domingo, 30 de septiembre de 2007

LEON (EL PROFESIONAL), la obra maestra de Luc Besson

FICHA TECNICA

Título original: Leon
Director: Luc Besson
Productor: Claude Besson, Luc Besson, Patrice Ledoux
Género: Thriller
Año: 1994
Origen: EE.UU. / Francia
Duración: 105 minutos
Intérpretes: Jean Reno, Natalie Portman, Gary Oldman, Danny Aiello

SINOPSIS

Mathilda es una niña de doce años que no se lleva nada bien con su familia, excepto con su hermano pequeño. Su padre es contrabandista de droga y hace negocios con el excéntrico Stan, que irónicamente es un corrupto agente de la D.E.A. (Drug Enforcement Administration, departamento gubernamental contra las drogas). Estando Mathilda comprando en un supermercado, Stan mata a la familia de la joven. Ella no tiene más remedio que refugiarse en casa de su solitario y misterioso vecino Léon, y descubre que es un asesino a sueldo. No teniendo ningún lugar adonde ir, Mathilda se queda con Léon y hacen un pacto: ella lavará la ropa, la casa y enseñará a leer a Léon mientras que él la enseñará a disparar para poder vengarse de aquellos que mataron a su hermano.

CRÍTICA

Hay películas que se convierten en films de culto y películas imperecederas… y en ocasiones sin esperarlo. ¿A que me refiero? Situémonos, primavera de 1995 (por el mes de abril si no me equivoco). Por esas fechas los estrenos solían ser bastante insípidos, aún lejano el verano de los típicos blockbusters y recién acabada la temporada de Oscar. Pensando yo en que ir a ver al cine me decanté por una película francesa llamada Leon (El Profesional). ¡Que sorpresa! El film no sólo me sorprendió gratamente, sino que se convirtió en la sorpresa cinematográfica de aquel año y uno de los mejores títulos que vi en 1995.

Tras aquel visionado en cine la película la he repetido varias veces, siendo la más reciente el pasado sábado 29 de septiembre cuando fue emitida en Cuatro. Y puedo asegurar que pese a los 12 años ya transcurridos desde su estreno (13 si contamos que la película es de 1994 pero en España se estrenó varios meses más tarde) no sólo no ha perdido ninguno de sus méritos, sino que me atrevería a decir que el tiempo la está convirtiendo en un clásico. No diría que es perfecta (en esta vida no hay nada perfecto, incluso las mejores cosas pueden tener errores) pero desde luego si que diría que es una casi obra maestra.

Y es que la delicadeza con la que Luc Besson dirige un argumento donde se mezclan a partes iguales los sentimientos de los personajes con la violencia de alguna de las situaciones es simplemente brillante, sorprendiendo que en su carrera posterior no ha conseguido llegar nunca al nivel que consiguió con este film, personalmente el que más me gusta de toda su filmografía. En cuanto a los actores, ¿que decir? todos ellos están magníficos: Jean Reno interpreta al protagonista con una credibilidad pasmosa, mostrando que tras la máscara de frío asesino está un hombre solitario al que la vida de paz y tranquilidad que le proporciona Mathilda le sirve de redención por sus crímenes. En cuanto a esta, interpretada con sensualidad carnalidad por Natalie Portman, demuestra a la perfección la conjunción de una adolescente problemática, que por un lado sigue siendo una niña pero por otro intenta comportarse ya como una mujer, siendo ese puntillo intermedio de su interpretación uno de los elementos más morbosos del relato (que la misma historia aprovecha como cuando ella le dice a Leon que cree que se está enamorando de él o cuando le dice al gerente del hotel que no es su padre sino su amante).

Pero no sólo la pareja protagonista está brillante, sino también los otros dos actores conocidos del reparto: Danny Aiello es un brillante capo italiano que bajo su restaurante del que nunca se mueve orquesta todos los trabajos de Leon (a quien enseñó todo lo que sabe, como él mismo dice en un momento dado, siendo para él casi un padre) mientras que Gary Oldman interpreta a un policía corrupto de manera magistral, soltando todo el histrionismo que este brillante actor lleva dentro y que no ha sido aprovechado como se debería por el cine norteamericano (sin contar su participación aquí su papel más brillante me parece el del Drácula de Francis Ford Coppola) .

