martes, 1 de enero de 2013

EL VUELO (FLIGHT) de ROBERT ZEMECKIS

FICHA TÉCNICA

Título: El vuelo (Flight)
Título original: Flight
Dirección: Robert Zemeckis
País: Estados Unidos
Año: 2012
Fecha de estreno: 25/01/2013
Duración: 138 min.
Género: Drama
Reparto: Nadine Velazquez, Denzel Washington, Carter Cabassa, Adam Ciesielski, Tamara Tunie, Brian Geraghty, Kelly Reilly, Conor O'Neill, Charlie E. Schmidt Jr., Will Sherrod
Distribuidora: TriPictures
Productora: Paramount Pictures, ImageMovers, Parkes/MacDonald Productions

SINOPSIS

Whip Whitaker, un experimentado piloto, consigue realizar un milagroso aterrizaje forzoso salvando a casi todos los pasajeros. Después del accidente, Whip se convierte en un héroe, pero según se va desarrollando la investigación, van surgiendo muchas preguntas sobre qué pasó exactamente durante el vuelo.

CRÍTICA

Mientras veía esta película no dejaba de preguntarme que ha sido del Robert Zemeckis que durante mi juventud me encandiló con títulos como la trilogia de Regreso al futuro, ¿Quién engañó a Roger Rabbit? o Forrest Gump (por citar tan solo unos ejemplos, porque hay más: La muerte os sienta tan bien, Tras el corazón verde, etc.) Y es que su retorno al cine de acción real, tras estar una década enfrascado con la "captura de movimiento" (que dió pie a films como Beowulf, Cuento de Navidad o Polar Express) se produce con un film demasiado extenso en conjunto y hecho tan solo a mayor gloria de su protagonista (el actor Denzel Washington) es una interpretación de esas que seguro que opta a algún premio pero que (seamos claros) no es más que la típica de este actor.

Y es que en uno de esos casos donde nos encontramos argumentos dignos de un telefilm de sobremesa pero donde uno o varios actores famosos consiguen levantar un poco el interés del predecible conjunto, el resultado de El vuelo (Flight) podría haber mejorado si no se hubiera dilatado hasta unos excesivos 138 minutos, de los cuales al menos le sobran 30, máxime cuando después de haber ido derivando durante todo el rato ejecuta su golpe final en apenas 10 minutos (y de nuevo reiterando la clásica pose en los personajes del actor, en el que por muy malos que sean dejan un hueco para la verdad y el honor demostrando por tanto algo de integridad)

Pese a ser sin duda un título menor dentro de la filmografía de Zemeckis (cualquiera de los que he citado al principio de esta crítica los considero mejores que este) la película no se puede considerar fallida, ya que en su muy prometedor inicio nos queda descrito a la perfección el protagonista así como sus acciones y reacciones en el accidente que ocurre justo después, y tema sobre el que girará la historia durante el resto de la película. Pero es a partir de ahi cuando Zemeckis baja el listón y cumple su función de manera artesanal pero para nada personal (sin brio ni fuerza narrativa), aparte de que cuando uno ha visto lo que nos cuenta (y como nos lo cuenta) el tramo entre su atractivo inicio y su acelerado final podía haber tenido más ritmo del que tiene echando mano de las tijeras en la sala de montaje.

El personaje de Kelly Reilly (vista como la señora de Watson en las, de momento, dos entregas del Sherlock Holmes de Guy Ritchie) es la más clara evidencia del exceso de duración que cito, porque su presencia es poco importante o casi nula en la progresiva evolución que llevará al protagonista a reconocer sus problemas de adicciones (aparte de lo poco que está desarrollado su papel en comparación con el de Washington) Otro ejemplo de personaje metido con calzador sería el del "camello" amigo del protagonista (a quien da vida John Goodman) cuyas pocas apariciones en pantalla son prescindibles e intrascendentes para el conjunto de la historia de la película (de hecho si se supone que tiene que hacer gracia, a mi no me hizo ninguna)

Y todo ello teniendo en cuenta que este film podría haber sido un buen título en el historial de Zemeckis, ya que pese a los vicios del protagonista no redunda en su progresiva autodestrucción, como suele ser habitual en estos casos, y como demuestra su inicial concepto de héroe... hasta que, como he indicado antes, se tome la salida facil en un nuevo final para un personaje encarnado por Washington donde este demuestra su integridad pese a sus errores cometidos.

LO MEJOR: La labor del protagonista (si bien tan solo correcta) así como no caer en el evidente círculo autodestructivo de este tipo de historias. También el tramo inicial, accidente incluido.

LO PEOR: Que dilate en exceso una historia que se podía haber contado mejor en mucho menos de lo que dura, algo que resulta evidente en su (por momentos) cansino tramo medio o en algunos de sus (para lo larga que es) poco desarrollados personajes secundarios.