martes, 10 de mayo de 2016

ANGRY BIRDS, LA PELÍCULA del videojuego de los pájaros encabronados

No soy jugador, lo admito. Igual es por mi caracter pero no suelo tener paciencia para ponerme delante de una pantalla a machacar un joystick (o el teclado del ordenador) porque al final me enerva bastante. Es que además, es una cosa que nunca me ha llamado la atención, aunque no por ello negaré que conozco los más mediáticos y alguna que otra vez he probado algunos tipo Tetris (si acaso el que manejo mejor) o alguna de las múltiples versiones de Super Mario. Pero vamos, que yo nunca he sido de esos que estan horas y horas "dale que te pego" al jueguecito de marras (y con los que hay ahora en tres dimensiones ya es que hasta me mareo, reconozco que si me quedé anclado en algo serian los juegos de plataformas clásicos)

Con este preámbulo lo único que quiero dejar claro es que he ido a ver este film sin ninguna referencia previa más allá de la fama que logró el juego en su momento (de hecho resulta extraño que esta película haya tardado tanto ya que lo lógico hubiera sido aprovechar el boom que tuvo en su momento) Lo que me he encontrado ha sido un título muy simple en su historia aunque toda una explosión de color para la vista, que en algunos momentos me ha recordado a los clásicos dibujos de los Looney Tunes por sus gags y su ritmo frenético (el cual se desborda durante su media hora final), si bien sin el carisma de los mismos ya que se realiza un uso excesivo del slapstick que puede ser un poco agobiante de cara al espectador adulto.

El protagonista de la historia es Red, un pájaro inadaptado con serios problemas para controlar su ira. Eso le llevará a una terapia de grupo donde conocerá a otros pájaros entre los cuales se me hizo especialmente gracioso Terence por su inicial caracter más bien hosco (esto no deja de ser una película infantil y ya sabemos que incluso en el más amargado se esconde un tierno corazón) Con ellos se plasman todos los tópicos previsibles sobre el valor de la amistad (en su inicio el mundo de estos pájaros incapaces de volar puede recordar al de los Pitufos) pero en ellos tendrá un apoyo Red cuando descubra cual es el plan oculto de los cerdos verdes: bajo su aparente buen rollo inicial, su objetivo es robarles todos los huevos.

En la operación de rescate que se llevará a cabo tras que los marranos hayan llevado a cabo su plan Red aprenderá que su caracter furioso no es malo si está justificado, lo que le llevará a comandar la citada misión en una media hora final que es donde se acumulan el mayor número de referencias hacia el juego original (así como otras más dirigidas hacia los adultos como la muy cinéfila que hay en relación a la película El Resplandor) Y ya está, porque este film no se molesta en ahondar más (esto no es Pixar) por lo que aunque el resultado final sea entretenido y quede bien resuelto en su conjunto (en lo que supongo que también influye unos 98 minutos muy ajustados) dudo que entusiasme de la misma manera a niños y adultos, dejando más contentos a los primeros que a los segundos.
=====================
  • FICHA TÉCNICA y SINOPSIS en IMDB (en inglés) y FilmAffinity (en español)
  • FECHA DE ESTRENO EN ESPAÑA: 13 de mayo de 2016
  • LA CURIOSIDAD: El guiño a la película El Resplandor, realmente hilarante (aunque solo lo cogeran los más adultos)
  • EL DOBLAJE: La versión española, que fue que la ví, cuenta con la habitual selección de voces de famosos (José Mota, Alex de la Iglesia, Cristina Castaño) de tal manera que, por ejemplo, hablan igual el Red de este film y el Drácula de Hotel Transylvania al coincidir el mismo actor: Santiago Segura.
  • LO MEJOR: Es correcta y entretenida para el público al que va dirigida (el infantil) sobretodo gracias a un ritmo frenético que ofrece acción constante (supongo que intentando emular el estilo del videojuego finlandés en el cual se basa, algo más evidente en su desaforada media hora final)
  • LO PEOR: Su sencillez argumental, que no va más allá del planteamiento para enfrentar a los pájaros con los cerdos verdes, así como un exceso de humor slapstick, que hará reir a los más pequeños pero puede hacerse más cansino para los adultos.