jueves, 10 de julio de 2014

EL AMANECER DEL PLANETA DE LOS SIMIOS, una secuela muy mona

FICHA TÉCNICA

Título: El amanecer del planeta de los simios
Título original: Dawn of the Planet of the Apes
Dirección: Matt Reeves
País: Estados Unidos
Año: 2014
Fecha de estreno: 18/07/2014
Duración: 130 min
Género: Drama, Acción, Ciencia ficción
Reparto: Andy Serkis, Judy Greer, Gary Oldman, Keri Russell, Kodi Smit-McPhee, Terry Notary, Jason Clarke, Karin Konoval, Kirk Acevedo, Jocko Sims
Distribuidora: 20th Century Fox
Productora: Chernin Entertainment, 20th Century Fox

SINOPSIS

Una nación de simios inteligentes, liderados por César (a cargo de Andy Serkis), se ve amenazada por un grupo de humanos, los únicos de nuestra especie que han sido capaces de sobrevivir a un virus mortal que los destruyó casi en su totalidad hace una década. A base de reunirse y conversar, ambas partes llegan a una paz frágil que pronto se rompe. Ahora arranca algo más que una batalla: una nueva guerra entre humanos y simios que deberá determinar cuál de las dos especies será la que termine imponiendo su voluntad en el devastado planeta Tierra.

CRÍTICA

Tras una pentalogía de películas en los años 60 y 70 del pasado siglo, una fallida serie de televisión y un remake en 2001 donde Tim Burton falló a la hora de actualizar el film original; hubo muchos que se preguntaron lo necesario del reboot o precuela estrenado en 2011 con el título de El origen del Planeta de los Simios. Pero para sorpresa de todos, lo que se pensaba que sería un film menor demostró tener calidad así como ser rentable, lo que propició esta secuela que ahora toca comentar.

Con el listón alto de la anterior entrega, unido a toda la historia que tiene esta saga, las críticas previas ponian al presente título a la altura de El Imperio contraataca en el sentido de ser una secuela que superaba al original, tildándola incluso de ser el mejor estreno de este verano. Es curioso porque de la película que vemos a la que tenía que haber sido media un abismo, según declaró Matt Reeves (el director de esta secuela) en relación a lo que le plantearon los de la Fox después de que abandonara Rupert Wyatt (director del reboot de 2011, que se esperaba que repitiera aqui)

El acierto de Reeves al modificar lo que le plantearon en origen viene dado por la intención del director de profundizar en la evolución de los simios planteada en el reboot, sin llegar aún a la fase final de la misma (como en origen estaba planteado y acercándola más al clásico original) Por eso tampoco se ciñó en lo esperable, poniendo como protagonistas a los simios frente a los humanos (y no a la inversa, que sería lo facil) pero sobretodo guardando la semejanza entre ambas especies, sin villanizar de manera innecesaria a unos en detrimento de los otros.

Ese detalle es manejado de manera ejemplar, teniendo como ejemplos las confrontaciones que se crean entre miembros de ambos bandos (Koba y Cesar por un lado y Malcolm y Dreyfus por otro lado) estando correcto en la parte humana, gracias sobretodo por ese gran actor que es Gary Oldman, pero siendo ESPLÉNDIDO en el caso de los simios, con un Andy Serkis que vuelve a sorprendernos de principio a fin (no en vano la película empieza y acaba en el rostro de Cesar, el simio al que da vida el citado actor) Su liderazgo y sus decisiones serán dos detalles discutidos a lo largo del presente film, pero nunca menospreciados o simplificados sino tan solo desarrollados de manera justa para la necesaria convivencia entre especies (algo que no todos admiten)

El guión de esta secuela es espléndido a la hora de mostrarnos que la maldad no tiene porque estar siempre en el diferente (claro alegato antiracista) aunque los motivos de Koba los llegamos a comprender, por todo lo que ha sufrido como mono de laboratorio. Y es que ese es otro de los aciertos de esta secuela: lo bien tratado que está el tema de la violencia como elemento necesario pero desagradable, hasta el punto de que en algunos momentos deseas la paz entre hombres y monos porque te importan sus miembros (si bien la película toma partido desde el inicio por los simios, dejando a los humanos en segundo plano, algo evidente en el quizás no del todo aprovechado Gary Oldman).

Pese a que deja un listón bastante alto para futuras entregas, cabe decir que no llega a la excelencia del film original de 1968 pero sin duda se podría calificar como una muy buena secuela y muy buena película que aunque no llegue a las cotas citadas, tan solo se quedaría un escalón por debajo. Aún así la evolución pinta a una sociedad tribal como la vista en la película con Charlton Heston, sin guardar fidelidad a la historia original, donde había desarrollada una sociedad moderna (estando su mayor semejanza en el final sorpresa del film de Tim Burton, ¡lástima no saber que hubiera salido de ahi!)

LO MEJOR: Si hay justicia en este mundo el actor Andy Serkis tiene que ver recompensado su esfuerzo con algún premio porque si ya de por si hizo mítico a su Gollum de El Señor de los Anillos y El Hobbit, tanto en la anterior película como en esta consigue que su Cesar tenga una expresividad y un desarrollo sencillamente magnífico, sin olvidar que la historia es una muy digna secuela del reboot de 2011 (sin olvidar unos espectaculares efectos visuales dignos de premio: atención, por ejemplo, a esa magnífica recreación de una ciudad de San Francisco reconquistada por la Naturaleza,  que me recordó a lo visto en la película Soy Leyenda)

LO PEOR: Como toda saga, la comparación con entregas anteriores (si bien esta se quedaría tan solo un escalón por debajo de la original de 1968 y al mismo nivel de su predecesora de 2011)