jueves, 16 de diciembre de 2010

DEXTER: Reseña de la quinta temporada sin spoilers

Es curioso que haga una reseña de una serie como Dexter, y es que parece ser un espectáculo sólo para una (inmensa) minoria, porque pese a que Cuatro ha intentado por tres años situar la serie en prime-time, nunca le ha acompañado el éxito necesario para seguir en ese horario, estando en la actualidad ocupando las madrugadas de los jueves (tras haber empezado su andadura en la de los martes). Sobra decir que ante tanta recomendación sobre la calidad de la misma la curiosidad me hizo decidirme a recuperarla por Internet, aprovechando sus pocas temporadas (tres en el momento en que tomé la decisión, a punto de comenzar la cuarta) Tengo que indicar que fue su escasez de capítulos lo que me decidió a ello, porque por ejemplo también me gustaría ver toda la serie Buffy Cazavampiros, serie que descubrí por primera vez en Clan desde que tengo TDT, y de la que he visto las temporadas 5 a 7, pero de las que me quedarían por ver el resto. Pero como ya son más episodios por temporada, pues como que me da un poco de pereza por el tiempo que eso implica.

Pero centrémosnos, estaba hablando de las andanzas del emblemático antihéroe encarnado por Michael C.Hall con una maestría tal que hace difícil imaginarse al personaje con otro rostro que no sea el suyo. Como he indicado más arriba recuperé las tres primeras temporadas de la serie por Internet en versión doblada… y a partir de ahí tengo que reconocer mi adicción total al personaje: mucho se ha hablado sobre él, y lo único que se puede hacer a estas alturas es que auténticos creyentes como yo lo soy inviten a quien no conozca al simpar Dexter a descubrir al que probablemente se le pueda catalogar como ¿el mejor personaje surgido de una serie de televisión en los últimos años? No me atrevería a tanto (no sigo tantas series como quisiera o pudiera, aunque entre las que si veo está otro genio como el doctor Gregory House encarnado por Hugh Laurie)… pero no creo que me quede muy lejos. Y es que aunque resulte difícil el sentir empatía hacia un personaje que en el fondo no deja de ser un frio asesino en serie, las andanzas del carismático Dexter nos lo han hecho pasar realmente mal en aquellos momentos en que ha estado en una situación tensa (con especial mención para el final de la cuarta temporada, que para los seguidores de la serie se puede catalogar de AUTÉNTICA OBRA MAESTRA)

Lo bueno de Dexter creo que está en sus pequeñas temporadas de tan sólo 12 capítulos, en comparación con las usuales de las series que oscila entre 22 a 26 episodios de media. Eso hace que no se queme el personaje por exceso (que es lo que le ha ocurrido a otros como los protagonistas de la cancelada Héroes, algunos de ellos realmente carismáticos pero mal resueltos) pero además concentra un único hilo argumental para enlazar todos los capítulos, lo cual le da al argumento una unificación total, sobretodo cuando en la recta final el guión va enlazando todos los detalles de la trama, sin dejar nada al azar. Y si eso ya era notable en las tres primeras temporadas (con especial mención a la segunda y todo lo que rodea al Sargento Doakes, o como el cazador puede acabar siendo el cazado) en la cuarta ya alcanzó cotas realmente maestras con esa némesis de nuestro protagonista encarnada por el asesino ritual Trinity, apodo bajo el que se esconde Arthur Mitchell, un hombre tan normal y corriente como por ejemplo puede ser el propio Dexter… pero con quien comparte esas ansias asesinas.

