miércoles, 1 de abril de 2015

LA SERIE DIVERGENTE: INSURGENTE, aburridísima distopia juvenil

FICHA TÉCNICA

Título: La serie Divergente: Insurgente
Título original: Insurgent
Dirección: Robert Schwentke
País: Estados Unidos
Año: 2015
Fecha de estreno: 01/04/2015
Duración: 119 min
Género: Romance, Aventuras, Ciencia ficción
Reparto: Shailene Woodley, Theo James, Miles Teller, Jai Courtney, Kate Winslet, Mekhi Phifer, Ben Lamb, Octavia Spencer, Ansel Elgort, Naomi Watts
Distribuidora: eOne Films
Productora: Summit Entertainment, Red Wagon Entertainment

SINOPSIS

Secuela de la película Divergente. En esta ocasión, Beatrice "Tris" Prior (Shailene Woodley) debe hacer frente a sus propios demonios interiores para seguir luchando contra la poderosa alianza que quieren apartarla de la sociedad por el mero hecho de ir contra las reglas absolutistas que hay establecidas. Es decir: por el mero hecho de ser diferente y vivir en libertad.

CRÍTICA

Cuando me leí la novela en la que está basada esta película tengo que reconocer que no me desagradó, y como el éxito de Divergente ha llevado a esta secuela, no me lo pensé a la hora de ir a verla al cine, sin por ello esperar un resultado final que fuera más allá del simple entretenimiento (por lo tanto ya dejo claro que las expectativas eran las justas) y con algún que otro parecido razonable con la también exitosa saga de Los juegos del hambre (por coincidir en lo de distopia juvenil con protagonista femenina, entre otros detalles)

Para esta primera secuela se ha cambiado de director: los mandos han pasado de Neil Burger (responsable de la siempre reivindicable El ilusionista) a las manos de Robert Schwentke (responsable de films más discretos como Plan de vuelo: desaparecida, Red o R.I.P.D.) algo que se hace patente en una historia que ahonda más en los (muchos) defectos de la primera y que pierde por el camino sus (escasas) virtudes, dando una patente señal de que la fórmula parece que se está agotando por culpa de una narración muy mal cohesionada y de un guión que pretende ser dramático y solemne, siendo al final más bien tedioso y soporífero.

En cuanto a personajes, tan solo se salva una correcta Shailene Woodley, que luce el mismo corte de pelo que usó en Bajo la misma estrella, cambio estético que se justifica al inicio de esta entrega. El resto no dejan de ser meras comparsas que se mueven de un sitio a otro sin granjear emotividad, empatía o como mínimo algo de interés (lo que se hace lamentable en el caso de Kate Winslet y Naomi Watts, la primera con más tiempo en pantalla pero menor credibilidad en su villanía, y la segunda (cambiando su color de cabello) que pasaba por allí, dice sus frases, cobra el cheque y punto)

Y es que es muy dificil de creer la distopia que nos plantean, con una separación por clases que puede recordar a Hogwarts de Harry Potter (al menos Los juegos del hambre son en origen una crítica contra la deshumanización de los reality tipo Gran Hermano, algo con más "chicha" que la de aqui) Cuando me leí los libros tuve esa sensación, y aunque en Divergente servía para trasladarlo en imágenes, Insurgente demuestra que de donde no hay, no se puede sacar más (siendo de menor duración que el primer film a mi se me hizo mucho más pesado, removiéndome yo inquieto en mi butaca esperando que se acabara esto de una vez).

El poster de esta secuela ha llevado a algunos a pensar en la trilogia Matrix por su estética, algo que se hace evidente en la parte final de esta entrega, con unos combates que recuerdan a los que había en la saga de los Wachowski, incluyendo los más exagerados de Matrix Revolutions (que a su vez recordaban a los de la serie de animación Dragon Ball) porque Tris, nuestra heroina protagonista, es en esta historia una especie de "elegida" por su 100% de divergencia, en un estilo más o menos similar al Neo de Keanu Reeves en la citada Matrix.

Con la usurera moda de finales partidos en dos films (algo que empezaron con Harry Potter y a la que se sumaron los de la saga Crepúsculo, siguen los de Los juegos del hambre e incluso seguirán Los Vengadores de Marvel en 2018 y 2019) esta saga no podía ser menos, por lo que ahora nos vendrá el final de la trilogia (Leal) en dos películas para 2016 y 2017. Pero si unimos la decepción de esta entrega al final que tiene la obra literaria (no del gusto de MUCHOS) creo de manera bastante fehaciente que van a perderme como espectador.

LO MEJOR: No esperar NADA de ella, con lo cual quien vaya así igual la disfruta minimamente.

LO PEOR: Es sin duda el capítulo MÁS CANSINO de esta moda actual de distopias juveniles.