lunes, 13 de febrero de 2017

LA VIDA DE CALABACÍN, notable stop-motion sobre la infancia robada

Hace poco me leí la novela en la que se basa esta película, porque me sorprendió su nominación al Oscar a mejor film de animación, dejando en la estacada incluso a predecibles candidatos como Buscando a Dory de Pixar (aunque poco importa porque la "casa-madre", Disney, si ha logrado incluir dos títulos suyos como Zootrópolis y Vaiana) Aparte de que no tenía referencias previas de este título, me llamó la atención el que fuera en animación stop-motion, así como todos los premios a los que había sido nominada o que ya había ido acumulando en su pase por diferentes festivales, por lo que ese fue el empujón que me hacía falta para decantarme por esta historia, saciar mi curiosidad y valorarla por mi mismo (como me pasó con La La Land), primero en su notable base literaria y luego con el presente (y escaso) film.

Esta película dura apenas 66 minutos, un lapsus de tiempo a priori muy breve pero que resulta suficiente para captar la esencia de la novela en la que se basa, aunque es demasiado parcial respecto a la misma, ya que se centra en detalles puntuales que sirven para que el director nos transmita un evidente mensaje (tenemos que proteger a la infancia de ahora porque son la humanidad del futuro) pero deja otros de lado, al centrarse tan solo en algunos personajes mientras que los otros sirven tan solo como complemento a su mensaje, pero sin desarrollarlos como sucede en la obra literaria. Con esto no me vengo a referir que por ello esta película pierda valor, pero queda claro que se ha intentado también llegar al público infantil suavizando (si ello es posible) algunos temas.

Lo más evidente de ello estaría en la muerte de la madre de nuestro protagonista, que se narra en las primeras páginas de la novela, pero que en la película tan solo se da por supuesta tras un prólogo (eso si) que sabe captar muy bien el origen de la historia, pasando luego a cuando ya ha sucedido la tragedía. No citaré aqui como se produce el accidente que lleva a ella por ser claro spoiler (y porque os recomiendo su lectura, por lo que no quiero reventar sorpresas a cualquier posible lector) pero salvo un comentario del protagonista acerca de que cree que él es el culpable de que su madre haya muerto, en ningún momento nos dicen como ha pasado eso. Felicito esa omisión si la idea era hacer de éste un título apto también para los más pequeños de la casa (cosa que os garantizo que es) pero creo que hubiera quedado más completo con su exposición en el film, aunque se llevara a cabo fuera de plano.

Aparte del protagonista Icare (o Calabacín como le gusta que le llamen) el otro personaje más desarrollado de la película sería su relativa némesis, el problemático Simon, el cual intentará marcar su territorio cuando Calabacín llega al hogar de acogida donde lo lleva el policia Raymond tras quedarse solo en el mundo. Este gendarme de buen corazón será la figura paterna para nuestro protagonista, estableciéndose una bonita relación entre ambos (aunque en el libro se profundiza más en ella) ya que ese policia tenía un hijo que le abandonó (sin aclarar si es que se fue, murió u otros motivos, quien quiera más datos de nuevo le remito a la obra literaria) por lo que la tragedia del joven protagonista le conmueve (si Calabacín es un hijo sin padres, él sería un padre sin hijos)

De todas maneras que la historia se centre en el tiempo que Calabacín pasa en el hogar de acogida puede llevar a recordar a clásicos como Oliver Twist de Charles Dickens, pero a diferencia de los maltratos que había en esos lugares (y que esa citada novela describe tan bien), aqui tanto nuestro protagonista como sus compañeros (todos con pasados comunes donde abundan los padres violentos, drogadictos, pervertidos, ladrones o asesinos) verán en ese hogar un lugar para encontrar la paz, la tolerancia y la amistad, sin por ello olvidar los estigmas que cada uno arrastra de su pasado (que quedan expuestos de forma excelente en esas miradas que hablan por si mismas), incluida la joven Camille, de la que se enamorará nuestro protagonista nada más verla, y que también arrastra su propio pasado turbulento (su padre asesinó a su madre y luego se suicidó)

Insisto en que estamos ante un film notable tanto en planteamiento como en resolución, con una muy acertada animación en stop-motion, y que ES APTO PARA TODOS LOS PÚBLICOS pese a tocar temas que igual puedan ser un poco delicados. El director Claude Barras opta por simplificar la novela original sugiriendo tan solo lo que allí es citado (sirva de ejemplo la omisión de como muere la madre de Calabacín o cuando Simon le enumera el pasado de los padres de todos los niños que viven en ese orfanato) supongo que con la intención, al ser una película animada, de llegar a todo tipo de público, cosa que conseguirá sin problemas, ya que ni busca ni se recrea en el drama, aunque el mismo esté presente. Si después de verla se os hace corta (que puede ser más que posible, porque sus breves 66 minutos se me hicieron MUY escuetos) os recomiendo el libro, igual de sencillo pero mucho más profundo.
============================
  • FICHA TÉCNICA y SINOPSIS en IMDB (en inglés) y FilmAffinity (en español)
  • FECHA DE ESTRENO EN ESPAÑA: 24 de febrero de 2017
  • LO MEJOR: Lo bien que sabe retratar la mirada de los niños que sufren, máxime teniendo en cuenta que aqui no son nada más que muñecos.
  • LO PEOR: En esencia es notable pero como adaptación es bastante parcial.