viernes, 17 de noviembre de 2017

VOCES EN LA OSCURIDAD, VENECIA, BASIL Y VICTORIA, HELLBOY EN EL INFIERNO (2), LA FAMILIA ADDAMS Y OTRAS VIÑETAS DE HUMOR NEGRO

Anteriormente ya he reseñado por este blog todas las lecturas de biblioteca que tengo disponibles de Junji Ito y de Jiro Taniguchi, dos magnificos autores de manga con dos estilos muy diferentes pero bastante destacables, que en el caso del primero ha propiciado que sea toda una celebridad para aquellos a los que nos gusta el terror (hasta límites realmente desasosegantes) mientras que hablar de la obra del segundo es hablar de todo un maestro que supo encontrar siempre el lado más hermoso de lo cotidiano, hasta llevarnos a la tranquilidad y el reposo que destilan muchas de sus obras.

Entre mis más recientes lecturas de biblioteca he podido leer del primero los dos tomos de Voces en la oscuridad y del segundo el titulado Venecia. Siendo en ambos casos mangas, los resultados son diametralmente opuestos pero en todo caso siempre recomendables, incluso de forma especial para aquellos que quieran tener una primera aproximación hacia estos autores. En el caso de Voces en la oscuridad se trata de un recopilatorio de relatos cortos (a razón de siete por cada uno de sus dos tomos) en el que nos cuenta un total de 14 historias independientes y autoconclusivas (con la excepción de tres que comparten personajes: El misterio de la casa encantada del primero con las dos iniciales del segundo)

Como ocurre siempre en los recopilatorios de historias breves, hay algunas que pueden convencer más y otras que pueden no convencer tanto, aunque la tónica general se consigue mantener en unos relatos que oscilan entre lo muy inquietante y lo bastante perturbador, siempre con el trazo tan especial de Junji Ito para mostrar todo tipo de elementos desagradables. Con algo de humor un tanto macabro en algunas de las historias, que funciona bastante bien, destacaría tambien la muy notable edición española, tanto en su maquetación como (sobretodo) en su precio competitivo, que sirve como aliciente para todos aquellos que quieran probar algo de este autor sin tampoco gastarse mucho dinero.

En un sentido totalmente opuesto tenemos Venecia, una delicia visual con la que el recientemente fallecido Jiro Taniguchi nos invita a acompañarlo recorriendo los lugares más bellos, hermosos y variopintos de la citada ciudad, que él recrea en un catálogo de imágenes maravillosas, que te invitan a relajar la vista y dejarte llevar, deleitándote con el excelente estilo visual de este autor. La marca de lujo Louis Vuitton le encargó la realización de esta obra, por lo que Taniguchi realizó uno de sus últimos viajes a esta ciudad, siendo el resultado realmente espectacular, ya que tras gozar de esta obra maestra no solo te entran ganas de viajar a Venecia sino que incluso lamentas que sea parte de su legado póstumo, por lo que ahora tan solo nos queda disfrutar de todo lo que nos ofreció este magnífico autor.
Dentro de ese grupo de lecturas de toda índole que a veces veo por la biblioteca pero que guardo para futuras ocasiones, estaba este volumen de Basil y Victoria que había visto el pasado verano, por lo que decidí no darle más vueltas y probar suerte, ya que a priori tenía muchos incentivos como para gustarme, siendo el principal el hecho de estar situado en la misma época victoriana que la de mi estimado Sherlock Holmes.

Los protagonistas de las cinco historias que se recogen en este tomo integral, que vieron la luz en origen entre 1990 y 2007, son los dos niños que dan título a esta obra, lo cual también fue un "guiño" que me conquistó pues aparte de la evidencia del nombre de ella con la reina que por aquel entonces marcó toda una época, que él se llame Basil me hizo recordar de uno de los más populares intérpretes que han dado vida a Sherlock Holmes (un evidente ejemplo de aquellos años): Basil Rathbone.

Los cinco álbumes que se recogen aqui fueron publicados en Francia por sus autores, Yann y Edith, recogiendo en ellos de forma muy acertada la realidad que se vivía por aquel entonces. La misma muchas veces se esquematiza con las obras del mítico Charles Dickens (y sobretodo si los protagonistas de la historia son dos chavales, como en este caso), pero aunque los relatos pueden transcurrir por lugares comunes a dicho género para el público en general, que nadie se espere que esto sea un comic infantil porque se encontrará con una historia que refleja la dureza en la que se vivía por aquel entonces y en la que no faltarán prostitución, violencia, suciedad, injusticia, abuso infantil, etc. En estas cinco historias autoconclusivas y más o menos independientes entre si tendran fugaces apariciones personajes como Jack el Destripador o el doctor John H.Watson, compañero de fatigas del popular Sherlock Holmes.
Hace ya dos años y medio que me leí el primer tomo de Hellboy en el infierno, por lo que no es extraño si admito que no tenía muy en mente como se habian quedado las cosas, más allá de lo básico (que en este caso es que este famoso personaje ha muerto y esta serie vendría a narrarnos su periplo por los inframundos del infierno, cual si de La Divina Comedia se tratara)

