domingo, 2 de octubre de 2011

EL INCREIBLE HOMBRE MENGUANTE

FICHA TÉCNICA

Título: El increíble hombre menguante
Título original: The incredible shrinking man
Dirección: Jack Arnold
País: Estados Unidos
Año: 1957
Fecha de estreno: 17/05/1957
Duración: 81 min.
Género: Terror, Ciencia ficción
Reparto: Grant Williams, Randy Stuart, April Kent, Paul Langton, Raymond Bailey, William Schallert, Frank J. Scannell, Helene Marshall, Diana Darrin, Billy Curtis
Guión: Richard Matheson
Distribuidora: Universal Pictures (Spain)
Productora: Universal International Pictures (UI)

SINOPSIS

Durante unas vacaciones con su esposa, Scott Carey (Grant Williams) es expuesto a una nube radiactiva. Al principio parece que no le ha ocurrido nada, pero al cabo de los meses empieza a menguar sin que los médicos sepan darle remedio. Al convertirse en un ser diminuto, casi invisible, tendrá que enfrentarse a un mundo peligroso que antes veía con otros ojos: con los de un gigante.

CRÍTICA

Como muchos supondreis, que yo inserte mi crítica de esta película justo a pocos posts de distancia de la reseña del libro es claro sinónimo de lo mucho que me gustó la obra escrita, lo que me ha llevado a interesarme por la adaptación de la misma que el propio Matheson guionizó un año después de la edición de su relato, en una película considerada por muchos como una obra maestra del cine fantástico de serie B que se estilaba por aquel entonces.

Teniendo en cuenta que la historia gira sobre un protagonista que va haciéndose cada vez más pequeño, lo cual afecta que progresivamente pequeños detalles se vayan transformando en importantes peligros para él, mi duda estaba sobre la adaptación de eso en un film de hace más de medio siglo, que por lógica no contaba con los avances técnicos actuales que podrían recrear en imágenes lo inventado por Richard Matheson. Craso error por mi parte, ya que (cual si se tratara de un capítulo extendido de The Twilight Zone) la escasez de medios se suple con imaginación, consiguiendo hacer creíble (al menos para los estándares de la época) lo insólito de la propuesta argumental.

Pero pese a que el autor de la historia original colabore en el guión del film, no se puede decir que este sea una adaptación fidedigna del mismo, ya que cambia y simplifica varios detalles. Como es natural no hay ni una sola escena subida de tono en el film, cuando en el relato está clara en ciertos momentos la presencia de abusadores de diferente calaña, aparte de los propios problemas del protagonista con ropa (o harapos) que paulatinamente se le caeran (dejándole desnudo) con su progresiva menguación. Asimismo su posterior encierro en el sótano de su casa, perdido por su escaso tamaño, es debido en el libro por un gorrión, mientras que en la película la causa es el gato familiar (de todas maneras si hay una escena con pájaro en la película, que sirve para demostrar lo inexpugnable de su indeseada prisión en el sótano... al menos hasta que su encogimiento le lleve a poder salir por entremedio del enrejado).

Otro cambio es el progresivo cambio de caracter del protagonista, cuyo uno de los factores en la novela es el sexual (al considerar que está dejando de ser un hombre para su esposa) pero que en el film no es mencionado. Pese a ello se respeta la esencia del relato, centrado en demostrar una reflexión profunda sobre la vida y la existencia del ser humano partiendo de la premisa original de la progresiva disminución de tamaño del protagonista, lo que lleva poco a poco a una visión pesadillesca de nuestro entorno más habitual. De todas maneras la espectacularidad visual que uno se imagina en el capítulo final (que no es tal, porque es abierto) se pierde en la película por motivos claramente técnicos, en detrimento de un soliloquio que viene a decir lo mismo.

Pese a las citadas variaciones respecto al relato original (como también, por ejemplo, SPOILER pensar que es el gato quien se lo ha comido FIN SPOILER), sin duda alguna nos encontramos ante una adaptación modélica que no se eterniza (su poco menos de hora y media se pasa en un suspiro) y en donde aunque los efectos visuales se miren desde el punto de vista actual con una cierta ironia arqueológica, sin duda alguna nos encontramos con lo que es: un CLÁSICO (así, en mayúsculas) del cine fantástico de serie B que se estilaba a mediados del pasado siglo XX.

LO MEJOR: Casi todo (lo digo por los cambios respecto al relato original)

LO PEOR: Casi nada (lo digo por los cambios respecto al relato original)

3 comentarios:

Trepamuros dijo...

Yo recuerdo que esta película me gustaba de niño, aunque hace unos años recordaba pocos detalles y todos, claro está, sobre los peligros que afrontaba el protagonista. La gracia es que la pillé en DVD hace años y al revisionarla me encontré con una obra bastante profunda, los cambios psicológicos del hombre menguante están muy bien retratados. No he leído la novela, así que no eché en falta esa parte sexual que mencionas. La mentalidad de la época no permitió la valentía de trasladar ese detalle al celuloide, presupongo. No obstante es una película notable en muchos sentidos.

Merrick dijo...

Me pasó lo mismo que a Trepamuros. La revisioné hace un par de años y me pareció fantástica (en todos los sentidos). Y sí que me dio la sensación de que trataban el tema de la reducción del tamaño con un importante matiz sexual, pero muy sutilmente... Un hombre que no se siente suficentemente hombre para su mujer.

Chacal (Oscar Ferrer) dijo...

Asumiendo sus lógicas limitaciones es toda una MARAVILLA.