miércoles, 22 de noviembre de 2017

SHERLOCK HOLMES Y EL LEGADO DE MORIARTY, LUCY Y ANDY NEANDERTAL, HARROW COUNTY: DOCTOR SERPIENTE y DORORO

Hace unos pocos años disfruté con el comic Sherlock Holmes y la conspiración de Barcelona que guardo con cariño en casa con la dedicatoria que sus mismos creadores me pusieron en el Salón del Comic del 2012 (las dos cosas, reseña más la dedicatoria citada las teneis por este enlace) Ambos responsables (Sergio Colomino al guión y Jordi Palomé en el apartado gráfico) repiten en este nuevo comic, precuela del anterior que ha entrado como novedad hace poco en una de mis bibliotecas habituales.

Si el anterior trabajo de estos dos autores ya certificaba que era un proyecto muy mimado (en el buen sentido) en el que se había hecho un notable trabajo de documentación, otro tanto se puede decir de la presente obra, en la que además el famoso detective de Baker Street vuelve a cruzar su destino con el de La Mujer (así, en mayúsculas), una Irene Adler cuya presencia en esta obra tan solo puedo tildar de acertadísima, culminándose ese "hecho" con el que los fans de Holmes hemos soñado entre él y la mujer más importante de su vida.

La historia que nos relatan en este comic está ambientada en el famoso Gran Hiato, ese periodo de tiempo en el cual se dió por muerto a Sherlock Holmes tras su disputa con el Profesor Moriarty en las cataratas de Reichenbach. Con todo el mundo llorando su fingido fallecimiento, el famoso detective vivirá aqui una intensa aventura que le llevará a la decadente Rusia zarista, en la que no solo volverá a cruzar su destino con la mujer más importante de su vida sino que también hay un acertado homenaje por parte del autor a otro clásico de la literatura: Julio Verne. Y si la historia resulta muy atractiva, mucho de ello es gracias al impecable trabajo de Jordi Palomé, que recrea de forma soberbia todos los escenarios por los que se mueve Holmes en esta aventura (aunque yo me quedo con su Irene Adler, en cuyas manos queda espléndida)
Uno de los autores a los que sigo con interés leyendo todo lo que la biblioteca me ofrece de ellos es Jeffrey Brown, del que creo que me he leído todas sus novelas gráficas que estaban disponibles. De todas maneras en los últimos tiempos hay que buscar en la sección infantil para encontrar cosas suyas, como por ejemplo los comics que ha hecho de Star Wars (como Dath Vader e hijo, Darth Vader y su princesita y Darth Vader y amigos) o este mismo que descubrí el otro día por casualidad echando un vistazo por las estanterias.

Orientado de forma muy acertada para levantar la curiosidad entre los jóvenes lectores, en este Lucy y Andy Neandertal se hace una aproximación a dicho periodo histórico. Uniendo divulgación y entretenimiento, el autor nos lleva a través de las andanzas de los dos niños que dan título a la obra, y como es su vida tradicional en dicho momento de la Prehistoria, lo que se complementa con lo que una pareja de paleontólogos actuales nos aclaran sobre lo que sabemos de las costumbres de los habitantes de aquella etapa de la humanidad.

Con una clara vocación didáctica este comic sería uno de esos con los que te entretienes y aprendes, ya que el autor tuvo que repasar sus conocimientos sobre este tema, si bien resulta evidente que se ha tomado algunas licencias, siempre teniendo en cuenta cual será el público potencial de esta obra (de hecho el propio Brown señala al final algunas de ellas) De cara a los nostálgicos, en la breve historia sobre cavernícolas en libros y películas que hay al final incluye dos clásicos de mi infancia como Los Picapiedra y el Capitán Cavernícola.
Al ser reciente novedad le ha tocado el turno de lectura al tercer tomo de Harrow County, cuyo título es Doctor Serpiente (los dos primeros los teneis reseñados aqui y aqui respectivamente), continuando de nuevo con la calidad y el entretenimiento del que ya daban fé las dos volúmenes anteriores, que en este caso incluye cuatro números de la serie original.

En la primera de las cuatro historias incluidas en esta entrega vemos a un misterioso individuo que llega a la ciudad y atrae la atención del niño sin piel con propósitos inciertos. En la segunda la amiga negra de Emmy (Berenice) se ve inmersa en una historia en la que también estará la señora Lovey (otra mujer con fama de bruja) y en la que asistiremos al signíficado oculto que tienen las serpientes, porque son mangostas los familiares de esa bruja (si es que se la puede calificar como tal) así como la trascendencia que tiene dentro de todo lo que sucede en Harrow County. Tras la tercera, continuación de lo antes citado, en la cuarta (autoconclusiva) vemos a Emmy en una trama que puede recordar al clásico Poltergeist.

Se podría achacar que vendan en formato tomo un comic de apenas cuatro números, ya que el resto se complementa con 33 páginas de bocetos, notas, explicaciones, curiosidades, etc. relacionadas con la serie, que si bien nadie les resta valor e importancia, serían unos complementos que en su mayor parte tan solo tienen la función de rellenar espacio, ya que en mi caso hubiera agradecido más el incluir más material original, si bien supongo que se ha hecho así para no trocear ese hipotético arco argumental con el que continue la historia (el final de la tercera historia incluida aqui da pie a pensar eso)
Si dijera que Osamu Tezuka es muy bueno, lo más seguro es que me quedara corto con dicha apreciación, porque estamos ante un genio muy prolífico que nos ha dejado una gran cantidad de obras, de las que hasta ahora me he leído yo todas las posibles, siendo incluso en aquellos (pocos) mangas donde me ha convencido menos que nadie les niega que sean, como mínimo, unos trabajos notables.

En esta ocasión le ha tocado el turno a Dororo, que sin duda se puede englobar dentro de los más acertados trabajos de su autor. La trama se centra en las variadas andanzas del ronin Hyakimmaru y un joven ladrón huérfano llamado Dororo en su periplo para que el primero se vea resarcido de una deuda de nacimiento, ya que su terrible progenitor ofreció a su nonato hijo a 48 demonios, para a cambio lograr conquistar el pais. Por ello nuestro héroe y su amigo de aventuras tendrán que vencer a otros tantos 48 demonios para que Hyakimmaru recupere las 48 partes de su cuerpo que le faltan.

Con este planteamiento la mayor duda radica en la propia coherencia de la historia (no en vano estamos hablando de que al personaje principal le faltan 48 partes de su cuerpo) pero es que cual si fuera un émulo de Moises, nuestro protagonista es abandonado a su suerte en un rio, llegando a manos de un curandero y alquimista que recogerá al, por entonces, bebé y lo criará como hijo propio, dotándolo de las prótesis necesarias por sus carencias fundamentales. Lo que empieza como una historia de superación personal extrema (tal y como nació lo más lógico era morirse) pronto se convierte en un viaje épico en busca de su destino, donde Hyakimmaru y Dororo vivirán innumerables aventuras. Cuidado, porque aunque el dibujo de la presente obra pueda parecer infantil, que nadie se lleve a engaños porque la trama está plagada de violencia extrema y muertes, por lo que podriamos decir que es "infantil" en apariencia pero no en esencia.

No hay comentarios: