viernes, 28 de septiembre de 2007

LA EXTRAÑA QUE HAY EN TI

Ficha técnica

Dirección: NEIL JORDAN.
Intérpretes: JODIE FOSTER, TERRENCE HOWARD, NAVEEN ANDREWS, NICKY KATT, MARY STEENBURGEN, ENE OLOJA, LUIS DA SILVA JR.; BLAZE FOSTER, RAFAEL SARDINA, JANE ADAMS.
Guión: RODERICK TAYLOR, BRUCE A. TAYLOR Y CYNTHIA MORT; basado en un argumento de RODERICK TAYLOR Y BRUCE A. TAYLOR.
Producción: JOEL SILVER Y SUSAN DOWNEY.
Música: DARIO MARIANELLI.
Fotografía: PHILIPPE ROUSSELOT.
Duración: 122 MINUTOS

Sinopsis

A la locutora de radio de Nueva York, Erica Bain, le encanta su vida y adora a su novio. Pero lo pierde todo cuando en un ataque brutal ella queda malherida y su novio muere. Erica no puede superar la tragedia y comienza a merodear las calles de la ciudad en busca de los hombres que los atacaron. Su manera de buscar justicia llama la atención del público, y la ciudad queda fascinada por sus proezas anónimas. Cuando la policía de Nueva York comienza a buscar al autor de esos actos, y un obstinado detective está tras sus pasos, Erica debe decidir si su búsqueda de venganza es el camino correcto o si ella se está convirtiendo en lo mismo que quiere combatir.

Crítica

Es dificil hacer una crítica imparcial de una película como La extraña que hay en ti, ya que por un lado tengo mi vertiente cinéfila que me dice que la película es entretenida pero no aporta ninguna novedad al subgénero vigilante que popularizó en los setenta Charles Bronson. Pero por otro lado tengo mi vertiente personal que siempre ha conectado que este tipo de films ya que no dejan de ser un desahogo en pantalla de lo que en la vida real no se puede hacer... porque seamos claros, la justicia no funciona como se quisiera sino no habría tantos criminales sueltos. Eso es especialmente demostrable en la misma actualidad, cuando en este pais parece que sea más punible y más peligroso el que quema fotos de ciertas personas que otros que seguramente estarán cometiendo actos peores y andarán campando a sus anchas.

Es por ese sentimiento que películas como esta parecen satisfacer la justicia que nos gustaría hacer y no podemos. Porque los vigilantes no tienen porque ser psicópatas tan malos como los enemigos a los que abaten, el cine lo ha demostrado con films como Un día de furia, con el que más facilmente se puede comparar este. Siempre se puede mirar desde el punto de vista de que cuando uno es asesino, es una carrera sin fin, como en ocasiones da a entender este film cuando parece que la carrera del personaje de Foster en su limpieza de los bajos fondos la puede conducir a la perdición. Y es cierto que tener un arma te da un poder que ha de ser muy bien llevado porque corres el riesgo de pasarte de la raya (el ejemplo de Un día de furia estaría aqui más que correcto, ya que mientras que las situaciones iniciales de lo que le pasaba al personaje encarnado por Michael Douglas podian parecer justas, al final incluso a él se le iba la mano)

Pero centrándonos en esta película, lo que nos narra es una búsqueda de venganza. Y eso, tal y como lo plantea la película, lo considero perfectamente lógico y asumible... si no fuera porque el final (aunque satisfactorio en la situación planteada) se me antoja demasiado poco real. Es decir, es lo que por lógica tendría que pasar si eso ocurriese en la realidad, pero está clarísimo que es lo que no pasará nunca. Hasta ese momento lo que nos ha contado la película es como una persona normal puede verse abocada a una espiral de violencia que cambiará su vida tal y como la conocía: todo comienza con la paliza que la deja herida a ella y muerto al novio. Tras su recuperación tendrá serios problemas para restablecer su vida normal, y eso Foster lo recrea A LA PERFECCIÓN en escenas tan brillantes como su miedo a salir por la puerta de su casa. Su inseguridad sólo se verá mitigada con un arma, pero tras una casualidad que la obliga a utilizarla... ¿será su destino ser la justiciera de los bajos fondos? Sea cual sea la respuesta a la pregunta será recrudecida con la aparición de los asaltantes que la transformaron (tal y como ella dice) en "la extraña que hay en mi".

A nivel cinematográfico la película está correctamente dirigida por Neil Jordan y muy bien interpretada por Jodie Foster y Terrence Howard, quienes llevan en sus hombros casi todo el peso del film de manera asombrosa. Y si fuera la primera película que tratase esta temática desde luego sería un film admirable. El problema está en que no sólo tiene detrás los films que encumbraron en el género a Charles Bronson sino que incluso los motivos de personajes de comic como Punisher también se pueden ver en el esquema del film: si allí Frank Castle comienza su vendetta personal contra los criminales tras perder a su familia, aqui es la muerte del novio de la protagonista lo que provoca sus acciones posteriores. La ventaja está en tener a los dos actores principales, que consiguen que este film tenga unos resultados mejores y más creibles (salvo por el final indicado) que si lo hubiera protagonizado alguien del género de acción (por ejemplo Van Damme) que hubiera dado a lugar a un film más previsible y de peor calidad.

Como curiosidad (¿como hubiera quedado en pantalla?) citar que la primera actriz que iba a realizar este film fue Nicole Kidman. Con el cambio a Jodie Foster, ¿salimos ganando o perdiendo?

LO MEJOR: Los dos actores principales, lo entretenida que es la película y que el argumento enfoca el tema desde cierta vertiente un poco más realista.

LO PEOR: El final (deseable, pero no creible) y que tampoco inventa nada nuevo en el género de los vigilantes urbanos.

1 comentario:

Las Entidades dijo...

La verdad que le tengo ganas al film, no sólo por Jodie Foster, que es una de mis actrices favoritas, sino por la curiosidad que será verla en una peli que debe TANTO a su primer film: Taxi Driver (una de esas pelis a las que el calificativo de imprescindible se queda corto, y pasa con pocas), aunque por lo que comentas del final "deseable" me da que la cosa no llegará a más que entretenida.

Y entre Nicole Kidman y Foster...me quedo con Foster sin dudarlo medio segundo...aparte de que la Kidman jamás se atreverá a hacer un papel de estas características.