Esta segunda entrega nos ofrece más de lo mismo, en un comic que se podría tildar de triste y melancólico, en el que además prima la oscuridad sobre el entretenimiento. Porque hay que ser muy fan del Hellboy original (el creado por Mike Mignola, también responsable de esta serie) y aún así se te pueden escapar (porque me ha pasado) las múltiples referencias a todo el pasado de Hellboy que hay en esta serie. ¿Recuperamos la esencia del personaje? En parte asi es, no en vano es su propio creador quien toma aqui las riendas, pero sin duda este es un tebeo solo recomendable para los lectores habituales (y casi diría que muy asiduos) porque uno que lo lea como primera aproximación al personaje puede quedarse decepcionado y/o perdido.
De mi más tierna infancia recuerdo haber visto (ya entonces como reposición) una serie clásica de televisión como la de La Familia Monster, por lo que cuando conocí a su homóloga (la de los Addams) la ví más como una variación sobre el mismo concepto, aunque admito haber visionado y disfrutado mucho con las dos películas que tuvieron bajo la batuta de Barry Sonnenfeld (en el año 1991 la original y en 1993 su secuela), donde los integrantes de esta peculiar familia fueron adaptados con gran acierto. Y es que esos films gozaron de un casting espectacular donde fueron brillantes todos los actores principales, por lo que fue una lástima el fallecimiento de Raúl Juliá en 1994, que hizo imposible que pudiera retornar en su papel del patriarca de la familia (Gómez Addams) en una hipotética tercera entrega.

Como es evidente, la fama no les vino por casualidad, y aunque ya suponía que estos personajes habían sido explotados en varias ocasiones (si bien nunca con el éxito de las películas que antes he citado), tengo que admitir que nunca había tenido la ocasión de disfrutar de estos peculiares seres tal y como vieron la luz. Por ello cuando ví que estaban disponibles en comic recopilatorio en las bibliotecas no dudé en solicitarlo, y ya he podido disfrutar tanto de La Familia Addams como de otros trabajos realizados por Charles Addams (su autor, que dotó de su mismo apellido a sus creaciones más famosas) en una muy acertada edición de bolsillo que bajo el título de La Familia Addams y otras viñetas de humor negro ha sido llevado a cabo inspirado en el álbum recopilatorio de 1991 que lleva por nombre The world of Charles Addams.

Más antiguos de lo que yo pensaba (vieron la luz por primera vez en 1937, décadas antes de La Familia Monster que antes he citado) este particular clan fueron tan solo unos personajes más dentro de la ingente labor de su creador, nada menos que unas mil trescientas viñetas de humor que vieron la luz en el periódico The New Yorker desde el antes ya citado 1937 hasta 1988 (fecha del fallecimiento de Charles Addams) En su obra, aparte de por sus personajes más populares, lo que se descubre es a todo un genio del "one-liner" (una viñeta acompañada de una sola línea de texto), ya que consiguió alcanzar méritos con un formato que no era novedoso por aquel entonces pero que nunca se había aprovechado como lo hizo él (no en vano hablamos de un tipo de humor muy condensado, y que ha de funcionar milimétricamente para lograr provocar la hilaridad del lector), en donde el autor demostró con bastante acierto, una evidente tendencia hacia el humor más negro, macabro y morboso, algo de lo que ya dan fé la mencionada Familia Addams.
  • Ficha editorial por este enlace, ficha de la biblioteca (de la edición de bolsillo que me he leído yo así como de la previa) por este otro.

2 comentarios:

Chechu Rebota dijo...

Pocas veces fallas si lees algo de Junji Ito o taniguchi, ambos son grandes autores es sus respectivos géneros.
¡No sabía que habian sacado la edición de bolsillo de La Familia Addams y otras viñetas de humor negro! Hace tiempo leí gracias a la biblioteca la edición grande de tapa dura, pero Valdemar es una editorial cara -y de las pocas que realmente lo valen- y no me lo pude comprar en ese momento, a ver si con esta edición más económica se viene a casa.

Chacal Chacalito dijo...

La edición de bolsillo es del 2009 porque de hecho, si yo busqué algo de los Addams en la biblioteca fue porque al pasar hace unos dias por un Fnac aqui en Barcelona ví lo que supongo que tiene que ser una nueva reedición, pero esto ya en formato de tapa dura.