sábado, 16 de enero de 2016

EL RENACIDO (THE REVENANT), aburridísima supervivencia extrema

Me hace mucha gracia cuando llegan a la cartelera según que películas de justicieros porque la crítica experta suele menospreciarlas porque según ellos desprenden cuestionables lecciones de moralidad, y luego se estrenan films como este y tienes que leer críticas estupendas donde te dan a entender que estamos ante uno de los mejores títulos del año (a lo que sumar todos los premios a los que opta, y los que ya ha ganado, en esta temporada de galardones)

Para que quede BIEN CLARO: el esquema básico de esta historia ya se ha visto hasta la saciedad, por lo que la novedad brilla por su ausencia. Desde la misma sinopsis del film te cuentan TODA la historia porque NO HAY MÁS: un grupo de personajes en un entorno hostil, un incidente (el ataque de un oso) hará que tomen por muerto a uno de ellos, pero este se repondrá de sus heridas pese a las malas condiciones del entorno y clamará venganza contra los que le abandonaron. Y YA ESTÁ.

Una historia tan sencilla NO TIENE porque ser mala, pese a que uno ya la ha visto de innumerables maneras (unas mejores, otras peores,...) pero no por ello es criticable en su simplicidad. Pero en este caso que te tarden 156 ETERNOS minutos en narrarte esto consigue acabar con la paciencia del Santo Job, porque el esquema que antes he citado se hace evidente ya durante su primera hora de metraje, por lo que resulta previsible todo lo que viene a continuación... y encima el film avanza a ritmo de caracol, recreándose sobre si mismo una y otra vez (incluso con algunos insertos místicos y/u oníricos que no aportan nada y ralentizan el desarrollo de la narración, que es lo que en definitiva interesa)

Hay que ir con cuidado con esta típica frase de "inspirada en hechos reales" como cita el poster de la película, ya que salvo el ataque del oso, todo lo demás está modificado para hacer más dramática la historia, porque lo que de verdad sucedió se decantó por otros derroteros. Pero sería injusto admitir que esta El renacido es una mala película, ya que no es así: los apartados técnicos están muy logrados, destacando sobretodo una hermosa fotografía (que sabe recrear la dura belleza de los paisajes naturales por los que transita la acción del relato, aunque en algunos momentos se dilata demasiado en ellos) y unos excepcionales efectos visuales (sirva de ejemplo ese BRUTAL ataque inicial del oso)

El mayor beneficiado del éxito de la película es sin duda su protagonista, Leonardo DiCaprio, que puede que consiga por fin ese merecido Oscar por el que ha optado en anteriores ocasiones (sin éxito) Pero también es justo admitir que resulta un poco inverosimil hacernos creer que su protagonista sobrevive a todo lo que le ocurre, porque ese supuesto realismo se diluye ante acciones más propias de un superhéroe (de hecho su interpretación sería más física que emocional) a lo que no ayuda la frialdad con la que estan esbozados su personaje y el de Tom Hardy, héroe y villano respectivamente, ya que no consiguen ninguna empatia con el espectador (por más de las muchas penurias que pasa el personaje de DiCaprio) lo cual no ayuda a sobrellevar su dilatado metraje.
=====================
  • FICHA TÉCNICA y SINOPSIS en IMDB (en inglés) y FilmAffinity (en español)
  • FECHA DE ESTRENO EN ESPAÑA: 5 de febrero de 2016
  • LA CURIOSIDAD: Tras cierto incidente del que sale vivo, el protagonista sobrevive con su caballo muerto en un giro de los acontecimientos que me recordó al usado por Han Solo al inicio de El imperio contraataca para salvar a Luke Skywalker (solo que allí es fantasía y aqui... ¿lo admitimos como creíble?)
  • LO MEJOR: Su hermoso apartado visual (aunque se recree hasta el aburrimiento en mostrar el lado descarnado e inhóspito de la naturaleza) y el brutal ataque inicial del oso (que justifica por méritos propios la nominación al Oscar a los mejores efectos visuales)
  • LO PEOR: Es MUY larga; lo que cuenta (y como nos lo cuenta) podría haber quedado SIN DUDA mucho mejor con un mejor trabajo en la sala de montaje, ya que le sobran entre 50 y 60 minutos de mera pretenciosidad.