viernes, 16 de enero de 2015

KINGSMAN: SERVICIO SECRETO, una adaptación con muchas licencias

FICHA TÉCNICA

Título: Kingsman: Servicio secreto
Título original: Kingsman: The Secret Service
Dirección: Matthew Vaughn
País: Estados Unidos
Año: 2015
Fecha de estreno: 27/02/2015
Duración: 129 min.
Género: Acción, Intriga
Reparto: Colin Firth, Samuel L. Jackson, Mark Strong, Michael Caine, Jack Davenport, Corey Johnson, Velibor Topic, Samantha Womack, Taron Egerton
Distribuidora: 20th Century Fox
Productora: Marv Films, 20th Century Fox Film Corporation

SINOPSIS

Un veterano agente secreto inglés (Colin Firth) debe entrenar a su joven y alocado sobrino (Taron Egerton) para pasarle el testigo en la agencia de espionaje en la que trabaja.

CRÍTICA

Antes que nada tengo que dar mi agradecimiento a la Fox, que me permitió gracias a este blog ser uno de los afortunados espectadores del pase del citado film más de un mes antes de su estreno (que si nada varia será el 13 de febrero en USA y justo dos semanas después aqui en España) A destacar también la forma del aviso: lejos del previsible y habitual email fue en una tarjeta que llegó a mi casa acompañada de un paraguas como material promocional de la película (aunque sin los gadgets que luego se ven en pantalla, evidentemente)

Para redondear la jugada he leído hace pocos días el comic de Mark Millar en el que se basa este film (por este link teneis mi reseña del mismo) por lo que puedo hacer una valoración más justa de la fidelidad en su adaptación (no hay que olvidar las discrepancias que había en la película Kick-Ass al compararla con su historia en viñetas, justificado en que la primera se rodó antes de haber finalizado de editarse la segunda: valga como ejemplo de ello las diferentes muertes del personaje de Big Daddy (Nicolas Cage) en pantalla y en el comic)

Kingsman tiene MUCHOS cambios respecto a la base en viñetas, siendo los más evidentes ya de entrada el cambio de raza del villano y el sexo del asesino conocido como gacela (por unas prótesis que lleva en sus piernas que pueden recordar a las del atleta Oscar Pistorius) pero pese a las muchas licencias que se toma, se puede afirmar que conserva el tono gamberro que se le quería dar, incluyendo pequeños coqueteos con el gore (en tono simpático: ver en su tramo final al MONTÓN de cabezas que llegan a reventar)

Se varian las motivaciones del villano (lo que le quita ese toque friki que tiene en el comic) por lo que aunque aparezca en el reparto Mark Hamill, no hace de si mismo (como pasa en las viñetas) sino que es otro personaje, mientras que Samuel L.Jackson intenta darle a su personaje un cierto aire a Steve Jobs. La película introduce detalles de la mitología Artúrica de manera acertada, así como subtramas como lo de los cachorros que da pie a un ingenioso chiste de nuestro joven héroe cuando le preguntan como se llama su perro.

Como la propia historia cita, en esencia estamos ante una variante de My fair lady (muy simpático el detalle cuando el joven aprendiz reconoce conocer esta película pero no otras como Pretty Woman o Nikita que le ponen de ejemplo por la situación en la que se encuentra) Y eso sin olvidar el homenaje paródico que es de las cintas de James Bond, sobretodo de las primeras con Sean Connery (ver el final en la guarida del villano, donde ya se da pie a todo tipo de excesos muy en la línea de Millar) o guiños a otros famosos agentes (por ejemplo cuando el agente al que encarna Firth reconoce que antes había zapatófono en el arsenal, uno de los detalles más conocidos de Superagente 86)

Y es que Kingsman en ningún momento olvida las clásicas andanzas del popular 007 tras villanos megalómanos, quedando bien claro que los personajes de Colin Firth y Samuel L.Jackson estan en cada uno de esos extremos, siendo una mayor sorpresa en el caso del primero, al no ser un actor que uno asocie con el cine de acción (mientras que Jackson, por contra, es uno de esos intérpretes polivalentes que lo mismo te sirve para una cosa que para otra) Si Kick-Ass era la versión de Millar para el mundo de los superhéroes, con una estructura similar digamos que esta Kingsman es el equivalente para el género de los agentes secretos.

LO MEJOR: Conserva la esencia del comic y se permite introducir detalles ajenos a las viñetas, manejándolos con relativo acierto. El joven Taron Egerton cumple en su papel de aprendiz, aunque la mayor sorpresa sin duda está en lo bien que se desenvuelve en una historia de este estilo un actor como Colin Firth, que uno está más acostumbrado a ver en otro tipo de cine "digamos" más serio. Tambien acertada la labor de Mark Strong así como la breve presencia de Michael Caine (quien en su época fue también el agente secreto Harry Palmer. ¿Es como guiño a eso que se llame Harry el agente al que encarna Firth?) También destacar algunos de sus posters, que recuerdan a los de Sólo para sus ojos, título Bond de 1981 con Roger Moore

LO PEOR: Pese a ganar en exceso al comic (en el tramo final no se cortan ante nada) se varian los motivos más "digamos" frikis del villano, supongo que de cara a congeniar con más público. Entre los cambios hay algunos más acertados que otros (sobretodo para el que espere fidelidad) por lo que sin duda hay que admitir que esta es una adaptación libre basada tan solo en lo más esencial de su homónima en viñetas.