domingo, 21 de agosto de 2016

Reseñas: ABUELITO DIME TÚ, MI MONO AMEDIO Y YO, EL CASO DEL SECRETARIO ITALIANO y LOS 4 FANTÁSTICOS DE JOHN BYRNE (4 DE 4)

Reseño juntos los libros Abuelito dime tú y Mi mono Amedio y yo porque ambos coinciden tanto en temática como en autor (me imagino que el éxito del primero llevó al segundo, siendo ambos complementarios aunque independientes)

Con esos títulos no hay que ser muy listo para darse cuenta que Guillem Medina, el autor de ambos, nos propone un viaje a nuestra infancia (la de los que ahora ya tienen superados los 40) con todas las series míticas de aquella época, entre ellas muchas que conozco y otras que ni me acordaba. Ha sido toda una delicia volver a leer (y rememorar) todo tipo de detalles, curiosidades, ¡sintonias! (con las letras), ¡merchandising! (de todo tipo y condición) y más cosas de series tales como Pippi Calzaslargas, Heidi, Wickie el vikingo, la familia Telerín, La vuelta al mundo de Willy Fog, Marco, La abeja Maya, David el gnomo, Mazinger Z, Erase una vez... el hombre, Banner y Flapi, Don Quijote de la Mancha, Las aventuras de Tom Sawyer, Dartacan y los tres mosqueperros, Inspector Gadget, Ulises 31, Dragones y Mazmorras, El osito Misha, Barrio Sésamo, El bosque de Tallac, etc (citando tan solo aquellas de las que tengo recuerdos en Abuelito dime tú, el primero de los dos libros citados, porque hay algunas que ni conocía) mientras que en el segundo hacen entrada algunas series que no eran de animación (caso de Sandokan u Orzowei) aunque las que recuerdo del mismo son El libro gordo de Petete, Ewoks y Droids, La pantera rosa, El pájaro loco, Popeye, Los pitufos, Foofur, Doctor Snuggles (y de este me acuerdo porque ya entonces no me gustaba), Los osos amorosos, Los diminutos, Snorkels, Sherlock Holmes (el de Miyazaki), Daniel el travieso, Los pequeñecos, Isidoro (un gato con gran parecido a Garfield), La aldea del arce, Los fruittis, Las 3 mellizas (estas no las he visto nunca, pero me recuerdo de su éxito), Las tortugas ninja, Masters del Universo y Seabert. Como es evidente por los títulos citados del segundo libro (e insisto, hay más, aqui nombro tan solo las que más me suenan) parte de las series citadas se situan ya en los ochenta y principios de los noventa, lo que me imagino que traerá recuerdos a la generación posterior a la mia, aquella de los que ahora tienen treintaytantos o así.

Lo gracioso es que en el caso del merchandising algunos de los ejemplos citados RECUERDO que los tuve pero sin pensar en el valor que podrían tener en el futuro fueron desapareciendo de mi vida a medida que iba creciendo: es en momentos así y con lecturas así que me sabe mal no tener una máquina del tiempo para ir al pasado y avisarme de conservar todo aquello que entonces era vulgar y corriente, y ahora es objeto de coleccionista (aunque también es cierto que en algunos casos no se parecían en nada al producto original o bien lo usaban tan solo de manera colateral o bien eran bastante chapuceros, lo que también es citado en el primer libro con ejemplos concretos) De todas maneras me imagino que se habrá realizado una selección porque hay una serie de animación que me gustó mucho en mi infancia y que no citan en ninguno de los dos: Nils Holgersson.
En ese caso de lecturas varias de las que me entero por otras lecturas, mi reciente disfrute de El mundo de Sherlock Holmes me llevó a enterarme del autor Caleb Carr al que entrevistaban en el citado tomo a cuenta de una novela sobre el personaje escrita por él con el beneplácito de los herederos de Conan Doyle (el creador del personaje) Dicha obra es El caso del secretario italiano que al verlo disponible en el catálogo de las bibliotecas lo convertí en lectura futura (y escribo esto habiendo dado cuenta de él)

Hay que citar que este libro vió la luz así cuando su destino era diferente: se pidió a escritores de misterio contemporáneos que hicieran relatos sobre Sherlock Holmes en los cuales hubiese algún detalle sobrenatural, con la idea de hacer un recopilatorio de historias breves. Pero es que en el caso de esta obra el autor se puso a escribir y escribir..., y al final lo que tenía que haber sido una historia se convirtió en novela (el recopilatorio de relatos breves citado fue editado en 2006 con el título de Ghosts of Baker Street)

En referencia a la obra que nos ocupa, la historia se centra en una investigación que lleva a cabo el famoso detective, de la que le informa su hermano Mycroft, ya que la misma tiene connotaciones que llegan a las más altas esferas. Holmes y su buen amigo Watson investigarán los motivos de dos misteriosos asesinatos (el de un arquitecto y su asistente) ocurridos en un viejo palacio real de Edinburgo que pueden estar relacionados con un asunto político al más alto nivel. Pero lo que recordará en inicio el Gran Detective es el asesinato del secretario italiano de la Reina de Escocia ocurrido en ese mismo lugar trescientos años antes, ya que las víctimas presentan características similares al citado: ¿es acaso su fantasma que viene a reclamar justicia?

Parte de la obra literaria de Caleb Carr está ambientada en la época victoriana del famoso Sherlock Holmes, por lo que esta novela enseguida deja claro que el autor sabe de lo que habla. Asimismo el misterio a resolver resulta interesante y nos ofrece un papel más activo de Mycroft (el hermano del Gran Detective), siendo en resumen una novela de ágil lectura que se puede recomendar sin problemas a todo seguidor del famoso inquilino de Baker Street, ya que hace honor al Canon clásico del personaje.
Ha costado pero al final lo he conseguido: me he leído el cuarto y último tomo que engloba toda la labor de John Byrne a cargo de Los 4 Fantásticos de Marvel (mi reseña del primero está por este enlace, mientras que las del segundo y tercero están en este enlace y en este otro, si bien estas dos últimas las leí invertidas al no estar en mi mano la disponibilidad de lo que me leo de las bibliotecas)

En esta cuarta entrega se comienza con el regreso del Doctor Muerte, al que todos daban por muerto (aunque ya sabemos que los decesos en el mundo de los superhéroes son siempre muy relativos) y justo a continuación el Todopoderoso (dentro de las Secret Wars II) y Annihilus se las ven con nuestro cuarteto, que por una serie de giros inesperados se verán viajando por el tiempo hasta 1936 con la duda de si matar a Hitler (y evitar su Holocausto) El regreso de Ben Grimm nos trae a una Cosa más antipática tras ver que su novia Alicia Masters ahora lo es de la Antorcha Humana, pero tras diversos giros aceptará dicha situación (nunca había visto a la Cosa como personaje tan bien desarrollado como aqui, demostrando una gran humanidad bajo su rocoso aspecto) El tomo se completa con otras historias donde Byrne tocó de alguna manera a este cuarteto, si bien me gustaron más las paródicas de su tramo final (sobretodo la del cruce con una variante en cachondeo de Superman) que la inconclusa La última historia de Galactus, que encontré un tanto pretenciosa. Pero en resumidas cuentas sin duda una obra notable la de John Byrne con Los 4 Fantásticos por lo que recomiendo sin duda estos cuatro tomos (incluido este último) que recopilan la misma.