martes, 30 de junio de 2015

TERMINATOR GÉNESIS, abriendo una nueva línea temporal en la saga

FICHA TÉCNICA

Título: Terminator: Génesis
Título original: Terminator: Genisys
Dirección: Alan Taylor
País: Estados Unidos
Año: 2015
Fecha de estreno: 10/07/2015
Duración: 126 min.
Género: Aventuras, Acción, Ciencia ficción
Reparto: Arnold Schwarzenegger, Emilia Clarke, Jason Clarke, Jai Courtney, J.K. Simmons, Dayo Okeniyi, Byung-hun Lee, Sandrine Holt, Michael Gladis, Matt Smith
Distribuidora: Paramount Pictures

SINOPSIS

Cuando John Connor (Jason Clarke), líder de la resistencia humana, envía el sargento Kyle Reese (Jai Courtney) de vuelta a 1984 para proteger a Sarah Connor (Emilia Clarke) y salvaguardar el futuro de la humanidad, un giro inesperado de los acontecimientos le sitúa en una línea del tiempo inesperada. Ahora, el sargento Reese se encuentra en un momento desconocido del pasado y se enfrenta a aliados inesperados, incluyendo el Guardián (Arnold Schwarzenegger), nuevos enemigos y una misión... Restablecer el futuro.

CRÍTICA

Está claro que si por algo recordará la Historia al actor Arnold Schwarzenegger será por su petreo rol de cyborg futurista inmortalizado en esta saga, siendo un personaje al que es dificil "ver" con otro rostro que no sea el del austriaco. Es algo tambien bastante evidente que la saga ha tenido sus altibajos, siendo las más destacables las dos primeras entregas (1984 y 1991), ya que la tercera en 2003 se limitaba a repetir el esquema ya visto en los títulos previos (con la única novedad de su final), mientras que la cuarta no acabó de funcionar sin la carismática presencia de Arnie (entonces ejerciendo su labor de Gobernador de California)

31 años después de que James Cameron lo comenzara todo, y de cara a seguir exprimiendo la saga mientras sea posible, esta quinta entrega nos propone un nuevo hilo temporal y unos nuevos sucesos (con mayor o menor acierto) que convierten al presente film en la mejor de las secuelas que ha tenido la saga Terminator, siempre por detrás de las dos primeras (que son las que marcaron cátedra, siendo el resto tan solo variaciones sobre lo ya planteado en las películas de Cameron) Hay que admitir que los elementos con los que juega esta entrega son acertados, aunque más bien poco novedosos, si bien no me resultó tan redundante como la tercera (que copiaba descaradamente el esquema de las dos primeras) y más ingeniosa (en sus aciertos, como por ejemplo la justificación del aspecto viejo del T-800) que la cuarta, en la cual hay que reconocer que se echaba en falta la carismática presencia de Arnie.

Tengo que admitir que resulta una tarea titánica hablar de una película como esta sin soltar algún spoiler, hecho que en la medida de lo posible intentaré evitar, porque pese a lo que muchos supongan (y es que la campaña promocional no se ha cortado a la hora de revelar cierto detalle sobre cierto personaje) consiguieron darme la sorpresa con Matt Smith (el 11º Doctor Who) que aqui sale acreditado como Matthew Smith, y cuya labor en la película es secundaria (saldría en poco más que un par de escenas) pero cuya importancia es primordial cuando dice QUIEN ES realmente.

Como es lógico suponer, los aciertos de esta película van en proporción al grado de nostalgia con el que tengamos el origen de la saga (lo hecho por James Cameron), de la que se podría considerar muy deudor al circular por lugares comunes, así como repetir las típicas frases de "Volveré" o "Ven conmigo si quieres vivir". De hecho parte de la acción transcurre en el 1984 original, donde se cambia la línea temporal que conociamos para dar lugar a una nueva (en una situación parecida a la del Star Trek de J.J.Abrams) si bien la historia salta hasta el 2017 porque en esta nueva corriente temporal el Día del Juicio que subrayaba la segunda película de la saga no sucede en 1997 sino en el antes citado 2017 (pese a que, insisto, si se cita lo anterior al principio de esta)

No seré yo quien diga que esta es una mala secuela, porque sin duda disfruté y me entretuve bastante viéndola, pero en su intento de variar detalles (para generar una nueva continuidad en la franquicia), algunos quedan parcialmente confusos o sin explicación. El más evidente sería el referente a este John Connor, ya que resulta un tanto forzado que si pasa a ser lo que aqui se ve, eso le resta importancia a su papel en la historia. Supongo que ello se debe a que, como he citado antes, las dos primeras películas dejaron huella, por lo que aqui se repiten personajes como el T-1000 al que inmortalizó Robert Patrick en la secuela de James Cameron, resultando más bien imposible superar a un villano así (y por eso suceder lo que aqui sucede con el citado John Connor)

La labor actoral resulta correcta para una película de estas características, destacando en mi opinión una Emilia Clarke que consigue acertar en su rol de Sarah Connor, tomando el testigo de Linda Hamilton (en las dos primeras películas) y Lena Headey (en la serie de televisión) El T-800 al que de nuevo da vida Arnold Schwarzenegger crea una nueva frase para la galería ("Viejo, pero no obsoleto") pero aunque se justifica su envejecimiento de forma coherente (y que irá a más en el salto temporal que hacen de 1984 al 2017)... ¿quien se supone que lo envió para salvar y cuidar a una joven Sarah Connor? Del resto citar a un no del todo aprovechado J.K.Simmons (el Jameson de la trilogia de Spider-Man de Sam Raimi)

LO MEJOR: Se vuelve a terreno conocido (obviando la evolución posterior a la catástrofe que inició la cuarta entrega) para justificar de manera correcta el retorno del mayor baluarte de esta franquicia: Arnold Schwarzenegger. Por su parte en lo que se refiere al trabajo de Alan Taylor como director (cuya referencia previa sería la secuela de Thor, también suya) se demuestra acertado aunque más bien poco innovador, pero si lo suficientemente entretenido, así como un tanto nostálgico hacia las dos primeras películas de la saga (sin caer en la redundancia de la tercera)

LO PEOR: Esta nueva línea temporal provoca algunas confusiones sobre lo que ya hemos visto (hay varios detalles que son dificiles de concordar), mientras que el giro relacionado con John Connor resulta un tanto forzado porque era imposible el superar al T-1000 de Terminator 2.. y ya no digo más porque sino caigo en el spoiler.

EL DETALLE: Hay escena post-créditos (para ser exactos justo tras el famoso tema musical de la saga) donde se insinua que "algo" sobrevive, no vaya a ser que la película triunfe en taquilla y consiga secuela.