Con el momento tan apoteósico con el que acabó la temporada 4 parecía imposible que la serie llegara a las cuotas de calidad de anteriores años. Y no es por ser negativos, pero como todo en esta vida las series de televisión van sufriendo un progresivo desgaste hasta que llega un momento en que no tienen la audiencia necesaria, lo que les provoca la consiguiente cancelación (la cual tarde o temprano les llega a todas… o casi, que ahí tenemos a Los Simpsons que resisten y van a por su temporada 23, lo que les convierte en la serie más lóngeva de la televisión) En el caso de Dexter la quinta temporada ha servido para confirmar que estamos ante un personaje en constante evolución, pese a que al principio se nos mostró como un impasible asesino cuya mayor labor era la de fingir una humanidad de la que él mismo se decía carente, pero que a lo largo de estas temporadas ha ido evolucionando viendo las relaciones que tiene con su hermana Deb, con su novia Rita o con los diferentes personajes que se han cruzado por su camino (sean siniestros familiares, novias un poco chifladas, supuestos amigos manipuladores o aterradores padres de familia).

Se podrían decir muchos halagos hacia esta serie ya que todos los detalles son cuidados al detalle, pero el mayor mérito vuelvo a insistir en que es para los guionistas, que han demostrado una constante innovación y evolución que les ha evitado caer en la reiteración esquemática (ya que no en vano se podría decir que cada temporada Dexter se enfrentaba a un asesino más despiadado que él, pero siendo el Trinity de la cuarta el nivel más alto al que se podía optar, ¿que incluir en la quinta?) La novedad ha sido hacer encontrar a nuestro protagonista a alguien digno de su afecto y confianza, con quien poder compartir ese "oscuro pasajero" interior que le hace ser lo que es. En ese sentido el tramo final de esta quinta temporada, cuando esa aparente felicidad desaparece demuestra que Dexter es tan humano como el que más y con unos sentimientos con los que no podemos hacer otra cosa que sentirnos identificados.

Si habeis leído hasta aquí seguramente pensareis que menudo rollo os he metido para en si hablar poco de lo que sucede en la serie, pero lo mejor de Dexter es deleitarse con ella sabiendo lo mínimo posible sobre el tema, para así disfrutar más con las sorpresas argumentales, por eso he intentado evitar al máximo los spoilers, aunque no me quería privar de dejar constancia por aquí de que han vuelto a conseguirlo: CINCO TEMPORADAS y CINCO MARAVILLAS. Ojalá el nivel de creatividad e imaginación no desfallezca en la ya confirmada sexta temporada, y tras haber visto la quinta en versión original subtitulada no veo el momento de volver a disfrutar de ella en versión doblada (pese a que no es tan rica en matices lingüisticos como la original)

A todo esto me permito recordar el origen literario del personaje, para el que lo quiera descubrir: el autor se llama Jeff Lindsay y son cuatro las novelas donde Dexter ha vivido sus aventuras sobre papel, TOTALMENTE DIFERENTES a las televisivas (a excepción de la primera entrega, que fue la que más prevaleció en la línea argumental de la primera temporada) Aunque son muy buenas historias quien las lea y vea la serie puede llegar a plantearse (cosa que a mi se me ha pasado a veces por la cabeza) si estamos ante uno de esos raros casos donde la adaptación de un libro es mejor que el libro en si, pero conocer su origen hará valorar mejor la riqueza con la que se engrandece un personaje ya icónico y al que espero que le den un final (que llegará, como todo en esta vida) digno de la calidad con la que hemos disfrutado hasta ahora de sus andanzas.

LO MEJOR: ¿Hace falta decirlo? TODO

LO PEOR: Nada.

2 comentarios:

Merrick dijo...

Pues totalmente de acuerdo. Ayer terminé la 5ª temporada y no puedo hacer otra cosa que quitarme el sombrero.

OK, no es la cuarta, pero ya contábamos con éso. Da igual, es una gozada. Eso sí, espero que vayan planteando una temporada final, porque el personaje se lo merece (en varios sentidos) y no queremos verla cancelar

Nerea dijo...

Aunque la serie si que acusa un desgaste en algunos detalles, sugue siendo BRILLANTE Y ESTUPENDA. Ya hice mi reseña, yo con spoilers, pero advirtiendo. Me ha gustado mucho esta temporada, ha estado genial... y mira que era dificil mantener el liston despues de la cuarta (que como bien dices, quedara siempre como la mejor) Esperemos volver a ver a Dexter con nuevas historias... ¿Y a Lumen, tal vez? Quien sabe... todo es posible.