martes, 22 de noviembre de 2016

SPIDERWOMAN: CAMBIO DE MARCHA, METEORO: MACH GO GO GO, LA VIDA DE UN PADRE ABRUMADO, NONNONBA y SKY HAWK (reseñas)

Hay personajes que los marean de un lado para otro, dando la sensación de que no saben muy bien que hacer con ellos, siendo Spiderwoman un ejemplo bien evidente. Pero si cuando leí la anterior entrega ya comenté que había tomado un tono muy destacado, una grata sorpresa es lo que me he llevado con este, donde nuestra superheroina, como la portada deja bien evidente... ¡¡¡está embarazada!!! (y eso sin duda es un GRAN cambio en su estatus habitual)

¿Quien es el padre del bebé de Jessica Drew? Eso en principio es un detalle secundario, ya que este tomo nos la muestra fuera de SHIELD y de los Vengadores, con un embarazo en avanzado estado, y controlando a Ben Urich y el Puercoespín, a cargo de esa agencia de detectives que tienen, mientras ella se toma su merecida baja por maternidad (por la que incluso le hacen una fiesta sus amigos superhéroes: atención a la anécdota con Iron Man)

Aunque su avanzado estado de gestación podría hacer pensar lo contrario, Spiderwoman no se amilana ante villanos tan cutres como Bicho dorado, Coneja blanca y Morsa, a los que no le cuesta aplicarles una lección; pero la problemática vendrá cuando, siguiendo los consejos de su buena amiga Carol Danvers (Capitana Marvel), acuda al hospital galáctico de Alpha Flight, con la mala suerte de cruzarse en su camino un secuestro con rehenes por parte de unos Skrulls rebeldes, mientras ella puede parir de un momento a otro (y rodeada de un buen montón de premamás alienígenas en su mismo estado)

El guionista Dennis Hopeless realiza una gran labor a la hora de humanizar a un personaje que nunca había sido nada más allá del reverso femenino de Spider-Man, llevándolo aqui al terreno de la maternidad, cuando en el universo Marvel la más reciente que recuerde que se ha atrevido con algo así ha sido Jessica Jones. De este tomo destacaría lo bien expuesta que está la amistad entre la protagonista y la Capitana Marvel (con diálogos brillantes) así como toda la trama en ese hospital galáctico, e incluso el último número (más centrado en esas típicas dudas e inseguridades de las madres primerizas), todo ello beneficiado del excelente trabajo gráfico de Javier Rodriguez que resulta notable en general y realmente magnífico en algunas splash-pages que son toda una delicia para el lector.
Es curioso porque al mismo tiempo que me he leído el tomo primero de Meteoro: Mach go go go probé suerte con los tres de Mazinger Z, y pese a ser series de mi más tierna infancia (e incluso sonándome más la del robot que la de los coches) ha sido la primera la que he acabado leyendo, porque la de Mazinger Z se me hizo muy simplona y la abandoné (¡ojo! que con eso no penseis que esta es un dechado de virtudes, pero sin pretensiones me la acabé leyendo de forma rápida y ágil, cumpliendo lo mínimo que le pido yo a mis lecturas: que me entretengan)

Es una pena porque este manga se componía de dos entregas, pero la segunda nunca llegó a editarse debido a las pobres ventas de esta primera, lo cual resulta una lástima pese a que se aprovechara para editarlo cuando se estrenó la adaptación fílmica que hicieron los hermanos Wachowski (ahora hermanas) de título Speed Racer, que corresponde a la traducción que se hizo en el mercado anglosajón de lo que aqui se conoció como Meteoro (lo de Mach go go go es su título original)

El protagonista es el joven Go Mifune y su Mach-5, un coche de carreras capaz de lo increible, estando ambos rodeados de varios secundarios esquemáticamente desarrollados dentro de sus roles básicos de amada (o mejor amiga), mentor o esos alivio/s cómico/s que sirven para que no sea siempre "más de lo mismo". Los cuatro capítulos de los que consta este tomo conforman otras tantas pruebas automovilísticas con variopintos obstáculos que nuestro héroe tendrá que salvar, todo ello con un estilo gráfico que puede recordar a Osamu Tezuka y que claramente está orientada al público infantil-juvenil con su tremenda sencillez (que con el paso de los años, medio siglo después, para algunos será simpleza)
Me suelen resultar llamativas aquellas historias que se centran en el territorio de lo cotidiano, supongo que por aquello de que uno se identifica más con aquello que es más cercano. De todas maneras este caso en cuestión se podría parecer al de La Parejita de Manel Fontdevila (al menos en su etapa más reciente), al coincidir en narrar todos los problemas cotidianos que tiene asociado el hecho de ser padre (en este caso además de dos hijas pequeñas que son un torbellino)

