viernes, 2 de octubre de 2015

REGRESIÓN, sorprendente decepción viniendo de quien viene

FICHA TÉCNICA

Título: Regresión
Título original: Regression
Dirección: Alejandro Amenábar
País: Estados Unidos, España
Año: 2015
Fecha de estreno: 02/10/2015
Duración: 106 min
Género: Thriller
Reparto: Ethan Hawke, Emma Watson, Aaron Ashmore, Devon Bostick, David Thewlis, Dale Dickey, Aaron Abrams, Adam Butcher
Distribuidora: Universal Pictures
Productora: Himenóptero, Mod Producciones, First Generation Films, Telefónica Producciones

SINOPSIS

Minnesota, 1990. Una joven llamada Angela Gray (Emma Watson) acusa a su propio padre de haber abusado de ella cuando era pequeña. El detective Kenner (Ethan Hawke) investiga el caso y consigue que el padre confiese los hechos aunque no los recuerde. Entonces entra en acción el profesor Raines (David Thewlis), un psicólogo que sospecha que el padre ha sido forzado a creer que cometió el crimen. En el caso de que Raines tenga razón, ¿qué motivos habría para que la hija quisiera incriminarlo? Una conspiración está a punto de salir a la luz.

CRÍTICA

Hace seis años ya desde la última película de Alejandro Amenabar, una Agora que no me acabó de convencer, pero no hay que olvidar sus acertados inicios (con Tesis, Abre los ojos y Los otros) así como ese particular giro que le dió a su carrera (con Mar adentro, consiguiendo además un Oscar) por lo que el estreno de esta Regresión se antojaba como un retorno al misterio e intriga que caracterizó a sus acertados trabajos iniciales. Y es que no hay que olvidar que estamos hablando de Alejandro Amenabar, uno de los directores más internacionales que tenemos en activo.

Apoyado por un trio de actores más o menos solventes como Emma Watson, Ethan Hawke y David Thewlis, la película nos narra una investigación policial que sirve como excusa para un relato contra los fanatismos religiosos, detalle ya presente en la previa Agora. El problema radica en que esta Regresión dicen que la firma Amenábar, pero para el caso podría ser de otro cualquiera, estando lastrada de ese toque de autoría personal que si supo dejar presente en sus primeros trabajos (incluida Los Otros, su primer film internacional)

Dudaba de que valoración darle a Regresión, pero aunque sería injusto tildarla de mala, viniendo de quien viene tampoco es que resulte buena. No negaré que desarrolla su historia de manera correcta (Amenábar ahi es competente) pero aunque esté bien rodada no es obstáculo para que se haga reiterativa hasta el exceso, lo que hace evidente que lo que nos cuenta esta película daría, como mucho, para un capítulo de una serie de televisión (tipo Expediente X por ejemplo), pero que en este caso está dilatado hasta hacerlo largometraje.

El trio de protagonistas citado antes no ayudan a levantar el ánimo de esta propuesta, limitándose tan solo a cubrir todos los tópicos sobre los que están construidos (mas evidentes sobretodo en el psicólogo al que da vida David Thewlis) y pese a que tenemos una relativa sorpresa en su final, la cual tengo que reconocer que no esperaba, la misma queda forzada (y lejos de la brillantez que Amenábar demostró en el giro final de Los Otros), limitándose al estereotipo de que el peor mal y el mayor diablo es el que cada uno tenemos dentro.

Estando Mediaset entre las productoras de este film resulta lógico suponer que conseguirá buenos resultados en la taquilla (aunque solo sea de la saturadora publicidad que ha tenido) pero al igual que ocurrió en su estreno con Atrapa la bandera (publicitada hasta el exceso también por Mediaset), la sensación que deja es que tampoco es para tanto. Lo que si espero de cara a su próximo trabajo es recuperar al Amenábar de Tesis o Abre los ojos, un director eficaz que parece que pierda fuelle cuanto mayor y más ambicioso es su nuevo proyecto.

LO MEJOR: Viéndola con pocas expectativas sirve para pasar el rato sin muchas pretensiones, si bien su premisa inicial se antoja simple y poco interesante (pese a que Amenábar demuestre que sabe rodar correctamente)

LO PEOR: Es abrumadoramente reiterativa, demostrando excesivos sus 106 minutos de duración para lo que nos tiene que contar, a lo que añadir la total falta de autoría viniendo de quien viene.