jueves, 23 de julio de 2015

PIXELS, una tonteria para pasar el rato ideal para nostálgicos del arcade

FICHA TÉCNICA

Título: Pixels
Título original: Pixels
Dirección: Chris Columbus
País: Estados Unidos
Año: 2015
Fecha de estreno: 24/07/2015
Duración: 105 min
Género: Comedia, Ciencia ficción
Calificación: Apta para todos los públicos
Reparto: Adam Sandler, Michelle Monaghan, Peter Dinklage, Josh Gad, Ashley Benson, Sean Bean, Jane Krakowski, Kevin James, Brian Cox
Distribuidora: Sony Pictures
Productora: Columbia Pictures, Happy Madison Productions

SINOPSIS

Unos extraterrestres malinterpretan las imágenes de las máquinas recreativas como una declaración de guerra y deciden atacar la tierra, empleando dichos juegos como modelos para el asalto. El presidente de EEUU, Will Cooper (Kevin James), recurre entonces a su gran amigo de la infancia y campeón de las maquinitas de los años 80, Sam Brenner (Adam Sandler), quien actualmente trabaja como instalador de sistemas de home cinema, para encabezar un equipo de expertos jugadores de su época (Dinklage y Gad) cuya misión será derrotar a los extraterrestres y salvar al planeta. Monaghan interpreta al experto en armas del equipo.

CRÍTICA

Esta adaptación del corto Pixels creado por Patrick Jean en 2010 resulta una película de la que no tenía ninguna referencia previa hasta casi el día de su estreno (escribo esto justo el día de antes), algo que puede hacer sospechar sobre la calidad del producto cuando no lo quieren mostrar por anticipado. No mentiré si admito que mis expectativas no estaban muy altas al estar de protagonista el (nefasto) actor Adam Sandler, pero le dí un voto de confianza cuando leí que la comparaban con Los Cazafantasmas, sustituyendo espíritus por personajes de videojuegos clásicos.

Yo pertenezco a la generación a la que va dedicada la película, aquellos que tuvieron su infancia y/o adolescencia durante los años 80, por lo que me eran familiares (aunque fuera de hace mucho tiempo) todos los juegos que se mencionan en la acción de esta película (Pac-Man, Asteroids, Donkey Kong, Tetris, etc.) Como es natural, todos esos detalles son muy de agradecer (convirtiéndose sin duda en lo mejor de la película) porque su problema es... el resto del film. Y es que lo mejor es no esperar nada de esta película para (con suerte) pasar simplemente un rato viendo algo más o menos potable.

La excusa para justificar toda la historia de esta película es que en 1982 se mandó una sonda al espacio con, entre otras cosas, juegos arcade de los que estaban de moda por aquel entonces. La misma cayó en manos de unos alienígenas que confundieron lo que eran inocentes formas de entretenimiento con una declaración de guerra, atacando en la actualidad con la recreación de aquellos videojuegos tan simples. Como no es dificil de imaginar, tan solo una tonteria para justificar sus 105 minutos de duración, los cuales tienen bastantes altibajos por giros innecesarios que alargan el conjunto.

Si mi mayor temor en el reparto era Adam Sandler, eso es porque no había visto a Josh Gad, el cual tiene en este film uno de los personajes más ridículos que he visto en una película desde hace mucho tiempo: un disparatado conspiranoico que vive con su madre y cuya mayor preocupación es no morir virgen (y no lo digo yo, él mismo lo admite en un momento de la película) Atención a la que es su mayor fantasía (¿sexual?) la cual, de manera harto previsible, se hará realidad con chiste final en la última escena antes de los títulos de crédito.

Sobre Adam Sandler y Kevin James tan solo cabe decir que hacen las mismas memeces de siempre, siendo disparatado ya desde el inicio que uno de ellos haya acabado trabajando como instalador mientras que el otro es Presidente de los EE.UU. (siendo el mayor acierto de este último su torpeza lectora puesta en evidencia en una clase infantil, que puede recordar al momento en que notificaron a George Bush el atentado del 11-S) Por el reparto también encontramos un cameo inicial de Dan Ayroyd (uno de los originales Cazafantasmas) así como a Brian Cox y Sean Bean (al que aqui no se cargan)

Michelle Monaghan tiene el "honor" de ser la protagonista feminina de esta película, siendo su rol tan típico y tópico como uno podía pensar, con el handicap, previsible ya desde el inicio, que será el interés romántico del "héroe" del grupo, al que da vida Sandler, aunque la química entre ellos brille por su ausencia. Quien sale ganando sería Peter Dinklage, ya que el actor parece saber el disparate en el que está metido, convirtiendo a su personaje en el más simpático (ver su petición de un ménage a trois con Serena Williams y Martha Stewart), aunque tan plano como todos los demás.

LO MEJOR: El factor nostálgico representado por los videojuegos que se mencionan (vamos, el mérito que ya tenía el corto original, incluyendo el guiño de pixelar todo lo que tocan estos revividos personajes del arcade)

LO PEOR: Con la excepción de Peter Dinklage, que se desmelena sabiendo el tipo de producto que es esta película, todo el resto de protagonistas (Adam Sandler, Kevin James, Michelle Monaghan y sobretodo Josh Gad)

3 comentarios:

ANTONIO MARCHENATOR dijo...

Muy buena crítica. Sin duda yo quiero visionar esta película solo por ver a los distintos personajes de videojuegos destruyendo TODO lo que tocan. Espero al menos algo entretenido.
Yo también tengo un blog cinéfilo,el cuál puedes visitar aquí → cronicasdeniro.blogspot.com Podemos darnos apoyo mutuo ya que tu blog me ha llamado gratamente la atención. Te tengo en la lista de blogs recomendados que esta a la derecha. SALUDOS ;)

Chacal Chacalito dijo...

Muchas gracias por tu comentario, y felicidades por tu blog: acabo de echarle un vistazo y me ha gustado, con lo cual yo también me lo coloco entre los que sigo en la columna derecha de mi blog.

sofia martínez dijo...

Cuánta razón e tu título, aunque a los nostálgicos no les agrado mucho que digamos. En mi opinión creo que simplemente, tiene menos gracia de la que debería. La apuesta de Adam Sandler, Pixeles, no me genera ningún tipo de problemas de base: su tono despreocupado, su confianza en los efectos especiales pero sin que éstos lleguen a tomar el protagonismo, su recuerdo de una década en la que (como el propio personaje de Sandler verbaliza en un momento dado del filme) los videojuegos eran sencillos dispositivos tecnológicos que favorecían la socialización, no el aislamiento.