miércoles, 22 de octubre de 2014

SERENA, un insípido y soso melodrama que aburre hasta a las piedras

FICHA TÉCNICA

Título: Serena
Título original: Serena
Dirección: Susanne Bier
País: Estados Unidos, República Checa
Año: 2014
Fecha de estreno: 31/10/2014
Duración: 109 min.
Género: Drama
Reparto: Jennifer Lawrence, Bradley Cooper, Rhys Ifans, Toby Jones, Blake Ritson
Distribuidora: DeA Planeta Home Entertainment
Productora: 2929 Productions, Nick Wechsler Productions

SINOPSIS

La acción tiene lugar en Carolina del Norte durante los años de la Gran Depresión, es decir, en la década de los años 30 del siglo XX. George Pemberton (Bradley Cooper), cuyo negocio de la madera había sido el más importante de la región, ve cómo su próspera vida empieza a menguar a gran velocidad. Además, se le añade el problema de que su esposa, Serena (Jennifer Lawrence) no puede tener hijos.

CRÍTICA

Muchas han sido las problemáticas que ha sufrido esta película, que por fin ve la luz dos años y medio después de haberse rodado. Aparte de tener en su reparto a los ahora famosos Bradley Cooper y Jennifer Lawrence (que ya coincidieron en el film La gran estafa americana, título rodado de manera posterior a este pero estrenado ya hace casi un año) en papeles secundarios hay que destacar a Rhys Ifans (el Lagarto de The Amazing Spider-Man) y Toby Jones (el Alfred Hitchcock de The girl) Pero un buen plantel de actores no es sinónimo de buena película, algo que se cumple en esta Serena.

A nivel técnico no le puedo poner pegas al presente film: la fotografía es realmente preciosa y el diseño de producción resulta acertado (lo que nos presentan como Las Carolinas a principios del siglo XX es en verdad Praga) El problema radica en la adaptación de la historia, cuyo primer fallo más evidente son los dos protagonistas: hay actores polivalentes que te los puedes imaginar recreando personajes de cualquier época y hay otros que cuesta imaginarlos fuera del contexto actual, siendo eso segundo lo que les ocurre a la pareja protagonista (tanto Cooper como Lawrence)

Pese al esfuerzo, sobretodo de ella, sus personajes resultan pobres, sosos y en general falsos y poco creibles. Una historia que tendría que haber sido un melodrama de época centrado en la pareja protagonista acaba siendo una aburrida suma de vanos intentos por levantar el interés de una historia sosa, sin alma ni vida propia. La directora da la sensación de buscar una épica al estilo de Lo que el viento se llevó, pero la falta de ambición de su responsable nos deja algo más próximo a Australia (que, sin tampoco ser redonda, al menos es mejor película que la que nos ocupa)

Fallando desde su base, el resto de actores (incluidos los dos secundarios citados al principio de esta crónica) poco pueden hacer por levantar el interés, si bien hay que agradecer que tan solo dure 109 minutos, ya que por pretensiones esto podía haber sido facilmente un tostón de dos horas y media (o tres) pero ello poco beneficia a esta Serena, la típica película de carrera hacia los Oscars pero que al final ni triunfa, ni destaca, ni gana nada, y sin detalles dignos de mérito acaba siendo olvidada al poco de salir de la sala de cine donde la hemos aguantado.

LO MEJOR: Detalles secundarios como la fotografía o la ambientación, así como no excederse en la duración.

LO PEOR: La pareja protagonista falla al notarse ambos muy forzados en sus respectivos personajes (sobretodo él) y la historia es una pretendida epopeya histórica que al final carece de la épica que le hubiera otorgado un director más ambicioso.

1 comentario:

Agustin dijo...

Con razón han tardado tanto en estrenarla, sobretodo que después de tener a la pareja protagonista por tercera vez compartiendo cartel y les ha salido el tiro por la culata.