miércoles, 23 de marzo de 2016

Reseña (con spoilers) de la notable temporada 2 de DAREDEVIL


Una vez vista la segunda temporada de Daredevil queda claro que la calidad que desprendía hace un año la primera no fue tan solo un espejismo, si bien es justo reconocer que el nivel ha bajado ligeramente (del casi excelente pasa a un correcto notable) Si hace un año asistiamos a la presentación del personaje y su universo, ahora este se amplia con dos nombres bien importantes en la cronología del mismo: Frank Castle, conocido como Punisher, y Elektra (a partir de aqui aviso de que puede haber PEQUEÑOS SPOILERS para aquellos que aún no la hayan visto por lo que el que continue leyendo lo hace bajo su responsabilidad)

Tras descabezar el crimen organizado en la Cocina del Infierno con la caida de Kingpin, la zona se encuentra en disputas entre varias facciones, si bien se suma un justiciero brutal que no tiene piedad con ellos. Bautizado con el nombre de The Punisher sería uno de los dos personajes importantes que se suman en esta temporada, tras haber tenido un discreto paso por las salas de cine en al menos tres películas con diferentes rostros (Dolph Lundgren, Thomas Jane y Ray Stevens) de las que un servidor se queda con la segunda de ellas de 2004 con John Travolta como villano, aún así tan solo correcta.

Como lo conocí siendo Shane en las dos primeras temporadas de The walking dead, tengo que reconocer que en inicio mi imagen del actor Jon Bernthal estaba "influenciada" por la famosa serie de televisión de zombis (también con base en un comic), por lo que no acababa de situarlo como Frank Castle. Pero a medida que iban avanzando los capítulos tengo que reconocer que la cosa en relación con su personaje no hizo nada más que mejorar, por lo que no me extrañaría que NetFlix añadiera una serie para él aparte de las que tiene en marcha de Marvel (visto el final al menos eso parece)

El personaje del Castigador siempre había sido dificil de representar porque muchos ven en él tan solo a un pirado que se toma la justicia por su mano, pero aqui queda claro que vendría a ser una versión más oscura de Daredevil, ya que (como el mismo personaje le dice) "estas a solo un mal día de ser como yo". De nuevo acierto del guión que sabe representarnos justificadas las motivaciones de Castle, en una adaptación televisiva en la que es facil reconocer detalles de la etapa que tuvo en los comics a cargo de Garth Ennis y Steve Dillon.

Cabe decir que todo el arco argumental relacionado con Punisher podriamos decir que tiene tres actos, ya que ejecuta, lo encarcelan pero escapa. Pues bien, agradable la sorpresa que me llevé cuando ví que personaje de la primera temporada volvía para darle una especial relevancia al paso entre rejas de Frank Castle: me refiero a Wilson Fisk, que pese a estar en prisión aún no ha dicho su última palabra (no será el único que vuelva, ya que veremos a más conocidos de la primera temporada como Stick y Nobu, si bien en el caso de este último su regreso lo encontré un tanto forzado)

¿Y Elektra? Ahi tengo que reconocer que la imagen icónica que tiene en los comics no aparece aqui (aunque es "sugerida" al final de cara a la próxima) por lo que unido a los rasgos de la actriz Elodie Yung hizo que de entrada tuviera mis reservas hacia esta encarnación. Pero al igual que sucedió con Punisher, a medida que avanzaban los capítulos la cosa mejoró, por lo que ansio ver como evolucionará en la más que probable tercera temporada, si bien en el tránsito a la misma de ella no haya aparecido Bullseye (¿será quizás futuro villano? es evidente el guiño a la etapa de Frank Miller...)

Si en esta segunda temporada se ha acertado con sus dos inclusiones principales, el resto del elenco ha estado a la altura: Charlie Cox consigue ser tanto el convincente abogado Matt Murdock como su alter-ego Daredevil, su socio Foggy Nelson (a cargo de Elden Wilson) se desarrolla y va  más allá del simple alivio cómico que habia sido (salvo momentos puntuales) durante la primera temporada. También sale reforzado el personaje de Karen Page (interpretado por Deborah Ann Woll) confirmado su idilio con Matt tan solo sugerido hasta ahora (atención a la muy sensual escena bajo la lluvia)

Todo ello sin olvidar los lugares que conociamos de la primera temporada, ya que de nuevo estos personajes pasearán por sitios comunes como el taller de Melvin Potter (donde Daredevil ira a solicitar unos arreglos a su traje), el hospital (con la presencia de Claire Temple, la enfermera a la que da vida Rosario Dawson), la iglesia (Murdock es un católico fiel), el bar de Josie o las oficinas del New York Bulletin (y yo me pregunto: si Sony ha llevado a Spider-Man de nuevo a Marvel, ¿se podría utilizar el nombre del periódico Daily Bugle, al ser más emblemático en los comics?)

Pese a esa sensación general de satisfacción quedan momentos puntuales en los que ha dado la sensación de que el relato alargaba situaciones de manera innecesaria tan solo para cumplir con el trámite de hacer 13 episodios (si bien eso podría ser achacable también a muchas otras series) lo que se ha hecho evidente en que mientras que en la primera temporada había una clara historia con principio, nudo y desenlace, en esta ocasión serían tres arcos narrativos engarzados entre si: Punisher, Elektra y La Mano, siendo esta última la que quizás pierde fuerza en comparación con las dos previas.