domingo, 13 de diciembre de 2015

Lecturas de biblioteca: I AM A HERO (volumen 15), EL AFINADOR (comic erótico) y DAREDEVIL: EL HOMBRE CON MIEDO

Mis más recientes lecturas de biblioteca han sido el volumen 15 del manga I am a hero, el comic erótico El afinador y el tomo Daredevil: El hombre con miedo (que es el que me faltaba en la reseña conjunta que hice hace poco de tres tomos del citado superhéroe) quedando bastante satisfecho en los tres casos, aunque ahora me tocará esperar en el manga citado al inicio porque ya he leído todo lo editado en España (veo que ha salido nuevo el 16, pero para ese supongo que me tendré que esperar a que llegue a las bibliotecas)

Comenzamos: el tomo 15 de I am a hero me permite haber realizado la lectura de este manga hasta la fecha en un corto periodo de tiempo (menos de dos meses), hecho que supongo que habrá influido en mi valoración general, que me ha permitido deleitarme, sin muchas esperas, con una obra que bien podría considerarse como la variante (que no versión) oriental de The Walking Dead, aunque de momento manteniendo un ritmo que la serie de Robert Kirkman ha ido perdiendo poco a poco (por la lógica erosión de la dilatación temporal de algunas entregas) Espero que ahora la paréntesis temporal hasta que lea el siguiente volumen no me haga bajar el interés por I am a hero, que de momento ha sido notable, intenso, adictivo y muy entretenido.

Estaré atento para cuando se estrene su adaptación en película; mientras que por su parte este tomo 15 resuelve el cliffhanger con el que acababa la anterior entrega: el amorfo ZQN que se tragó a Hideo lo salva (junto a Hiromi y Oda) aunque se sacrifica para que el trio de humanos puedan huir en una camioneta, si bien las chicas tienen problemas para reanimar a Hideo (que se encuentra desvanecido tras ser regurgitado por el amorfo ZQN) y que se irá recuperando convaleciente en un love hotel en el que hacen un alto en el camino tras una acelerada huida. Mientras estan alli se volverá un poco más tensa la situación entre Hiromi y Oda, a lo que sumar el embarazo de la segunda, no se sabe de quien... pero con los lógicos problemas que ello conlleva en un mundo devastado (tanto si quiere parir como abortar) finalmente huye...
Sigamos: en cuanto a El afinador, los que lo hayan leído se sorprenderán de que algo así esté en las bibliotecas, pero tengo que reconocer que yo me enteré de su existencia cuando busqué en el catálogo de la DIBA "comics eróticos" y me salió este tomo junto con los ya reseñados Historias inconfesables y Sexo majara. En este caso estamos ante el segundo tomo de la colección Kiss Comix, realizado por Ignacio Noé, que hace que el protagonista de todas las historias aqui recopiladas, el afinador musical Mariano D'Elia, se dedique más a asuntos carnales que técnicos, ya que (aunque su especialidad sean los pianos) sea más proclive a poner a tono a señoras y señoritas de todo tipo y condición.

El afinador es, sin duda alguna, un comic apto solo para adultos, ya que tiene un elevado contenido porno, porque las relaciones sexuales que aqui se muestran son 100% explícitas, aunque hay que reconocer que las escuetas historias que hilvanan cada sesión fornicadora resultan divertidas, asi como excitantes, gracias a un acertadísimo apartado gráfico con unas mujeres dignas de las más lúbricas fantasias entremedio de unas tramas que pueden recordar a las películas del destape del cine español que protagonizaron actores cómicos como Andrés Pajares, Fernando Esteso, etc.
Para acabar el tomo Daredevil: el hombre con miedo es una nueva prueba de que la etapa de Mark Waid en la cabecera de este superhéroe ciego es realmente notoria, consiguiendo (en mi humilde opinión) no solo convencer al lector experto sino también al novel, quedando casi a la misma altura de la muy mítica etapa de Frank Miller.

En una sucesión de historias que le llevarán incluso a cruzarse con el Superior Spider-Man y con Estela Plateada (en el inicio y final respectivamente de esta entrega) lo más destacado de este tomo sería toda la conspiración que hilvana Bullseye contra el alter-ego de Matt Murdock (malévolamente sublime, de ahi el título genérico de este comic) hasta lo relacionado con el cancer que le diagnostican a Foggy Nelson (destacando la historia corta de ocho páginas "A tortas con el cancer" donde el hecho de compartir enfermedad con niños que también estan ingresados en su mismo hospital permite al citado Foggy darse cuenta que los superhéroes para esos chavales representan la inspiración para continuar adelante combatiendo la enfermedad)

Si a unas buenas historias le sumamos un notable dibujo, el resultado mejora de forma clara, que es lo que sucede aqui con la labor de Chris Samnee (a lo que sumar algunos números fill-in a cargo de Javier Rodríguez) que permiten plasmar en todo su esplendor las cualidades narrativas (y de planificación) de las historias urdidas por Waid.