sábado, 19 de enero de 2013

HITCHCOCK, el dificil desarrollo de la clásica PSICOSIS

FICHA TÉCNICA

Título: Hitchcock
Título original: Hitchcock
Dirección: Sacha Gervasi
País: Estados Unidos
Año: 2012
Fecha de estreno: 01/02/2013
Duración: 98 min.
Género: Drama, Biográfico
Reparto: Scarlett Johansson, Jessica Biel, Michael Stuhlbarg, Anthony Hopkins, Helen Mirren, Ralph Macchio, Toni Collette, Danny Huston, James D'Arcy, Michael Wincott
Guión: John J. McLaughlin, Stephen Rebello
Distribuidora: 20th Century Fox
Productora: Fox Searchlight Pictures, Montecito Picture Company

SINOPSIS 

Alfred Hitchcock fue uno de los directores de cine clásico más influyentes y personales. Su estilo, basado en el género de la intriga, atrajo por igual al público y a la crítica. En este biopic dirigido por Sacha Gervasi, el gran Anthony Hopkins se mete literalmente en la piel de Hitchcock durante el rodaje de una de sus obras maestras: 'Psicosis'. Tampoco faltarán a la cita las actrices de aquel rodaje: Janet Leigh (Scarlett Johansson) y Vera Miles (Jessica Biel), ni el protagonista: Anthony Perkins (James D'Arcy).

CRÍTICA

Es innegable lo mucho que marcaron las películas de Alfred Hitchcock (de hecho recuerdo verlas por televisión cuando era pequeño, siendo uno de los alicientes a mi posterior afición cinéfila) por lo que no negaré que tenía quizás unas excesivas esperanzas en este film que no se han visto colmadas del todo, lo cual no quiere decir que estemos ante una mala película (¡nada más lejos de la realidad! el resultado es cumplidor) pero, lo mismo que pasó con la reciente Lincoln de Steven Spielberg, hay que avisar que no estamos ante un biopic que nos narre la vida de Hitchcock, sino que tan solo asistimos a un capítulo de la misma: aquel en el que vemos los problemas que tuvo para llevar adelante una de sus obras más conocidas, la célebre Psicosis.

Detrás de la imagen mítica del director se encontraba un hombre obsesionado por la truculencia y las mujeres rubias, algo que esta película muestra pero en lo que no ahonda, quizás debido a su escueta duración, lo que la beneficia en un ágil ritmo pero por contra le hace perder en multitud de detalles que son mostrados de manera breve y sin matices. El gran Anthony Hopkins encarna bien al famoso genio del cine (la labor de maquillaje es realmente meritoria) pero no acaba uno de estar convencido con su visión de Hitchcock, probablemente al tratarse de un personaje tan mediático con unos rasgos y una imagen tan conocida a lo largo de las décadas. En ese sentido quien sale beneficiada es Helen Mirren en su papel de Alma Reville, la esposa del maestro del suspense, hasta el punto de que puede resultar más acertada su interpretación que la de Hopkins, pese al maquillaje que le hace convertirse a él en Hitchcock.

En esto de los biopics (aunque sean parciales como es el caso) lo digno de mérito sería el aspecto físico, y ahi quien sale ganando sin duda es James D'Arcy, el cual guarda un asombroso parecido con el difunto Anthony Perkins, que conoció la fama mundial (así como el encasillamiento en su carrera) en el papel del asesino Norman Bates. Uno de los mejores momentos de esta película es la entrevista que mantiene con el orondo director, y que le llevaría a conseguir el citado papel en Psicosis; pero un detalle en el que se podía haber ahondado (era gay y murió años después de SIDA) apenas se deja entrever en la película en dos breves comentarios entre personajes. Al menos la obsesión de Hitchcock por las rubias queda mostrada de manera más correcta, a lo que ayudan unas Scarlett Johansson y Jessica Biel que pueden ser a la perfección la versión moderna de sus respectivos papeles como Janet Leigh y Vera Miles.

Asimismo todo lo relacionado con la gestación de Psicosis resulta más entretenido que la problemática vida marital del protagonista, si bien los apenas 98 minutos de duración dejan incompletas ambas vertientes por lo que ello dejará a muchos espectadores con las ganas de saber más detalles sobre la clásica película que dió inicio a la moda de los asesinos en serie. Y es que se muestra la desconfianza inicial de los estudios ante el proyecto, o que el propio director la sufragó de su bolsillo ante la imposibilidad de hacerlo por los medios habituales, así como los problemas con la censura, pero todo ello es tan solo mostrado y en ningún momento matizado o analizado, como para no provocar polémicas desde ningún sector.

La inclusión de Ed Gein en el inicio, y como posterior figura onírica puede hacer dudar del equilibrio mental del gordo director, por lo que es obligado citar que ese personaje real fue el que inspiró para crear al Norman Bates de Psicosis así como a posteriores matarifes del cine tan famosos como Leatherface de la saga de La Matanza de Texas. Otro relativo acierto del film es ese inicio y final con Hitchcock hablando al espectador como hacía él en los prólogos y epílogos de su famosa serie de televisión (sobretodo al final de la película, donde queda bien sugerido cual fue la siguiente obra del gran maestro del cine)

Pero en resumen que un genio como Hitchcock merecía un biopic a la altura de su fama es algo innegable, algo que esta película no es, quedándose tan solo como una simple y ligera aproximación a la figura de tan insigne director dejando al espectador con ganas de más.

LO MEJOR: Los actores (con sus más y sus menos) y la base argumental, apasionante para todo buen amante del cine.

LO PEOR: Que no ahonde en la vida de tan insigne director, que daba para MUCHO más.

RECOMENDACIÓN: Para conocer más de Hitchcock recomiendo tanto el libro que hizo el también director Guillermo del Toro (mi reseña por este enlace) como el cuaderno que se le dedicó en la colección Maestros del Cine (mi reseña por este enlace)