En cuanto a la película es una auténtica maravilla, no sólo en la presentación de personajes sino en el comportamiento de los mismos: por citar sólo un momento aún me resulta impresionante la interpretación de Natalie Portman cuando tiene que pasar por delante de la puerta de su casa donde acaban de matar a toda su familia para irse a picar al timbre de un vecino del que no sabe nada… pero que como no le abra la puerta provocara que la maten. Su posterior relación con el mismo es también todo un acierto argumental tal y como está rodada: por un lado Leon quiere ser un padre para ella (que le enseña, eso si, los secretos de ser un asesino a sueldo) y por otro lado la chica experimenta un doble sentimiento hacia él, no sólo como protector sino como hombre (de ahí esa morbosidad inherente que cité antes).

Quien haya visto la película ya sabrá el final, que si bien cuando la vi en cine por primera vez quizás me supo mal porque me hubiera gustado que acabarán los dos juntos (como padre e hija… aunque sin serlo) con el paso del tiempo me parece una culminación magistral a una historia de redención donde en última instancia, aunque Leon quiera cambiar, son sus pecados (sus asesinatos) los que le pasan factura.

En los últimos tiempos he leído tanto la idea de realizar una secuela del film (con el personaje encarnado por Natalie Portman, ya mayor, ejerciendo de asesina a sueldo como su mentor) así como un remake (¿¡ya!? ¡Por Dios, si sólo ha pasado poco más de una década desde su estreno!). Ambas cosas espero que no las realicen nunca, porque sólo servirían para sacarle méritos a una película que si bien me pareció buena en su día, ahora mismo me parece aún mejor.

LO MEJOR: El argumento (la historia no sólo es entretenidísima sino que encima es emocionante, simpática, entrañable,…), los actores (soberbio cuarteto protagonista: Jean Reno, Natalie Portman, Danny Aiello y Gary Oldman), la dirección de Luc Besson (nunca ha conseguido hacer una película tan buena como esta),… en fin, casi todo.

LO PEOR: Pequeños detalles como el exceso de acción de la parte final. Pero vamos, que tampoco molesta…

CURIOSIDADES

# La película tuvo un enorme éxito en Japón. Tanto, que Natalie Portman y Jean Reno fueron al país oriental para promocionarla.

# Natalie Portman fue elegida entre unas dos mil niñas. Hicieron pruebas en Londres, Nueva York, Chicago y París. A pesar de que Luc Besson sabía que Natalie no tenía experiencia en el cine, afirmó que era increíble.

# Luc Besson tenía miedo de que la voz de Natalie Portman cambiase mucho si hacían el doblaje en la posproducción usual, por eso lo hicieron mientras rodaban.

3 comentarios:

Pliskeen dijo...

Me encanta. Ésta y "El quinto elemento" son las mejores películas de Besson. Y mejor no hablemos de las chorradas que produce...xDD

Gary Oldman está fantástico, y como bien dices, no se ha aprovechado demasiado ese histrionismo que suele llevar con solvencia (no como otros, ejem, Jordi Mollá, ejem, por poner un ejemplo a la española)
Y ya que la mencionas, "Dracula de Bram Stocker" es una delicia tb (y papelón de Oldman)

Por cierto, corre por youtube, o almenos corría hace tiempo, la prueba de casting que le hicieron a la Portman para el papel de "Leon". Busca que quizás, si aún está, la encuentres.

Saludos ;)

rafa.highlander dijo...

He oido rumores que consideran a Nikita, Dura de matar (1990) de Luc Besson como la secuela de León, el profesional

Chacal dijo...

Pues teniendo en cuenta que Nikita es de 1990 y León de 1994 más bien sería que una es precuela de la otra.