martes, 17 de febrero de 2015

EL FRANCOTIRADOR de CLINT EASTWOOD, patriotismo intimista

FICHA TÉCNICA

Título: El francotirador (American Sniper)
Título original: American Sniper
Dirección: Clint Eastwood
País: Estados Unidos
Año: 2015
Fecha de estreno: 20/02/2015
Duración: 132 min.
Género: Acción, Biográfico
Reparto: Bradley Cooper, Sienna Miller, Jake McDorman, Luke Grimes, Kyle Gallner, Navid Negahban, Keir O'Donnell
Distribuidora: Warner Bros. Pictures
Productora: Warner Bros., Amblin Entertainment, Mad Chance, 22 and Indiana Productions

SINOPSIS

Chris Kyle (Bradley Cooper) fue el francotirador más efectivo de la historia del ejército estadounidense. Su puntería fue tan certera que el Pentágono le atribuyó la muerte de 150 insurgentes iraquíes, aunque él siempre defendió que había matado a un centenar más. A 40 de ellos los aniquiló en un solo día. Los enemigos le pusieron el apodo de Satán de Ramudi y valoraron su muerte en 20.000 dólares. Para Kyle, sus víctimas no eran personas: eran amenazas para su país, y por ello se sintió orgulloso de todos y cada uno de sus letales disparos.

CRÍTICA

Con una edad en la que otros ya se habrían retirado, el maestro Clint Eastwood sigue dando guerra y a sus 84 años nos presenta este título, que se ha convertido en su título más taquillero en el mercado norteamericano, superando ya los 300 millones de dólares. Aparte del veterano realizador, el otro que sin duda sale reforzado de este film sería su protagonista (Bradley Cooper) que consigue su tercera nominación consecutiva al Oscar (El Francotirador está nominada también a mejor película, mejor guión adaptado, mejor montaje, mejor sonido y mejores efectos de sonido)

No es la primera vez que Eastwood toca el tema bélico, si bien en el díptico formado por Banderas de nuestros padres y Cartas desde Iwo Jima el conflicto citado era la Segunda Guerra Mundial, mientras que lo narrado en este film es la más contemporánea guerra de Irak. Intuyo que el alto espíritu patriótico que tienen los ciudadanos norteamericanos es el que ha propiciado su esplendida recaudación, pero puede que sea un film dificil de vender en territorio internacional. Y es que el género bélico está tan explotado como por ejemplo el western, siendo dificil sorprender al espectador o innovar.

Es norma más o menos usual que las historias que nos narran un conflicto armado tengan cierto tono propagandístico (uno siempre tiende a decantarse más por un bando que otro), pero en este caso que tras las cámaras dirija un maestro como Eastwood hace esperar que esta película sea un relato intimista de esos que tanto le gustan al maestro Clint en su faceta como director, que es al final lo que nos encontramos en este caso (pese a la dura controversia ante un supuesto héroe que facilmente se podría tildar de asesino en serie, con más de un centenar de muertes a sus espaldas)

La labor de Bradley Cooper es digna de mérito, y justifica su nominación al Oscar a mejor actor, ya que a la hora de llevar a pantalla a Chris Kyle refleja sin problemas como es un experto en el campo de batalla (un flashback al inicio del film ya nos muestra que era habil tirador desde pequeño) Pero su adicción al combate le provocará dificultades para integrarse en el mundo real y empatizar con sus seres más allegados, para suplicio de una esposa, a cargo de la actriz Sienna Miller, que le rogará mayor atención tanto a ella como a sus dos hijos (si bien en general su papel resulta al final previsible)

Habrá quien le reproche a Eastwood el lógico tono patriota en un film de estas características, pero a su favor me gustaría justificar que consigue unos 132 minutos de cine muy entretenidos, con algunos momentos en donde maneja la tensión de manera magistral, pese a los evidentes tópicos y arquetipos que suelen derivar en el género bélico (como por ejemplo una vena patriotica siempre presente, pero que Eastwood consigue mantener estable hasta el inicio de los títulos de créditos finales, donde ya se desborda al enlazar con el verdadero Kyle y su destino)

LO MEJOR: La labor de dirección y la interpretación de su protagonista.

LO PEOR: No aporta nada nuevo al género bélico en el que se enmarca.

EL GUIÑO DE COMIC: En un momento entre batallas el protagonista encuentra a un soldado leyendo un comic de Punisher, algo que le recrimina como si fuera algo infantil, respondiendo el soldado que se llama "novela gráfica" y no comic. El logo del citado Punisher se verá impreso en los vehículos norteamericanos en la siguiente incursión en combate tras la citada escena.