sábado, 22 de octubre de 2011

LA COSA (THE THING)

FICHA TÉCNICA

Título: La cosa (The Thing)
Título original: The Thing
Dirección: Matthijs van Heijningen Jr.
País: Canadá, Estados Unidos
Año: 2011
Fecha de estreno: 21/10/2011
Duración: 103 min.
Género: Thriller, Terror, Ciencia ficción
Calificación: No recomendada para menores de 12 años
Reparto: Mary Elizabeth Winstead, Joel Edgerton, Ulrich Thomsen, Eric Christian Olsen, Adewale Akinnuoye-Agbaje, Paul Braunstein, Trond Espen Seim, Kim Bubbs, Jørgen Langhelle, Jan Gunnar Røise
Distribuidora: Universal International Pictures
Productora: Morgan Creek Productions, Strike Entertainment

SINOPSIS

La paleontóloga Kate Lloyd (Mary Elizabeth Winstead) ha viajado a la desolada región para hacer realidad su sueño. Se une a un equipo noruego que ha encontrado accidentalmente una nave extraterrestre enterrada en el hielo, y descubre un organismo que parece haber muerto en la colisión hace miles de años. Pero está a punto de despertar...

CRÍTICA

¿Para qué es necesario hacer precuelas que son más bien remakes? Ya pasó con Hannibal Lecter cuando El dragón rojo nos narró una historia anterior a El silencio de los corderos, pero que más bien parecía (por su estructura) un remake de la misma (y no, no hablo de las novelas, sino de las películas protagonizadas por Anthony Hopkins). Y ahora nos venden esta cosa (y que conste que no lo digo en el mal sentido) como precuela de La cosa original de Carpenter, pero de la que sin duda es un remake encubierto.

Pese a todo el resultado final es entretenido (no lo negaré), en parte por seguir esos patrones de las películas de monstruos que desde aquel entonces (hace casi tres décadas) inundaron nuestras pantallas (tener en cuenta que en 1982 apenas había el antecedente de una película de Alien y aún faltaban algunos años para que soltaran al también popular Depredador) Pero yo me pregunto, ¿porque será que contando más o menos lo mismo no consigue los mismos resultados? ¿Será en parte porque el espectador ya conoce de antemano los trucos del guión por todos los títulos que han seguido el mismo ejemplo?

La (falta de) influencia de John Carpenter se nota en esta nueva cosa, ya que lo que el genial director supo hacernos disfrutar hace 29 años (aunque yo no la ví de estreno sino un tiempo después) creando momentos de terror y suspense, aqui brilla por su ausencia, motivado (supongo yo) porque el desarrollo de los medios técnicos permite "mostrar" más que "insinuar" que era lo que hacía el anterior film.

En ese sentido se me ocurre un ejemplo paralelo bastante claro: ¿porno o erotismo? el primero muestra, el segundo insinua. Cada cual prefiere el suyo, todos habremos probado ambos pero... ¿no es más insinuante lo erótico que lo porno? Uno hace que se nos despierte la imaginación mientras que el otro no deja ningún detalle a la misma. Pues en el terror igual, lo que pasa que si "insinuando" asustas (porque no sabes bien a lo que te enfrentas), "mostrando" quitas lugar a la sorpresa (y más si encima sigue los parámetros de la película del 82, como es el caso) Si no funcionara la sugestión de lo "insinuado" más que de lo "mostrado", ¿de que os pensais que ha obtenido tanto éxito algo como Paranormal Activity? (aunque ojo, que lo de esa también tiene delito, porque esa no insinua, directamente esconde y te toma por tonto)

A nivel actoral el reparto cumple con corrección teniendo en cuenta de que uno ya se imagina que (menos la protagonista) ninguno llegará al final (¿no es precuela? al menos por ahi si tiene coherencia) pero lo que nos narran es en esencia el mismo relato, añadiendo tan solo detalles nuevos como la nave de la criatura, su proceso de asimilación de humanos (que me recordó al similar proceso visto en La invasión de los ultracuerpos) así como nueva prueba para descubrir donde se esconde (una bastante absurda porque, ¿es que TODO ser humano va a tener que llevar empastes en los dientes?)

Lo que no negaré es lo mucho que mola el aspecto de esta nueva cosa, coherente con la anterior pero mostrándola más monstruosa (gracias a los avances técnicos antes citados) lo cual le da más veracidad aunque le quita el entrañable toque ochentero del original. Aún así si hablamos de un bicho que vino en una nave espacial con tecnología avanzada, no resulta muy creible que luego se comporte igual que un Hulk desatado (mismo error que los aliens de Cowboys y Aliens) por lo que encima es un nuevo detalle innecesario.

Y es que eso y dos o tres más es lo único que aporta esta precuela / remake encubierto de La cosa al film de Carpenter, dejando al espectador tan frio a su salida como los parajes helados por donde pululan los personajes. Porque desde luego que esta precuela es otra más al saco de películas que (sean de mayor o menor calidad), ¡no me interesan de entrada! porque yo quiero SECUELAS, si me gusta algo yo quiero saber LO QUE PASA DESPUÉS, no lo de antes (y ahi citaría las más famosas precuelas de los últimos años, las de Star Wars orquestadas por George Lucas)

LO MEJOR: Se deja ver, el bicho protagonista luce tan monstruoso como debe y tiene pequeños detalles que la hacen concordar con el film de Carpenter del 82.

LO PEOR: En esencia nos está contando LO MISMO. ¿Entretiene? si, ¿asusta? NO

3 comentarios:

serreina dijo...

Si te olvidas (cosa imposible) de la original, creo que se puede disfrutar un poco más, pues hay un trabajo correcto, pero como muy bien apuntas, carente de toda originalidad.

Saludos

Pliskeen (David Ribet) dijo...

La diferencia es que el "El dragón rojo" está basada en la novela del propio autor. Por tanto, el hecho de que parezcan lo mismo es cosa del escritor, que escribió la precuela siguiendo un mismo patrón. Por otro lado, esa novela ya fue llevada al cine por Michael Mann en "Hunter", por lo que la película de Ratner bien podría considerarse un remake de aquella.

En el caso de La Cosa, simplemente se limitan a copiar porque son conscientes de que no pueden igualar y mucho menos superar lo que hizo Carpenter.

Saludos ;)

Chacal dijo...

Por eso digo lo de las novelas, porque en si me refiero a los films, y sobretodo a El dragón rojo de Ratner, donde demuestra el citado Ratner que su nivel no llega al de Jonathan Demme o Ridley Scott en las aportaciones que hicieron ellos a la filmografía del Doctor Lecter. De hecho Ratner explota sin pudor el esquema del film de Demme cuando en si las novelas originales, aunque se parecen en estructura, no son tan idénticas.