jueves, 31 de diciembre de 2015

PIES DESCALZOS (1 de 3), GARFIELD SE METE EN LIOS y EL GRAN LIBRO YUM YUM (mis últimas reseñas de biblioteca del 2015)

El primer tomo del manga Pies descalzos: Una historia de Hiroshima (del que me enteré en el pasado Salón del Manga) ha sido una de mis últimas lecturas de biblioteca de este (casi) finiquitado 2015. Decir de él que es una genialidad creo que sería incluso quedarse corto, porque se trata de una macrosaga de evidente tono antibelicista que sirve para hacernos ver que las guerras no provocan vencedores ni vencidos, sino que sobretodo generan víctimas. La presente obra vió la luz en Japón en diez tomos de 200 páginas cada uno entre los años 1973 y 1987 a través de la revista Shonen Jump y la editorial Shueisha. Tras una primera edición aqui en España sin la calidad deseada, ahora DeBolsillo la edita en condiciones en tres tomos de más de 700 páginas cada uno, del que me he leído el primero de la biblioteca (y del que ya me he puesto en cola de espera para el segundo, a la espera de que entre el tercero y último)

Cabe decir que frente al ya asumido, y mayormente respetado, sentido de lectura inverso que tienen los mangas, el mayor handicap que se le puede achacar a esta edición sería (de cara a los más puristas) una occidentalización del mismo, supongo que de cara a un público más general que no sea lector habitual de manga. Por lo demás poco puedo decir de una obra MAGNÍFICA que se dedica a recoger el antes, el durante y el después de que en Hiroshima cayera la bomba atómica que puso el punto final a la Segunda Guerra Mundial. Resulta curioso que a nivel gráfico el estilo de dibujo sea muy sencillo y poco detallista, porque ello no es obstáculo para que el lector se quede horrorizado ante la devastación que provocó aquella bomba (por ejemplo con gente AÚN VIVA a las que se les iba cayendo la piel derretida por el calor abrasador del artefacto)

Pese a que pueda parecer mucho, la ventaja del manga es que puedes leer un montón de páginas casi sin darte cuenta, que es lo que también pasa aqui (no voy a negar que es una léctura fácil) Pero que te la puedas leer rápido no es obstáculo para que te introduzcas tanto en lo que nos cuenta que hay que ser muy poco humano para esta obra no te toque la moral y los sentimientos, haciéndote meditar sobre la condición humana (miserable, egoista, destructiva), y todo ello mediante Gen, el joven protagonista y alter-ego del propio autor que sirve para que este vuelque su propio pasado (cuando ocurrió esto él tenía 6 años y perdió allí a toda su familia salvo su madre) y en el cual todos tienen sus pecados que expiar, sobretodo los gobernantes que en aquel entonces (y aún ahora), manejan a su antojo el destino de los pueblos sin que les importe para nada las víctimas colaterales que ello conlleve.

Una genialidad de comic, a la altura de otros que también han tocado el citado tema bélico y/o el mismo periodo histórico desde diferentes puntos de vista como Adolf de Osamu Tezuka o Maus de Art Spiegelman (este último es justo el responsable de la introducción de esta edición) Una obra muy recomendable para no olvidar errores del pasado y que tendrian que leer todos aquellos que se creen que la guerra es algo así como un videojuego, sin pararse a pensar el caos asi como la muerte y desolación que lleva implícitos, retratados aqui de manera portentosa.
A nivel más breve otra de mis últimas lecturas de biblioteca (y del 2015) ha sido el comic Garfield se mete en lios, que es otro recopilatorio más de las tiras cómicas del famoso felino creado por Jim Davis, donde vemos su particular modo de vida así como sus divertidas andanzas junto con los personajes secundarios que pueblan su simpático universo (todos ellos tan entrañables como él) Facil y rápido de leer, este comic entusiasmará a los seguidores del personaje (entre los que tengo que reconocer que me incluyo) que enseguida conseguirán una sonrisa (y puede que hasta una carcajada) con las simpáticas peripecias de tan particular gato.
Siguiendo con mi lectura de obras de Robert Crumb, ahora le ha tocado el turno de El gran libro Yum Yum, una comic primerizo concebido para enamorar a la que luego se convirtió en su primera esposa. Siendo también una obra que se lee en un santiamen, podriamos decir que se trata de una fábula alegórica y un tanto autobiográfica, en la cual vemos como un pequeño sapo de nombre Ogden, se esfuerza por ser alguien de provecho y entender el sentido de la vida. Tras la súbita aparición de una planta parecida a la del cuento Jack y las habichuelas mágicas, la misma le llevará a otro mundo mágico en el que vive la giganta Guntra, de la que se enamorará perdidamente (se nota la revolución hormonal propia de los 19 años que tenía el adolescente Crumb cuando llevó a cabo esta historia), y todo ello pese a que ella inicialmente sólo desea comérselo. Si hay final feliz creo que es evidente si la persona a la que iba dirigido este relato se convirtió en la primera esposa del autor, como he indicado antes. Un comic muy simpático aunque quizás un tanto ligero para los que esperen el sarcasmo más incisivo propio de otras obras del autor.