisa, de Neil Jordan; Los búfalos de Durham, de Ron Shelton; Decisión crítica; U.S. Marshals; Spy Game (Juego de espías) y El fuego de la venganza del director Tony Scott; Constantine, de Francis Lawrence y el debut como director de Stephen Gaghan, La desaparición de Embry.

No hay comentarios: