viernes, 4 de julio de 2014

MIL MANERAS DE MORDER EL POLVO, el western según MACFARLANE

FICHA TÉCNICA

Título: Mil maneras de morder el polvo
Título original: A Million Ways to Die in the West
Dirección: Seth MacFarlane
País: Estados Unidos
Año: 2014
Fecha de estreno: 04/07/2014
Duración: 116 min
Género: Comedia, Western
Calificación: No recomendada para menores de 16 años
Reparto: Seth MacFarlane, Charlize Theron, Liam Neeson, Amanda Seyfried, Neil Patrick Harris, Giovanni Ribisi, Sarah Silverman, Wes Studi, Evan Jones, Preston Bailey
Distribuidora: Universal Pictures
Productora: Media Rights Capital

SINOPSIS

Albert (Seth MacFarlane) es un triste ovejero del Lejano Oeste. Acaba de ser abandonado por su ardiente novia (Amanda Seyfried) porque ha salido corriendo de un duelo de pistoleros. La suerte de Albert cambia con la llegada de una vaquera (Charlize Theron) que le enseñará a tener valor y a enfrentarse a todo tipo de peligros. Sin embargo, cuando un ex marido cornudo (Liam Neeson) llegue al pueblo dispuesto a cobrarse su venganza, Albert está a punto de salir corriendo otra vez. ¿Será capaz de superar su innata cobardía y convertirse en un héroe para la posteridad?

CRÍTICA

Seth MacFarlane es famoso en la pequeña pantalla por su irreverente serie de animación Family Guy (Padre de familia) pero cuando probó suerte en la gran pantalla acertó con las andanzas de Ted, un cachondo oso de peluche no recomendado para la infancia. El éxito de aquel film, del que no tardaremos en ver secuela, no se ha repetido en el presente título, una comedia sobre el Lejano Oeste desde el punto de vista del vitriólico MacFarlane. Pese a su llamativo reparto, su taquilla quedará muy lejos de la lograda por Ted.

No negaré que el resultado final de esta comedia es bastante irregular, logrando por momentos ser épica (y para muestra los títulos de crédito iniciales, con una banda sonora antológica del género) pero también con excesos hacia lo escatológico (siendo el mejor ejemplo los problemas intestinales durante un duelo del personaje de Neil Patrick Harris, que rozan lo desagradable por mucho que uno aguante cierto tono zafio heredero del propio humor que su responsable ha mostrado en sus shows televisivos como la citada Family Guy o American dad y El show de Cleveland)

Si en la anterior Ted se podría considerar que el personaje al que encarna Mark Wahlberg es el alter-ego del propio Seth MacFarlane, en esta ocasión él mismo se hace dueño del show (aparte de protagonista y director es responsable del guión y productor) Teniendo en cuenta todos los nombres conocidos del reparto de este film, su equivalente hispano podría ser Santiago Segura (y su saga de Torrente llena de cameos famosos) Y no es justo olvidar de mencionar los dos guiños que tiene el film hacia Regreso al futuro y Django desencadenado (este último finalizando tras los títulos de crédito)

Deudora de un humor en parte heredado de los hermanos Farrelly (por ejemplo en su acertada, que no redonda, Algo pasa con Mary, donde también se rozaba lo zafio dentro de un esquema de comedia romántica) la historia peca de previsible, algo inherente a un género (el western) del que es dificil sorprender a estas alturas, a lo que se suma las intenciones del propio MacFarlane de cachondearse de todos los tópicos del mismo. Asimismo su ritmo es irregular ya que la sucesión de gags que hay lo mismo aciertan (atención al nombre del personaje de Liam Neeson) que se hacen un poco cansinos (lo que prueba que lo que funciona en un capítulo de sus series televisivas igual no acierta en casi dos horas de metraje)

LO MEJOR: La banda sonora (que recuerda a muchos míticos títulos del western) así como un acertado reparto que saben en el tipo de historia en la que se meten, destacando una Charlize Theron de la que es dificil no enamorarse o un Liam Neeson con el que sabemos que habrá duelo al final con nuestro héroe, que se solucionará de una manera ingeniosa.

LO PEOR: Su multitud de gags funcionan unos mejores que otros, aparte de que la historia es predecible por un género (el western) tocado ya desde todos los puntos de vista y en el que es dificil innovar.