viernes, 6 de marzo de 2015

CHAPPiE, ¿y si ROBOCOP se nos volviera como WALL-E?

FICHA TÉCNICA

Título: Chappie
Título original: Chappie
Dirección: Neill Blomkamp
País: Estados Unidos, Sudáfrica
Año: 2015
Fecha de estreno: 12/03/2015
Duración: 120 min.
Género: Thriller, Acción
Reparto: Sharlto Copley, Dev Patel, Sigourney Weaver, Hugh Jackman, Jose Pablo Cantillo, Kevin Otto, Robert Hobbs
Distribuidora: Sony Pictures
Productora: Media Rights Capital

SINOPSIS 

Chappie es el primer robot con capacidad para pensar y sentir por sí mismo, pero también es un niño. Como cualquier niño, Chappie (con la voz de Sharlto Copley) estará bajo la influencia de su entorno y deberá encontrar su camino: él es bueno por naturaleza, pero tendrá que subsistir en un mundo despiadado y violento, lo que le llevará a tomar las decisiones necesarias para adaptarse y seguir adelante.

CRÍTICA

Tras las muy destacables District 9 y Elysium nos llega el tercer film de Neill Blomkamp antes de dedicarse a ese Alien 5 del que hay tan buenas expectativas (con él al mando) En este caso nos presenta al robot que da título a la película, que se viene a sumar a los muchos que el cine nos ha ofrecido hasta la fecha (Terminator, Yo robot, Wall-E, Robocop, etc.) lo que hace a este film una nueva inmersión del autor en el género de la ciencia-ficción que ya cultivó en sus obras previas, estando en esencia más próxima esta Chappie a District 9 que a Elysium en cuanto a pretensiones y coste.

Situando la acción de nuevo en Johannesburgo (como su opera prima) el director vuelve a acertar en su idea de mostrar la vida de unos personajes bajo el manto de la ciencia-ficción, si bien no hay que confundirse porque su tramo final bastante violento rompe la premisa inicial que pudiera tener alguien de que estamos ante un film para todos los públicos, lo cual no es obstáculo para admitir sin lugar a dudas que estamos ante un título realmente notable, siendo especialmente reseñable la labor de Sharlto Copley (actor fetiche del director) que aqui pone voz y captura de movimiento al robot protagonista.

El elenco de Chappie es correcto en cuanto a sus nombres más conocidos: Sigourney Weaver es la jefa de la empresa de robots (su presencia sería meramente secundaria) y Hugh Jackman uno de sus técnicos, antiguo soldado, que ve como su mastodóntico programa de robótica ve reducidos sus ingresos, quedando toda la gloria y el honor para los robots del joven Deon (a cargo de Dev Patel), un investigador que conseguirá dotar de vida y conciencia de si mismo a Chappie, un robot que consigue ser tan entrañable como Wall-E o el BayMax de la reciente Big Hero 6.

La auténtica sorpresa del film está en el duo de rap Die Antwoord, que se interpretan a si mismos en la película (aparte de aportar su música): si bien en el caso de él (Ninja) el histrionismo roza por momentos el límite, en el caso de ella (Yolandi Visser) su labor es más entrañable. Y es que a manos de estos dos ira a parar Chappie, intentando él de adiestrarlo para un atraco mientras que ella (cual si fuera su madre adoptiva) intentará irle enseñando, al darse cuenta de que es como un niño con todo por aprender (atención a su emotivo guiño final... y no digo más que sería spoiler)

En resumen, y si no fuera por la larga lista de antecesores robóticos que ya han circulado por pantalla, se podría hablar de Chappie en unos términos tan elogiosos como los que recibió Blomkamp por su inicial District 9. Pero aún asumiendo este handicap en cuanto a su estructura (ver por ejemplo el evidente guiño a Robocop) y pecando de mostrar unos bajos fondos de Johannesburgo un tanto videocliperos, la película es un portento visual (los efectos visuales lucen de maravilla pese a un presupuesto inferior al de Elysium) y una notable muestra del amor por la ciencia-ficción de su realizador.

LO MEJOR: El dominio que tiene Neill Blomkamp de la ciencia-ficción con mensaje, a la que vuelve a acudir en su tercera película con resultados notables (valga como muestra el trabajo artístico de Sharlto Copley como Chappie, tan conseguida como lo logrado por Andy Serkis como Gollum en El Señor de los Anillos o en el reboot del Planeta de los Simios)

LO PEOR: No logra la excelencia por todos los antecedentes robóticos en cine que tiene, lo que le resta novedad a un, por otra parte, notable entretenimiento.