sábado, 31 de marzo de 2012

INTOCABLE, una gran película desde Francia

FICHA TÉCNICA

Título: Intocable
Título original: Intouchables
Dirección: Olivier Nakache, Eric Toledano
País: Francia
Año: 2011
Fecha de estreno: 09/03/2012
Duración: 109 min.
Género: Comedia
Reparto: François Cluzet, Audrey Fleurot, Omar Sy, Anne Le Ny, Clotilde Mollet, Joséphine de Meaux, Alba Gaïa Kraghede Bellugi, François Bureloup, Cyril Mendy, Thomas Soliveres
Distribuidora: A Contracorriente Films
Productora: Quad Productions

SINOPSIS

Philippe (François Cluzet) es un millonario que ya no puede disfrutar como antes de su fortuna porque un accidente le ha dejado tetrapléjico. Está postrado en una silla de ruedas, completamente inmóvil de cuello para abajo. Entonces contrata los servicios de un inmigrante, Driss (Omar Sy), que se convierte en su cuidador y confidente. Driss procede de los suburbios de París y jamás había soñado con estar tan cerca de un hombre rico, intocable, como Philippe. Pero juntos van a aprender que el verdadero valor de la vida es inmaterial e intangible.

CRÍTICA

Ahorrando de donde puedo mis visitas al cine se concentran en los Cines La Farga por la especial promoción de la tarjeta Cinesa, con la que a cualquier película, día y sesión pago tan solo 4,30 euros. Pero la desventaja es que al ser un complejo con tan solo 7 salas lo que suele prevalecer es el cine más taquillero, en detrimento del más artístico (todo esto dicho en términos generales, porque en todas partes hay cosas buenas y malas) por lo que títulos que no sean americanos y/o populares lo tienen dificil para ser vistos por ahi. Vaya eso por un lado.

Por otro lado he de decir que este film me llamó la atención ya desde su mismo poster (simple y sencillo, pero que transmite cercanía y estilo positivo), y al leer eso de que había sido un éxito de taquilla en su pais de origen (Francia) me hizo valorar mejor a un pais vecino en el que no tiene por que triunfar tan solo esperpentos como Torrente. Pero sabiendo la delicada situación que vive el cine en la actualidad (perdiendo espectadores de manera paulatina pero imparable) dudé de que Intocable pudiera revalidar por estas tierras el éxito conseguido en su patria.

Pero resulta que me equivoqué y el film ha conseguido estar dos semanas en primera posición, superando a John Carter, que fue el título que le llevó la delantera en su estreno, el pasado 9 de marzo. Además el otro día en el trabajo una compañera que sabe de mis gustos cinéfilos me la recomendó (gracias Joana) y yo al mirar los horarios en el Servicaixa me percaté de que estaban dando Intocable en mis habituales Cines La Farga (igual me pasó desapercibida la semana pasada) pero la cuestión es que dudaba si ver esta o Ira de Titanes, hasta que tomé la decisión de averiguar por propia experiencia que tiene este film que está gustando tanto y me arriesgué con Intocable (en detrimento de la secuela de Furia de Titanes, que tiene pinta de ser un mero espectáculo visual, que no argumental: algo del estilo de Transformers pero sustituyendo a los robots por bichos y seres de la mitología clásica).

Debido al argumento de Intocable mis reservas previas iban encaminadas hacia el típico drama con enfermo al que nos ha acostumbrado Hollywood, donde sea lo que sea lo que tenga el protagonista (cáncer, SIDA, Alzheimer,...) se suele ser condescendiente con el mismo, tirando en la mayoría de ocasiones por la vertiente dramática, cuando no directamente lacrimógena (y en donde el enfermo suele ser presentado con una santidad como de profeta bíblico, sin mostrar detalles negativos del mismo más allá de su sufrimiento). Pero tengo que reconocer que acerté porque aqui nos encontramos con un relato positivo sobre el valor de la amistad entre dos personajes que en circunstancias normales no cuadrarían ni en pintura (y en donde ninguno de ellos es lo que el título indica, liberando en parte a la historia subyacente de los corsés típicos dentro del género "con enfermo")

Como las historias no se cuentan por si solas, sino que tienen que tener algo que las acompañe, en este caso es sin duda la pareja protagonista: por un lado un François Cluzet que nos hace de millonario tetrapléjico de manera soberbia, ayudándose tan solo de sus expresiones (por la lógica inmovilidad de su personaje), acompañado por un Omar Sy muy simpático con el que enseguidas notas una gran empatia (temo de cuando en USA hagan el remake, que ya estan pensando en él con Colin Firth en el reparto, porque allí son capaces de ponerme a Martin Lawrence o Chris Rock en este personaje) El que creo que iría bien para ese proyecto sería Eddie Murphy, pero no el actual sino el de sus orígenes en los 80, del cual me acordé mucho viendo la interpretación que hace Sy de su personaje.

Pese a la gran química existente entre el duo protagonista, la misma se sustenta sobre un cierto mensaje de buen rollo y simpatía que hace que queden bastante desdibujados los insertos dramáticos que tiene la historia, centrados de manera mayoritaría en la familia de los suburbios que tiene el personaje de Omar Sy. Pero prescindir de los mismos (o dejarlos en su mínima expresión) creo que ha favorecido el éxito del film, saliendo uno del cine bastante alegre pese a la dura situación del personaje tetrapléjico, que en otras manos hubiera dado para una historia de telefilm lacrimógeno de sobremesa (si bien la fortuna del mismo tapa el subyacente drama que deben de vivir muchas familias no tan acomodadas como el personaje encarnado por Cluzet)

LO MEJOR: La pareja protagonista, con una gran química entre ellos y sustentando casi la totalidad del film en sus carismáticos personajes, así como un argumento que acierta en su tono sarcástico y no ahonda en el sentimental, más típico teniendo en cuenta su base.

LO PEOR: Ciertos elementos dramáticos que rodean a los personajes, que quedan bastante desdibujados (cuando no tan solo esbozados)