lunes, 25 de junio de 2018

LA SOMBRA DEL GOLEM, EL DÍA 3, JESSICA JONES: LOS SECRETOS DE MARIA HILL y BATMAN: EL TRIBUNAL DE LOS BÚHOS (DELUXE)

Mi condición de asiduo visitante de las bibliotecas ha provocado un evidente trato con algunos de sus responsables, y una de ellas me recomendó las obras del ilustrador Benjamin Lacombe. Este artista está representado en la biblioteca por la multitud de libros infantiles en los que ha colaborado, pero yo buscaba algo diferente, de lo que no tuviera ningún tipo de conocimiento previo para asi (en la medida de lo posible) sorprenderme y disfrutar. Por eso me decanté por probar La sombra del Golem, de la que no tenía ninguna referencia más allá de conocer que dicho ser es algo así como una especie de monstruo de Frankenstein.

La historia que nos propone Éliette Abécassis (la autora de la presente obra) está centrada en la jovencita Zelmira, una niña de diez años hija de alquimistas y testigo de todo lo que se nos cuenta, ya que ella es la narradora de este relato. Tomando como base primordial la novela de Gustav Meyrink escrita en 1915 en la que aparece la imponente figura del Golem, aqui se nos narra una pequeña trama ambientada en la ciudad de Praga allá por el siglo XVI.

La sombra del Golem es una historia sencilla, recomendada para lectores a partir de la pre-adolescencia, aunque sin duda resulta una obra al alcance de cualquiera que se quiera dejar llevar por el maravilloso toque visual que le otorga Lacombe a este relato que nos viene a recordar valores como la tolerancia, la inteligencia, la conciencia, el amor y la libertad. Aunque son muy evidentes los paralelismos entre el Golem y la criatura de Frankenstein, los separa casi un siglo entre cuando fue creado uno y otro, además de la diferente manera de darles vida (en un caso con arcilla y fé, en el otro con cadáveres) así como el propósito de los mismos (en el presente caso para defender al subyugado pueblo judio), pero hablando en esencia en ambos casos de sentimientos inherentes a la vida del ser humano como los antes mencionados.
Cuando pierdes a un ser querido siempre resulta doloroso, pero cuando encima es por alguna negligencia dicho dolor aumenta. Y si encima nadie se quiere hacer responsable de ese error el dolor ya es excesivo para lo que tendría que soportar una persona. Pues bien, eso es lo que tuvieron que soportar las familias de las 43 víctimas mortales y los 47 heridos que provocó el accidente del metro de Valencia acontecido el 3 de julio del 2006. Los que por aquel entonces mandaban eran los del Partido Popular (donde cabe de todo, y nada bueno, destacando en la corrupción) y decidieron taparlo y ningunearlo, criticando incluso a las famlias de las víctimas que tan solo querian alguna responsabilidad ante tamaña catástrofe. A los altos mandatarios tan solo les importaban las apariencias, y como menos de una semana después de la tragedia tenía que visitar la ciudad el papa Benedicto XVI, todo tenía que ser alegria y felicidad ante dicho evento, sin lugar ni espacio para el luto, el duelo y las lágrimas.

Este comic es una novela gráfica que mezclando reportaje y ficción nos viene a narrar la dura lucha de las familias de las víctimas para que se las escuchara y no dejar perder en el olvido algo que ya las había afectado para siempre. Por medio de la historia personal de una ficticia familia afectada por esta tragedia se nos hace un desarrollo claro y explícito de todos los chanchullos que hubo desde las altas esferas para finiquitar un tema que incomodaba mucho a los políticos del P.P. de aquel entonces. En esta obra vemos la ardua lucha de la AVM3J (Asociación de Víctimas del Metro 3 de Julio) para que desde el poder se estableciera alguna responsabilidad por la tragedia, en un relato que sabe combinar de manera bastante acertada la exposición de los datos y la información pertinente con el lado más emotivo y sentimental, y siempre manteniendo un perfecto equilibrio sin caer en lo explícito.

