domingo, 15 de mayo de 2016

Reseñas de JOT DOWN: 100 SERIES JUVENILES, TODO MEJORA CON ZOMBIS, VESTIDOS PARA EL ÉXITO y CABALLERO OSCURO III (1)

La nostalgia está de moda: los que ahora ya tenemos casi los 40 (o los superamos, como es mi caso) miramos al pasado con añoranza, sobretodo a esas series que en nuestra infancia y adolescencia nos marcaron y forjaron nuestras aficiones. Por eso, y aunque no conociera de antes la publicación digital que dió pie a este libro, tengo que reconocer que en cuanto ví la portada en la biblioteca lo primero que pensé es: "yo esto me lo tengo que leer" (la teneis al lado de este texto y con semejante reunión ya me direis si no es como para resultar sin duda muy llamativa)

Al final lo que me he encontrado ha sido una revisión a 100 series juveniles que van desde lo más clásico (Tom y Jerry) hasta lo más reciente (Historias corrientes, Hora de aventuras) pero en donde sin duda destacan esas obras ochenteras míticas que cubrían bastantes horas del entretenimiento televisivo que había por aquel entonces (tales como V, D'artacan, Willy Fog, David el gnomo, El coche fantástico, El equipo A, MacGyver, etc.) Son títulos que se pueden considerar mejores o peores, y a los que el paso de tiempo ha tratado con una suerte desigual, pero al verlos desde el punto de vista nostálgico se nos disminuye el espíritu crítico que nos da la edad, juzgando con indulgencia elementos y detalles que ahora pueden parecer arcaicos o pasados de moda (aunque en algunos casos es que, sencillamente, hace dos o tres décadas no había la saturación audiovisual actual -había que vivir sin internet y con pocos canales de televisión- por lo que todo molaba más ya que nos era más novedoso y no tan repetitivo como ahora)
Que los zombis estan de moda desde hace unos años a esta parte es algo indudable, y que a la cabeza de esa moda se situa la serie The walking dead también es evidente. Finalizada hace bien poco su sexta temporada (con un gran cliffhanger sobre a quien le está partiendo los sesos Negan con su Lucille) el libro Todo mejora con zombis, una de mis más recientes lecturas de biblioteca, es un exhaustivo repaso a las cinco primeras temporadas de la serie (esta obra se editó en septiembre del 2015) así como una comparativa de los personajes principales entre su versión en el comic de Robert Kirkman y como se muestran en la serie de televisión basada en el mismo.

Pero no todo va a ser monotemático de la citada serie, porque si se habla de zombis es ya una parada ineludible el situar su origen (tal y como hoy los conocemos) en la mítica película del 68 La noche de los muertos vivientes de George A.Romero. Asimismo también se mencionan las más recientes adaptaciones en el género, como la saga de Resident Evil o films como 28 dias después, Guerra Mundial Z, etc. finalizando esta obra con un decálogo del buen zombi así como un test con el que puedes averiguar con que personaje de la serie The walking dead congenias más. De fácil y ágil lectura, sin duda estamos ante un libro simpático y muy entretenido, ideal para todos los fans de esta temática.
Ahora mismo hay un panorama realmente muy amplio para los seriéfilos (entre los cuales me incluyo) porque de ser algo secundario (hace unos años) ha pasado a signficar en ocasiones el descubrir obras de prestigio. Y claro, con la gran cantidad de canales y lo que también facilita el tema internet es posible seguir ficciones que, salvo casos muy puntuales, tienen una mala difusión en los canales de televisión en abierto (con repeticiones en bucle u horarios en plena madrugada)

La cantidad indica de forma invariable variedad, y ello hace que se tengan que cuidar detalles específicos para cada ficción, como por ejemplo el vestuario. De eso va este Vestidos para el éxito: 35 + 1 series llenas de estilo, un libro realmente muy chulo donde los autores reflejan la importancia del vestuario en una selección de 36 series (lo de 35 + 1 está justificado en el interior) Con el acertado análisis de Doc Pastor (todo un experto en el tema de la moda) este desglose quedaría tan solo en palabras si no viniera complementado por los GRANDES dibujos de Conrado "Entiman" Martin, cuyo dominio de los pínceles resulta portentoso, porque con unos pocos trazos es capaz de expresar lo que sea y adaptarse a reflejar cualquier cosa, lo que deja patente aqui ya que el tema del vestuario es el único nexo de unión de una selección de series, por lo demás, de temáticas totalmente diferentes.

Sin duda alguna una obra muy interesante y completa (¡que atracón de ver series se tienen que haber pegado este duo de autores para semejante análisis tan concienzudo!) de la que podeis saber más por este enlace (incluyendo si quereis uno, porque es edición limitada) En mi caso tengo que reconocer que algunas de las citadas las conozco (porque o las seguí o lo estoy haciendo, o tan solo sabía de su existencia aunque no fuera seguidor) aunque también me ha servido para enterarme de algunas que admito que no conocía.

Comprado por mi parte en el reciente Salón del Comic al que acudí, por fin me he leido el número 1 de Caballero Oscuro III: La raza superior, que sería la tercera entrega del mítico comic de Frank Miller de los ochenta (que el mismo se encargó de destrozar en una secuela que recuerdo particularmente infumable) No albergaba muchas expectativas respecto a esta obra, porque también es cierto que la calidad del autor ha bajado MUCHO en las últimas épocas, pero obligado a comprar algo si quería su firma (asistió al citado Salón del Comic de Barcelona de este 2016) me decanté por esta opción al ser la más económica (en formato grapa de las variadas portadas alternativas yo me decidí por la que acompaña a esta reseña)

Con un guiño inicial hacia la obra original (por lo de los boletines de noticias) este primer número se revela correcto y dejando al lector con ganas de más tras su cliffhanger final, pese a que (al ser secuela) se inicia sin ningún tipo de presentación previa, por lo que el lector tendrá que recordar las anteriores entregas (o le será dificil situarse) Con un guión co-escrito entre Miller y Brian Azzarello y una labor gráfica a cargo de Andy Kubert y Klaus Janson, lo que más me llamó la atención es como Wonder Woman le da de mamar a su hijo (detalle, el de que tuviera un hijo, que desconocia o del que al menos no me recordaba) o el minicomic central dedicado al Átomo, personaje ahora más familiar por ser parte del grupo de la serie de televisión Legends of tomorrow, y que se revela como una grata sorpresa.