viernes, 26 de diciembre de 2014

HORNS de ALEXANDRE AJA, le saca los cuernos a HARRY POTTER

FICHA TÉCNICA

Título original: Horns
País: USA, Canadá
Estreno en USA: 31/10/2014
Estreno en España: 20/02/2015
Productora: Mandalay Pictures, Red Granite Pictures
Director: Alexandre Aja
Guión: Keith Bunin
Música: Robin Coudert
Fotografía: Frederick Elmes
Duración: 123 min.
Reparto: Daniel Radcliffe, Juno Temple, Joe Anderson, Kelli Garner, Max Minghella, James Remar, Heather Graham, Sabrina Carpenter, David Morse, Kathleen Quinlan, Dylan Schmid, Kendra Anderson, Laine MacNeil, Mitchell Kummen, Christine Willes

SINOPSIS

(Adaptación de la novela Cuernos, de Joe Hill, publicada en febrero de 2010)
Merrin Williams (Juno Temple) está muerta. Ha muerto en extrañas circunstancias, y su novio Ignatus 'Ig' Perrish (Daniel Radcliffe) es el único sospechoso. En el primer aniversario de la muerte de Merrin, Ig se pasa la noche borracho y haciendo cosas espantosas. Cuando se despierta, tiene una resaca tremenda… y cuernos que le están naciendo en la cabeza. Ig posee un nuevo poder macabro que intenta usar para descubrir al monstruo que mató a su amor. Ser bueno y rezar no lo llevó a ningún sitio. Ahora llegó el momento de la venganza.

CRÍTICA

Que un actor o actriz busque papeles más o menos radicales para no quedar encasillado no es algo nuevo, porque ya hace décadas que, por ejemplo, Julie Andrews buscó papeles que no la dejaran perenne en el recuerdo como Mary Poppins. En la inmensa lista se añade ahora el nombre de Daniel Radcliffe, que pretende demostrar que ha evolucionando más allá de Harry Potter, el personaje que le dió fama mundial, uniéndose aqui al responsable de Piraña 3D o Reflejos (Mirrors) en la adaptación de una novela del hijo de Stephen King.

Esta nueva película de Alexandre Aja se podría considerar en su base como una curiosa historia romántica con toques de comedía, drama, algo de género fantástico así como una pequeña (y mínima) porción de gore para no defraudar a los fans del director. Al no haber leído la base literaria, la presente crítica se ciñe tan solo a su adaptación fílmica, la cual sirve de manera clara a su protagonista para romper con los estereotipos de sus andanzas como Harry Potter, ya que en Horns hay los suficientes desnudos y escenas subidas de tono como para no hacerla recomendable para todos los públicos.

Pero pese a ello, estamos ante un título irregular, el cual en algunos momentos pierde ritmo (provocando la desconexión del espectador) ya que en su conjunto una duración menor (previo paso por la sala de montaje) lo habría hecho destacar más (es una historia que para ir bien tendría que haberse quedado entre los 90 y los 100 minutos) Eso se hace evidente en todo lo relacionado con el asesinato de la novia del protagonista, demasiado dilatado y resuelto de manera previsible en lo referente a saber quien es el verdadero culpable (otra cosa, para bien, es lo que pasa con él)

Aún así el resultado global entretiene por el curioso planteamiento inicial de los cuernos que le crecen al protagonista, los cuales le permiten la total sinceridad de las personas que le rodean, provocando ello momentos de un humor negro muy acertado que brillan sobretodo en el tramo inicial, en escenas como por ejemplo lo de la sala de espera cuando acude al doctor o en lo que se entretiene ese médico (sexo duro) en vez de serrarle los cuernos. Dándose cuenta de la ventaja que tiene a su favor, utilizará esa capacidad para exonerarse del asesinato de su novia del que todos le acusan

Me parece destacable la idea que quiere transmitir la película de que no se debe prejuzgar sin saber todos los detalles: el protagonista es sospechoso de asesinato y al empezar a salirle cuernos es como una autoconfesión de que es un demonio (y por lo tanto culpable) En el tramo final parece justificarse esa "mutación" como respuesta a sus actos blasfemos en el sitio donde murió su novia (y en donde hay un santuario por la misma): digamos que todo ángel caido tiene derecho a redimir sus culpas, sirviendo ese epílogo vengador para "mejorar" la simplicidad de la identidad del asesino real.

LO MEJOR: Horns es un film entretenido cuya idea de partida se resuelve de manera correcta, si bien se echa en falta un mayor abuso de ese humor negro que tan bien le sienta, sobretodo en esos momentos donde los cuernos del protagonista provocan la extrema sinceridad, y sus comprometedoras consecuencias, de los que están cerca.

LO PEOR: Una reducción de metraje hubiera derivado en un mejor funcionamiento en general de la película, ya que una vez vista se podía haber resuelto todo en una duración de entre 90 y 100 minutos (y no dos horas)

LA CURIOSIDAD y EL REPARTO: El actor James Remar, que fue padre del televisivo Dexter, ejerce el mismo papel aqui en el personaje de Radcliffe. No es lo único destacable, porque también cumplen con solvencia David Morse (como padre de la víctima) y Heather Graham (como una camarera un poco comprometedora en sus declaraciones)

1 comentario:

Pandyta dijo...

Yo sí he leído la novela. En cuanto se estrene y la vea te comento las diferencias...