El día 3 es una obra muy dura, pero sin duda alguna necesaria: yo como lector he ido conociendo de forma más exhaustiva todos los hechos y sus posteriores repercusiones, resultando tarea titánica imaginarse en la piel de estas personas que tan solo querian la verdad, y que vieron como a su alrededor se tejía una madeja de manipulaciones y mentiras orquestada por una mafia política que tan solo gobernaba para su propio interés y su lucro personal. Con una pormenorizada labor de guión que consigue ser al mismo tiempo ilustrativa e informativa, hay que destacar también el magnífico apartado gráfico de El día 3 a cargo de Cristina Durán, que consigue un resultado magnífico para una novela gráfica que es el homenaje más que merecido para las víctimas y familiares de este caso, que como bien dicen no es el único (sirvan de ejemplo los del Yak-42 y el Alvia, tambien resueltos de manera bastante discutible por políticos del Partido Popular al mando de las instituciones respectivas) Ante ejemplos como este, o tantos otros en los que se han visto afectados políticos de dicho partido, que aún haya gente que les vote me deja perplejo.
Si hace unos meses me leí el inicio de esta nueva singladura de Jessica Jones por las viñetas, ahora le ha llegado el turno a la siguiente entrega que recoge el arco argumental titulado Los secretos de Maria Hill comprendido entre los números 7 al 12 de la cabecera original, los cuales son además los últimos con guión de Brian Michael Bendis antes de irse a DC. En este caso el citado autor enfrenta a su creación más popular (a lo que ha influido mucho la serie televisiva de NetFlix) con otro personaje salido de su fértil imaginación: Maria Hill, directora de SHIELD que acudirá a Investigaciones Alias para pedir a Jessica Jones que la ayude a saber quien está intentando asesinarla, pese a la enemistad inicial entre ambas.

En este tomo de nuevo nos encontraremos a la Jessica Jones clásica, aquella que vió la luz en el ya lejano 2001 de la mano de Bendis como guionista y Michael Gaydos dibujando. Pero pese a que los responsables sean aqui los mismos de entonces, ella ha evolucionado porque aunque su esencia permanezca inalterable, en su condición también está ahora el hecho de ser madre. Dicho detalle podría hacer pensar que suaviza a un personaje que fue concebido en origen para la entonces novedosa línea MAX de Marvel, (donde poner comics con temáticas más adultas, es decir, con escasa o ninguna censura sobre temas tales como violencia, sexo y/o lenguaje grosero) pero hay que reconocer que Bendis sabe desarrollar esa nueva vertiente de su heroina de una forma muy coherente.

Además de la buena labor entre Bendis en el guión y Gaydos en el apartado gráfico, también es mérito citar las hermosas portadas que ofrece David Mack (que bien podrian ser dignas de una galería de arte) a lo que añadir el flashback sobre el pasado de Maria Hill a cargo del español Javier Pulido. De todas maneras es cierto que aqui peca Bendis de eso común en él como son los diálogos dilatados en exceso o una narración que en algunos momentos avanza a ritmo caracolense, incluso siendo muy meticuloso se le puede achacar que ese Luke Cage que aparece aqui se parece mucho a su homólogo televisivo (algo que de forma coherente no se da en el caso de ella) pero asumiendo tales handicaps el resultado final sigue siendo un comic bastante entretenido.
Las ediciones de coleccionista de obras que la mayoría coinciden en que son dignas de alabanza resultan una autentica gozada si la citada edición está a la altura de las circunstancias. En este caso la presente edición Deluxe de El tribunal de los buhos, una de las más notables historias de Batman, resulta toda una maravilla que acompaña con todos los honores un arco argumental que sin duda se puede situar entre los más destacados que ha vivido el Caballero Oscuro en los últimos años. Aunque el resultado final no haya sido tan redondo como en las viñetas, es tal la merecida trascendencia de El tribunal de los buhos que incluso fue adaptado e introducido en la tercera temporada de la serie de televisión Gotham, una precuela apócrifa de Batman.

Lo llamativo es que esta historia vio la luz tras uno de los reinicios tan habituales en los comics de superhéroes, los cuales se supone que facilitan el acceso de nuevos lectores sin tener encima el lastre de la muy extensa continuidad de algunos de estos personajes. Lo usual suele ser que sean mejores las intenciones que los resultados, pero aqui todo se combinó para deslumbrar.

Con un brillante guión de Scott Snyder y un destacable apartado gráfico a cargo de Greg Capullo, lo que nos narraria este arco argumental no sería la enésima revisitación del origen del personaje (otro Año Uno al estilo de Frank Miller) sino que con un Batman ya establecido, con secundarios habituales como Nightwing, Robin o Gordon; el Caballero Oscuro tendrá que hacer frente a una misteriosa sociedad oculta desde hace décadas que parece haber manejado el destino de Gotham en las sombras, y que ahora resurge por medio de un maquiavélico complot en el que se verá inmerso tanto Batman como la ciudad que tanto juró proteger. Con un planteamiento soberbio y un magnífico desarrollo (en el que se maneja la intriga de modo muy destacado) tan solo su final puede desentonar levemente según las expectativas que se haya hecho cada uno de sus lectores, aunque en mi caso creo que resulta bastante destacable.

2 comentarios:

Unknown dijo...

Me encanto tu articulo. Buen trabajo

Chacal Chacalito dijo...

Muchas gracias. :)