La vida de un padre abrumado recopila las tiras que cada mes salian en la revista Fierro y cada semana en el periódico Página/12. En las mismas el argentino Iñaki Echevarría pone en evidencia un hecho tan fundamental como lo mucho que cambia la vida de un hombre cuando asume la responsabilidad de la paternidad, por lo que esta obra enseguida consigue la empatía del lector, bien porque lo vive de primera mano o bien porque sabe lo que ello representa (añadiendo en muchas de estas anécdotas ese divertido contraste de vivir situaciones cotidianas también desde ese punto de vista infantil que muchas veces nos hace esbozar una sonrisa a aquellos adultos que estamos cerca, por lo irónico de la ocasión y/o el momento) Una lectura recomendable para padres en general y primerizos en particular, que veran que no estan solos en esta dificil batalla con el dia a dia a la hora de criar unos tiernos retoños.
Cuando una obra recibe un premio, en ocasiones puede pasar que los méritos para ello no se hacen evidentes, mientras que en otras ocasiones los beneplácitos da la sensación de no ser los suficientes. Eso ocurre con todo tipo de obras, incluido el comic, algo que le viene muy apropiado a NonNonBa de Shigeru Mizuki, que recibió de manera MUY JUSTA el premio a mejor album en el 2007 en el Salón del Comic de Angoulême, pero que no pondría yo pegas para calificarlo como UNO DE LOS MEJORES MANGAS que me he leído en la vida.

Del mismo autor de Kitaro y 3 calle de los misterios, ambas ya reseñadas por este blog, en este caso Mizuki se decanta por el relato autobiográfico situado en su infancia (en el Japón de los años 30 del pasado siglo) y centrado en la relación de amistad que se establece entre el entonces joven mangaka con una vecina anciana y viuda (la NonNonBa del título) que con sus relatos fantásticos introduce al autor dentro del rico mundo del folclore japonés, con los yokai (monstruos mitológicos del mismo) a la cabeza.

Con un ritmo ágil y fluido, esta obra nos muestra la vida cotidiana en el Japón rural previo a la Segunda Guerra Mundial, mezclado con las historias fantásticas que la anciana le cuenta al pequeño Shigeru, que sirven para amenizar la lectura del mismo. Y es que cuando se centra en la realidad quedan bien patentes temas tan tristes como la pobreza que había en el Japón de aquel entonces, la enfermedad, la trata de personas o la guerra, siendo el autor siempre contrario a esta última. De todas maneras en ocasiones la efervescente imaginación del joven Mizuki llevará a que queden un tanto desdibujadas las fronteras entre lo real y lo fantástico, dando lugar a momentos simpáticos y curiosos.

NonNonBa resulta al final un manga entrañable y familiar, con una historia llena de matices y realmente preciosa de inicio a fin, que denota esa nostalgia que el autor sintió por una persona muy querida para él como fue esta anciana. El dibujo de esta obra, que resulta muy acertado, me ha gustado tanto como en los mangas previos antes citados de este autor, ya que ese trazo sencillo para unos personajes carismáticos y muy expresivos consigue un contraste excepcional con esos lugares por donde va aconteciendo el relato, más realistas, espectaculares, hermosos y elaborados (dependiendo de si el momento es más o menos onírico) haciendo de este manga la OBRA MAESTRA que es.
Acabo esta batería de reseñas con un nuevo manga que me he leído de Jiro Taniguchi, donde de nuevo demuestra su habilidad tanto narrativa como gráfica, pese a que en esta ocasión la historia es un western, género que a priori a uno no le cuadra viniendo de un mangaka, pero que sin duda consigue mantener la calidad que uno siempre espera de este autor.

La historia se centra en dos antiguos samurais que huyendo de su destino van a parar a los Estados Unidos. Mediante ellos el autor nos relata como fueron los últimos años de gloria de los indios nativos de entonces, antes que la superioridad del hombre blanco los diezmara (a lo que ayudó sobretodo el genocidio de búfalos que llevaron a cabo, para de esa manera dejarlos sin su principal sustento) Y es que queda claro que en esta historia Taniguchi se coloca del lado de los indios, que no tienen ningún problema a la hora de adoptar a estos dos samurais, lo que les servirá para un aprendizaje mutuo que les llevará a ser renombrados como Halcón del cielo y Lobo del viento (del primero viene el título de este manga)

En un relato que mezcla hechos verídicos con otros creados para la ocasión (se nota la documentación llevaba a cabo para la realización de esta obra) el mayor handicap de Sky Hawk estaría en centrarse más en los aspectos del western típico, cuando se podría haber profundizado en los paralelismos entre ambas culturas (la de los samurais y la de los indios), algo que el autor apenas desarrolla. Aún así estamos sin duda ante una historia muy entretenida en la que se notan mucho las constantes ya propias de Taniguchi como su amor por la Naturaleza (en todas sus vertientes) mezcladas aqui con unas muy acertadas escenas de acción.