lunes, 4 de julio de 2016

EL PEQUEÑO HELLBOY, LOS 4 FANTÁSTICOS DE JOHN BYRNE (2 DE 4), TEATRO DE GUERRA y LA GUERRA DE LOS HOMBRES DE HIERRO

Conocía la adaptación de los Pequeños Titanes de Art Baltazar y Franco (del que ya me había leido uno), así como otras muchas variantes para el público infantil de los comics de Batman y Superman por DC u otras con los superhéroes de Marvel. Pero hasta cierto punto admito que no me llamaban la atención (digamos que no entro dentro de su público potencial, que serian los niños hasta 7 años) porque son muy sencillas y básicas, aunque si es cierto que constituyen un material excelente para introducir a los chavales en el mundo del comic (si tuviera un hijo hasta esa edad sin duda que se lo compraba: las buenas aficiones se enseñan desde pequeños)

Como he citado, conocía esas adaptaciones, las cuales en el fondo tampoco me parecian algo extraño ya que esos personajes, en origen, estaban dirigidos a los chavales (otra cosa es que hayan evolucionado a medida que sus lectores iban madurando) Pero Hellboy, el mítico diablo creado por Mike Mignola, nunca consideré que fuera un comic infantil, por lo que admito que me asombró encontrar en la biblioteca esta adaptación titulada El pequeño Hellboy, obra de los artistas antes citados. Se trata de un comic de lectura sencilla, entretenida y muy accesible para todos los públicos que continua el estilo de la adaptación que los autores llevaron a cabo de los Pequeños Titanes (con un apartado gráfico muy destacable y llamativo), y en donde veremos las peripecias de las versiónes infantiles de Hellboy, Abe Sapien, Bogavante Johnson, Liz Sherman, Johann Krauss, el homúnculo Roger, Baba Yaga y todos los personajes que rodean a esta mítica creación de Mike Mignola (con la ventaja de que, aunque no se haya leido nunca nada de él, se cogen los chistes sin ningún problema, ya que no hay el miedo a perderse algo por no conocer la trayectoria de estos personajes -lo cual puede servir de puerta de acceso a su versión más adulta-)

Esta miniserie de cinco números recopilada en este pequño tomo hay que citar que ganó, de manera muy justa, un premio Eisner a la mejor obra para lectores infantiles (hasta 7 años), por lo que más a mi favor a la hora de recomendarla como regalo para vuestros hijos u otros niños de vuestra familia a los que no sepais que regalar.

Ficha editorial por este enlace, ficha de la biblioteca por este otro.


Me gusta la serie Doctor Who, y aunque ya sé que no soy el único, me ha sorprendido saber que a John Byrne también le gustaba, tal y como indican en el prólogo del segundo tomo (de cuatro) que recopila toda la labor de dicho autor con Los 4 Fantásticos de Marvel. Ello viene a colación porque el viaje que realizan el famoso cuarteto a la Zona Negativa al inicio de esta segunda entrega es un claro homenaje del autor a la citada serie de televisión británica (que no en vano en aquel entonces estaba viviendo su mayor época de esplendor con el más reconocido Doctor Who de la etapa clásica, a cargo del actor Tom Baker) Byrne deja bien claro que la Zona Negativa es un universo lleno de posibilidades, donde tienen cabida todo tipo de extraños seres como los que se ven en la televisiva serie de la BBC, pero abrir una puerta significa dejar entrada en ambos sentidos, que es lo que aprovechará Annihilus tomando como rehenes en el Edificio Baxter a los indefensos Franklin Richards (el hijo de Reed y Sue) y Alicia Masters (la novia ciega de la Cosa)

Con unas tramas tan bien hilvanadas y unos personajes tan bien desarrollados uno no puede menos que descubrirse ante la labor de Byrne en esta cabecera (de entre lo mucho y variado que hay en esta segunda entrega citaría el inicio de Hulka como miembro del cuarteto en lugar de la Cosa, o el embarazo de Sue en la Zona Negativa y lo que conlleverá) Asimismo se me han aclarado detalles al no haber leído esta etapa en su orden (mi reseña del tercero por este enlace y mi reseña del primero por este otro)

Un simple detalle ¿censor?: cuando Annihilus cuelga boca abajo a Alicia Masters, llevando la susodicha falda, ¿no tendría que la más básica ley de la gravedad hacernos ver su ropa interior? Me remito a la viñeta superior de la página 48 de este tomo, que además corresponde al número que John Byrne realizó apaisado, cual si fuera formato cinerama, con un gran y muy acertado resultado final.

Ficha editorial por este enlace, ficha de la biblioteca (de la obra completa) por este otro.

Admito que el Capitán América es el superhéroe que menos me llamaba la atención cuando me introduje hace años en el Universo Marvel, ya que a priori parece un personaje sin matices y poco dado a la originalidad. Eso cambió con la trilogia que ha tenido en cines, resultando hasta el momento la más interesante y mejor del universo cinematográfico Marvel (junto también con la de Iron Man, justo un escalón por debajo)

El presente tomo no resulta una pieza importante ni para el personaje ni para el universo que le rodea, pero digamos que sirve de manera muy destacada para insistir sobre los grandes temas siempre asociados al alter-ego de Steve Rogers, aparte de ser el enésimo ejemplo que tendria que hacernos meditar sobre lo inutil de todo tipo de conflicto armado, donde finalmente no hay vencedores ni vencidos, si no tan solo víctimas. 

De los cuatro números recopilados en este tomo me gustaron especialmente el inicial (aunque se le puede achacar ser el más previsible, pero que acaba con la dedicatoria más emotiva) así como el tercero, donde creo que está bien expuesta la problemática que tienen los soldados tullidos para volver a la vida de civil, con el ejemplo de uno que pierde las dos piernas y un brazo en una explosión en territorio enemigo.

Ficha técnica por este enlace, ficha de la biblioteca por este otro.

Finalizo este bloque de reseñas con el comic Iron Man Legado: La guerra de los hombres de hierro, una obra tan solo correcta que vió la luz para aprovechar el éxito de las películas sobre el superhéroe a cargo de Robert Downey Jr.

En el arco argumental aqui recopilado el alter-ego de Tony Stark tiene que hacer frente a un conflicto nacional en el ficticio pais de Transia, fronterizo con el más conocido de Latveria (dirigido este último con mano de hierro por el conocido Doctor Muerte) Un grupo paramilitar esta usando tecnologia de la empresa de Stark para armar el caos, cosa que a nuestro superhéroe no le gustará nada (una cosa es vender armas y la otra es masacrar a civiles) lo que le llevará a entrar en acción.

Los elementos por los que se mueve esta historia serían el uso no autorizado de tecnología de Stark (lo que hace pensar que este hombre tendría que revisar muy bien la seguridad de sus cosas, porque ya le han pasado cosas parecidas otras veces) así como plantear su derecho a inmiscuirse en un conflicto en terreno extranjero; pero ninguno de ellos resulta innovador, dejando como tan solo entretenida a una historia que tampoco creo que se plantease ir mucho más allá. Recomendada para nuevos lectores ya que en origen esta cabecera de Legado nació para narrarnos arcos argumentales autoconclusivos del pasado del personaje, sin tener que lidiar con la tan temida continuidad.

Ficha editorial por este enlace, ficha de la biblioteca por este otro.