miércoles, 4 de octubre de 2017

BLADE RUNNER 2049, una tardía pero digna secuela (crítica sin spoilers)

A Ridley Scott siempre le han juzgado toda su obra posterior sobre sus dos primeros y más emblemáticos trabajos: Alien y Blade Runner. De la primera ha habido secuelas, precuelas y hasta spinoffs pero ninguna ha superado a la original (no entramos en las valoraciones porque hay desde films más o menos acertados a bodrios que sería mejor olvidar), pero la segunda se había mantenido "virgen" de secuelas hasta ahora, aunque nadie le niega lo mucho que influyó en el aspecto visual de un buen montón de películas que llegaron con posterioridad. Aunque en su momento fue un fracaso de taquilla, el Blade Runner original de 1982 fue revalorizado con el paso del tiempo, por lo que una secuela 35 AÑOS DESPUÉS se antojaba como un reto dificil, no solo de llegar al escalafón que tiene el film previo, sino que además atraiga a una nueva hornada de espectadores.

Pero todo llega en esta vida, y más en el mundo del cine, por lo que si una película puede ser revisada de alguna manera para seguir siendo lo más rentable posible, siempre habrá alguien que se apunte al carro, con el aliciente de la nostalgía que levante la obra primigenia. En este caso hay de todo (precuelas, secuelas, reboots, etc.) pero cabría indicar que ya la película original se aprovechó de ello, más que nada con las varias versiones posteriores que vieron la luz, entre ellas la que ví yo hace una década en su reestreno en cines. Cabe indicar, al menos en mi opinión, que el título de 1982 es una de esas películas que hay que visionar más de una vez, porque encierra detalles de una sorprendente madurez que pueden resultar inadvertidos para aquellos que tan solo busquen un entretenimiento pasajero. Curiosamente esta secuela, aún logrando mantener el tipo con dignidad, resulta una historia mucho más sencilla y bastante deudora de la cinta del 82, hasta el punto de que quien no la haya visto puede no acabar de entender (y por lo tanto no disfrutar) esta película, aunque nadie le niega su calidad pero también sus evidentes errores, siendo el más palpable ese tan común en la gran parte de los estrenos de estos últimos tiempos: una dilatación temporal innecesaria.

No criticaré la duración de las películas si tienen ALGO que contar, pero es que lo que nos cuenta Blade Runner 2049 lo podría haber narrado igual, y me atrevería a decir que incluso mejor, recortando bastante esos 163 minutos que cuando acaban te dejan con la sensación de que han metido mucho relleno a una historia que en si es bastante básica (aparte de que se dejan las puertas abiertas para más secuelas en caso de que el presente título triunfe en taquilla lo que no logró el original) Sin desvelar spoilers, ya que un mensaje previo del director antes del pase de la película al que acudí solicita que sea así (lo que me llevó a rememorar la misma petición de Zack Snyder en Batman v Superman) el mayor error que se le podría encontrar a esta secuela sería cierta falta de personalidad, al menos por parte de un responsable (Denis Villeneuve) que no es uno de esos directores que te fabrica películas como churros, sin dejar ningún detalle propio en la obra sino que realizando un trabajo que para la ocasión podría haber llevado a cabo cualquiera (que insisto, aqui no es el caso)

Probablemente si este proyecto hubiera caido en las manos de otra persona si que se podría haber quedado más escaldado del resultado final, pero es justo valorar que Villeneuve consigue transportarnos de nuevo al mundo de la película de 1982, lo único que tres décadas después de los hechos que nos narraba la primera entrega. Esos 185 millones de dólares que ha costado esta película lucen de forma maravillosa en todo momento en pantalla, por lo que no puedo quejarme de su diseño de producción o su fotografía (en ambos casos meritorios) pero quizás esperaba yo más que ver algo que en la película de Scott si era original, pero que ahora mismo ha sido un recurso utilizado tantas veces que no provoca el asombro de aquel entonces (aunque insisto, valorando que sabe captar aquella atmósfera, sin caer en la simple repetición de esquemas, pero sin algún toque personal que la haga evolucionar más allá de ahi, haciéndola demasiado deudora de la primera entrega)

Si por algo será recordado Harrison Ford será por esos tres personajes tan emblemáticos que ha interpretado en su larga carrera: Indiana Jones, Han Solo y Rick Deckard. Si en el primer caso cuesta imaginar otro rostro que no sea el de este actor, otro tanto se podría decir de su famoso personaje de la saga Star Wars, por lo que si Ford ha vuelto a ellos en los últimos años (con mayor o menor acierto), el único que faltaba era el de Blade Runner, lo que resulta cubierto estando en esta secuela, si bien el protagonista principal sería Ryan Gosling, tardando bastante en llegar el momento en que se unen ambos personajes. La química entre ambos actores funciona bien en los momentos que comparten en pantalla, aunque sin duda se ve superada por la que hay entre Gosling y Ana de Armas, en este caso destacable en múltiples facetas. Bastante más discutible sería el trabajo de Jared Leto (el Joker de Escuadrón Suicida), no porque no lo haga bien (cumple con corrección) sino porque su personaje creo que se podría haber descartado para agilizar el ritmo final del film.

Por el reparto de esta secuela también vemos a un Edward James Olmos que repite casi a nivel testimonial, al que sumar otros como Dave Bautista (Drax en las películas de los Guardianes de la galaxia), Robin Wright o una Sylvia Hoeks cuya villana nunca se me hizo tan temible como se supone que es. En resumidas cuentas esta Blade Runner 2049 es una buena película (eso nadie se lo niega) que gracias a la respetuosa labor de Villeneuve resulta una digna secuela del título original con un acabado visual portentoso cuyo mayor handicap estaría en una excesiva dilatación para una historia más o menos sencilla, así como una glorificación del trabajo de Scott, sin añadir detalles que hagan evolucionar al conjunto más allá de su excelente apartado visual (solo por comparar James Cameron en la primera secuela que tuvo el Alien inicial si aportó más variantes sobre el planteamiento original que lo que hace aqui Villeneuve respecto al trabajo original de Scott, más allá de las tres décadas citadas que separan uno del otro)
============================
  • FICHA TÉCNICA y SINOPSIS en IMDB (en inglés) y FilmAffinity (en español)
  • FECHA DE ESTRENO EN ESPAÑA: 6 de octubre de 2017
  • Galeria de posters por este enlace.
  • LO MEJOR: Cumple bien en el difícil trabajo de ser la secuela de uno de los títulos más míticos de la ciencia-ficción de todos los tiempos.
  • LO PEOR: Para lo que cuenta, y como lo cuenta, le sobra metraje.

2 comentarios:

Joan R. López dijo...

El metraje es algo que me echa para atrás, aunque creo que, después de que casi todo el mundo la pone por las nubes, voy a hacer lo posible para verla y disfrutarla en pantalla grande. :)

HemosVisto

Marisa Doménech NuevoViajeaItaca dijo...

Tal y como desarrollas esta excelente y detallada reseña (se agradece que no hayan spoilers) creo que me va a merecer la pena y mucho visionar la película. Mas, teniendo en cuenta que he visto Blade Runner un montón de veces en sus varias versiones. Una película de culto de tal calibre y dimensión, bien merece una segunda parte digna de altura. Sé que voy a asistir a un espectáculo visual y de escenificación portentoso, el resto de detalles, sobre la marcha aunque ya me hago una idea bantante rigurosa según lo que plantea este análisis. Excelente trabajo informativo.
Un saludo ;-)