lunes, 30 de mayo de 2016

EL BOTONES DE VERDE CAQUI, DARTH VADER Y AMIGOS, WONDER WOMAN: UN AÑO DESPUÉS y DEU POMETES TÉ EL POMER (reseñas)

Lo admito, antes de esto no había leído nada de Spirou, pero que a este album le dieran el premio a la mejor obra extranjera en el pasado Salón del Comic de Barcelona levantó mi curiosidad, y ya que estaba disponible en las bibliotecas de mi zona decidí probarlo.

Mi experiencia en el comic franco-belga estaba centrada en personajes más famosos tales como Tintin o Asterix, que fueron lectura en mi infancia, pero el personaje que nos ocupa no gozó de tanta fama como los antes citados (o como otros caso de Los Pitufos), de ahi que no calase tanto entre el gran público. Pero tanto si uno lo conoce como si es un neófito (como me pasa a mi) este título es muy valido porque está englobado dentro de la cabecera "Una aventura de Spirou por..." que son historias autoconclusivas realizadas por diferentes guionistas y dibujantes, siendo los elegidos, en el caso que nos ocupa, Yann (al guión) y Olivier Schwartz (al dibujo)

La historia de este comic nos situa en 1942, donde nos encontraremos al botones Spirou trabajando para los nazis en el Hotel Moustic mientras su amigo Fantasio ejerce como periodista, y cree (de forma errónea) que su compañero trabaja para el enemigo, ignorando que ejerce como espia para la resistencia, ya que el mencionado hotel es el cuartel general de los invasores. A través de las andanzas de ambos personajes vemos como se vivia en la Bruselas de los años 40 ocupada por los nazis, donde sus habitantes tenían que sobrevivir a todo tipo de penurias y calamidades mientras los invasores alemanes disfrutaban sin tapujos de la ciudad (la cual, por cierto, queda perfectamente reflejada hasta en el más mínimo detalle)

En un comic plagado de referencias (a Superman, al padre de Daredevil -Battlin' Jack Murdock- o a Tintín por poner tan solo unos ejemplos que yo pillé enseguida) el muy acertado guión se complementa de manera brillante con el dibujo de Schwartz y los colores de Laurence Croix, que resultan todo un deleite para la vista, pudiendose recrear el lector en unas viñetas perfectamente detalladas. Sin lugar a dudas un comic a reivindicar que sabe combinar el humor y la diversión con los hechos más realistas (y duros) que un conflicto armado trae consigo.
Jeffrey Brown es un autor interesante al que descubrí con sus comics sobre gatos o los autobiográficos, pero si en los últimos tiempos es famoso por algo sería por su aproximación a otra de sus grandes pasiones: la muy explotada saga de Star Wars. Orientadas hacia un público infantil (aunque siempre con la lógica satisfacción del adulto ya seguidor de la franquicia, y que quiere que sus hijos continuen dicha afición) me he leído los dedicados a Luke y Leia (los dos hijos de Darth Vader) que resultan una simpática aproximación a tan canónico villano cual si fuera un sufrido padre de familia que tiene que hacerse cargo de sus hijos (a los que se representa como niños pequeños)

Hace poco leí el de Buenas noches Darth Vader, que en el mismo estilo sirve para que los más pequeños aprendan la importancia de la hora a la que hay que dormir (y que quizás era el más infantil hasta la fecha, porque yo lo encontré demasiado básico) Por eso supongo que en este cuarto album, de también fácil y ágil lectura, vuelve al estilo de los primeros pero con la presencia de otros personajes icónicos de la franquicia (destacando un joven Han Solo al que se pone como pequeño amiguito de los hijos de Vader)
Wonder Woman es uno de los tres pilares sobre los que se sustenta el Universo DC, pero nunca me ha llamado tanto la atención como Superman (o sobretodo Batman) Pero si hace poco me leí un comic del personaje de título Sangre (mi reseña por este enlace) que me gustó más de lo esperado, he tenido la suerte de disfrutar de uno anterior (aunque tampoco no muy antiguo) el cual está centrado en uno de tantos reinicios que son habituales en el mundo de los superhéroes para que así no se pierdan los nuevos lectores: en este caso es el de Un año después.

¿Y esto que es? Pues el capítulo posterior a Crisis infinita (parece que todos los reinicios en DC sean con la palabra "crisis") pero he de admitir que mi elección por este comic vino determinada por su dibujo, ya que la labor de Terry Dodson ha sido desde siempre de mis preferidas cuando lo descubrí en Marvel, por lo que decidí probar en este caso, sabiendo que aunque la historia no me convenciera, como mínimo tenía calidad asegurada en el apartado gráfico. Sin ser tampoco una maravilla, tengo que dar gracias de que al final me ha resultado un comic entretenido que en si vendría a ser una reunión de enemigos de la protagonista que reclaman su retorno, y en donde Wonder Woman luce espectacularmente femenina y sensual gracias a la labor de Dodson, la cual se reafirma más comparado con el Annual que sirve de complemento, donde dicha labor corre a cargo de Gary Frank (autor que no es que lo haga mal... pero que ya es otro estilo totalmente diferente comparado con el anterior, y a mi gusto no luce tan bien)
Uno de los muchos seguidores que tengo por mi blog y mis redes sociales es un exmaestro que tuve en un cursillo de formación ocupacional de informática en 2009. Cuando en su momento hice mención a la noticia de un individuo que había eyaculado en el café de una trabajadora, lo irónico del hecho le hizo recordar y recomendarme la lectura de una pequeña novela (no llega ni a 150 páginas) formada por 10 relatos en clave erótica titulada Deu pometes té el pomer (no os preocupeis porque existe edición en español titulada Diez manzanitas tiene el manzano)

La presente obra obra ganó en 1979 el premio de la Sonrisa Vertical a mejor novela erótica, y me ha sorprendido al leerla la fina ironia por la que circulan los diez relatos aqui incluidos, que aunque toquen un tema tan delicado como el sexo lo hacen con simpatía y sin por ello caer en lo grosero, por lo que siempre habrá alguno de entre los diez que guste más al lector frente al resto (depende de las preferencias de cada uno, porque las historias de esta novela abarcan variedad de temáticas) Demostrando que nada es nuevo (esta novela tiene casi 40 años), y volviendo al inicio de la recomendación, es el segundo relato de esta antologia el relacionado con la noticia que en origen me llamó la atención, pero insisto que tanto ese como el resto destilan una fina ironia y un simpático humor dentro de su erotismo que para si quisieran obras "supuestamente" rompedoras en el tema como 50 sombras de Grey.

La autora de esta novela (Ofelia Dracs) es un seudónimo bajo el que se escondian varios escritores catalanes, el éxito de la misma abrió las puertas a la literatura en catalán (el Franquismo estaba reciente en España a finales de los años 70), el origen del título está en una famosa canción infantil y por último decir que leer esto justo después de haberme deleitado la vista con las mujeres que dibuja Dodson (por el comic previo reseñado de Wonder Woman) hace que la imaginación de uno se desate...